Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 20 abr 2020

Una nariz electrónica y un velatorio digital, entre las soluciones del ‘hackathon’ virtual #VenceAlVirus

El ‘hackathon’ virtual #VenceAlVirus, organizado por la Comunidad de Madrid, ha seleccionado 20 proyectos finalistas que plantean propuestas tecnológicas para abordar la crisis del COVID-19. BBVA se ha implicado activamente en esta iniciativa gracias a la participación y colaboración de sus empleados del programa ‘Ninja’, y a su presencia como empresa invitada para valorar los proyectos de la fase final.

#VenceAlVirus es un proyecto lanzado desde la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación, cuyo objetivo ha sido buscar respuestas a los desafíos que presenta el nuevo coronavirus en tres ámbitos en concreto: la salud, el empleo y la empresa, y la comunidad.

La iniciativa ha tenido una gran acogida y ha llegado a contar con 7.390 participantes procedentes de 49 países – pertenecientes a Europa, América, Asia y África- cuyo esfuerzo se ha traducido en 758 trabajos en activo. De todos estos proyectos, 244 han sido entregados y estudiados, junto con los grupos de trabajo, por un equipo de 50 mentores y expertos de la Comunidad de Madrid que finalmente ha seleccionado los 20 mejores.

El evento virtual se ha celebrado en varias fases. La primera, que tuvo lugar el fin de semana del 4 y 5 de abril, ha consistido en un encuentro ‘online’ en el que los equipos multidisciplinares han estado trabajando de manera colaborativa para definir propuestas y crear los primeros prototipos. Durante estos dos días, los participantes -entre los que se encontraban perfiles tan diversos como médicos, informáticos, emprendedores o biólogos- han contado con el apoyo de varios dinamizadores que les han facilitado pautas sobre cómo trabajar en equipo de forma ‘online’.

Algunos de estos equipos han estado formados por empleados de BBVA pertenecientes al programa ‘Ninja’, diseñado para fomentar y visibilizar el talento tecnológico dentro del Grupo, que han querido poner todas sus capacidades digitales al servicio de esta causa. En total, 16 miembros de la comunidad ‘ninja’ -procedentes de España, México, Colombia y Argentina- han trabajado en diez de los proyectos del ‘hackathon’, seis de los cuales se han basado en ideas originales de los propios ‘ninjas’.

Entre las ideas que plantearon los ‘ninjas’ se encuentran propuestas como una herramienta para simular y modelar cuarentenas selectivas- en lugar de masivas- a partir de datos reales; una plataforma ‘as a service’ con estadísticas en tiempo real para crear alertas útiles para los usuarios, como por ejemplo notificar puntos de venta con menor probabilidad de contagio; o una ‘app’ para facilitar el control sanitario de las mascotas y evitar así que puedan transmitir virus animales más peligrosos y letales que el coronavirus.

“En este tipo de eventos te das cuenta de la calidad profesional y humana que existe”

“Ante problemas de esta magnitud parece complicado ayudar, pero participando en este tipo de eventos te das cuenta de la calidad profesional y humana que existe, y de la cantidad de gente que está dispuesta a implicarse”, comentaba Ricardo Rodríguez González, uno de los integrantes del programa ‘Ninja’ de BBVA para el que participar en el ‘hackathon’ ha sido “una experiencia que me ha aportado a todos los niveles y que me ha permitido conocer nuevas ideas y aprender de otros profesionales”.

Esta comunidad de BBVA ha querido ir más allá, y no sólo ha contribuido con su participación en el ‘hackathon’, sino que, por otro lado, los ‘ninjas’ de la disciplina de ‘Design Thinking’ también han colaborado creando para la ocasión píldoras formativas, a modo de pequeñas guías, para que todos los participantes de #VenceAlVirus puedan usarlas.

Conectar con el ecosistema empresarial

Esta iniciativa nacía con el objetivo de conectar los retos fundamentales de esta crisis con la capacidad del sistema para desarrollarlos y sacarlos adelante. Por esta razón, la fase final ha consistido en un ‘pitch’ virtual, celebrado el lunes 13 de abril, donde los 20 proyectos finalistas se han presentado oficialmente a 20 empresas punteras, de ámbito nacional e internacional, a las que se ha invitado a conocer y valorar estas iniciativas de la mano de sus propios impulsores.

La idea ha sido crear una sesión de ‘feedback’ en la que los expertos de estas empresas puedan dar apoyo a partir de su experiencia, intuición y conocimiento. BBVA ha sido una de las empresas invitadas y ha estado representada por Gustavo Vinacua, responsable global de Venture Creation del Grupo, que se ha referido a la iniciativa como “un proyecto muy relevante con el que se ha conseguido aunar esfuerzos de universidades, instituciones sanitarias, emprendedores y grandes empresas”.

Vinacua ha señalado que “es fundamental estar presentes apoyando iniciativas que promueven objetivos tan importantes para todos hoy. Mantener nuestra apuesta por modelos de innovación abierta, donde mantenemos una constante conexión con el ecosistema y abrimos espacios de colaboración, se hace más evidente en situaciones donde la colaboración y el trabajo colectivo pueden ser la solución al problema”.

“Un proyecto muy relevante con el que se ha conseguido aunar esfuerzos de universidades, instituciones sanitarias, emprendedores y grandes empresas”

Entre las propuestas seleccionadas han salido a la luz ideas como una nariz electrónica capaz de hacer un diagnóstico rápido y fiable; un audio de 20 segundos, obtenido a través de un móvil, que permite a un algoritmo medir la saturación de oxígeno de la persona al habla y señalar si tiene problemas respiratorios; o un velatorio digital, donde el círculo más cercano puede darse el pésame y compartir recuerdos a través de mensajes, fotos y vídeos.

De ahora en adelante, las empresas tienen la posibilidad de ‘adoptar’ alguna de estas iniciativas o cualquiera de las que se encuentren en la plataforma ya que, durante las próximas semanas, todos los proyectos pueden seguir trabajando y buscando colaboración en las plataformas habilitadas. En el caso de que se diera esta adopción, la empresa realizaría un acompañamiento del proyecto adoptado, con la idea de ponerlo en marcha lo antes posible y que sus integrantes puedan aprender y crecer de la mano de expertos.

Este ‘hackatón’ es otro ejemplo de cómo una vez más, el ecosistema de innovación abierta unido es capaz de generar un gran valor y cumplir objetivos comunitarios.

Otras historias interesantes