Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Macroeconomía 29 nov 2019

“Una recesión de la economía global no es el escenario base en el corto plazo”

El consejero ejecutivo de BBVA, José Manuel González-Páramo, ha repasado la situación y perspectivas de la economía global en el XXIV Encuentro de Economía de S’Agaró. Como principal mensaje, ha destacado que “la desaceleración de la economía global parece estar estabilizándose”, con un crecimiento cercano a su potencial. Ha descartado, por tanto, “el riesgo de recesión”, que “no es el escenario base en el corto plazo”.


Así, estima que la economía global crecerá un 3,2% en 2019 y un 3,1% en 2020;  mientras que la previsión de crecimiento para la Eurozona se sitúa en el 1,1% en 2019 y el 0,8% en 2020. En una mesa redonda junto a Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España;  José Luis Escrivá Belmonte, presidente de AIREF, y el economista Alfredo Pastor, José Manuel González-Páramo ha explicado los dos factores clave que explican este comportamiento de la economía.

El primero es el aumento del proteccionismo, que está detrás de la desaceleración de la actividad global desde mediados del año pasado. En este sentido, ha afirmado que, a pesar de la reactivación de las negociaciones entre EE.UU. y China y la posibilidad de firmar una “primera fase” de un acuerdo comercial, “la incertidumbre se mantiene”.

José Manuel González-Páramo considera que el ambiente de desconfianza en el entorno inversor que genera este proteccionismo está detrás del peor desempeño de la economía global en los últimos dos años, tras el fuerte incremento del comercio mundial y del PIB global en 2017.

Esta situación genera una significativa pérdida de dinamismo de las exportaciones y del sector manufacturero, especialmente en China y la Eurozona, pero también en EE. UU. En este entorno, ha advertido, “no hay transferencia de crecimiento de una región a otra, sino que es una situación donde todas las áreas del mundo están perdiendo”.

Otros ejemplos del aumento del proteccionismo son la renegociación del acuerdo comercial del Atlántico Norte, conocido como NAFTA, que ha dado lugar a un nuevo acuerdo (el USMCA) aún pendiente de ratificación; y el aumento de aranceles en sectores como el acero, el aluminio o el automóvil.

El segundo factor que explica el comportamiento de la economía global son las políticas contracíclicas de los bancos centrales. Al respecto, José Manuel González-Páramo ha recordado la importancia de las medidas de relajación monetaria de la Reserva Federal de EE.UU. y el Banco Central Europeo.

No obstante, en su opinión, y aunque esta reacción de los bancos centrales ha mitigado el impacto negativo de la incertidumbre generada por la guerra comercial, lo ideal sería responder con medidas de oferta que permitan elevar el crecimiento potencial y apoyar con una combinación óptima de políticas. En este sentido, ha mencionado las crecientes dudas sobre la capacidad de la política monetaria para dar un estímulo adicional a la actividad económica.

Por este motivo, el consejero ejecutivo de BBVA cree razonable utilizar la política fiscal para complementar una política monetaria con escaso margen de maniobra. José Manuel González-Páramo ha recordado así el “interesante debate” abierto sobre la coordinación entre ambos tipos de políticas, y ha resaltado dos elementos muy importantes en el mismo: las reglas fiscales continúan siendo necesarias y la independencia de los bancos centrales no puede estar en cuestión.

Otras historias interesantes