Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 21 may 2018

La Unión Económica y Monetaria, principal cita de la agenda europea

Europa es un proyecto exitoso, pero inacabado. Tras 25 años de pasos hacia delante, tiene ahora el reto de completar la Unión Económica y Monetaria. José Manuel González-Páramo ha recordado hoy en Vitoria que Europa solo tiene los Consejos de junio y diciembre para avanzar en esta dirección, antes de entrar en el periodo previo a las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019.

El consejero ejecutivo responsable de economía global, regulación y relaciones institucionales de BBVA ha comparecido hoy en el Parlamento Vasco, invitado por la Comisión de Acción Exterior y de Asuntos Europeos. Allí ha compartido su visión sobre los aciertos de Europa en el último cuarto de siglo, pero también de los grandes asuntos pendientes, como completar la unión bancaria con un fondo de garantía de depósitos.

Vista atrás: 25 años de historia

José Manuel González-Páramo ha comenzado su intervención con un resumen de algunos hitos del proyecto europeo: desde 1993, con la entrada en vigor del Tratado de Maastricht, pasando por la creación de la eurozona en 1999. Es en ese momento cuando nace el Banco Central Europeo (BCE) y se constituye el eurosistema.

En 2012, cuando quedaba patente la existencia de un círculo vicioso entre bancos y deuda soberana, Europa orquestó una respuesta a la crisis, basada en empoderar al BCE para usar instrumentos de política monetaria no convencional y actuar como escudo defensor del euro, así como en crear en tiempo récord la unión bancaria. Con ello, el BCE asumió otra gran responsabilidad: la supervisión bancaria única de la zona del euro, conocida como Mecanismo Único de Supervisión (SSM).

El consejero ejecutivo de BBVA, que fue miembro del Comité Ejecutivo y del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) entre 2004 y 2012, considera que esta ‘tormenta perfecta’ se ha contenido con éxito gracias al papel desempeñado por esta institución durante la crisis.

En su opinión, a la unión bancaria aún le queda pendiente un pilar importante. Hoy en día las autoridades europeas son conscientes de que falta un fondo de garantía de depósitos único, ha explicado José Manuel González-Páramo. Este fondo permitiría avanzar en la eliminación de la fragmentación asociada al vínculo soberano-bancario.

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía global, regulación y relaciones institucionales de BBVA, en un momento de su alocución

Los próximos pasos del proyecto europeo

Europa necesita, en primer lugar, “acercar las instituciones europeas a aquello que preocupa a los ciudadanos”. José Manuel González-Páramo considera que “en Bruselas las cosas tienen cambiar para que los ciudadanos sientan que eligen, participan, influyen y entienden las normas europeas y sus objetivos”.

En segundo lugar, considera fundamental que Europa avance en el terreno económico. En este apartado, ha señalado la necesidad de finalizar la unión bancaria, completar la unión de los mercados de capitales y avanzar hacia una unión fiscal.

Si esto se consigue, ha apuntado, será más fácil avanzar en otros hitos durante la próxima legislatura europea. Por ejemplo, “aquellos que preocupan más a los ciudadanos, como la seguridad, el equilibrio de los poderes políticos mundiales, la globalización y el cambio climático”.

José Manuel González-Páramo ve Europa como un proyecto “único y de enorme éxito histórico”: ha contribuido fundamentalmente a la paz en el continente, al incremento en el nivel de vida de los distintos países y a la libertad de sus ciudadanos.

Otras historias interesantes