La tarjeta de crédito puede ser una formidable aliada, una herramienta financiera que permite adquirir bienes gracias al crédito. Las bondades de este instrumento financiero seguramente muchos las conozcan; sin embargo, los detalles inherentes a su uso responsable posiblemente no todos sus usuarios los tengan presentes.

Los aspectos que se deben conocer para usarlas adecuada y responsablemente resultan muy útiles en tanto se convierten en buenas prácticas que cimientan la construcción de un buen historial crediticio. De tal forma, es importante tomar nota para utilizar de manera responsable una tarjeta de crédito (TDC):

  1. Diferenciar la fecha de facturación de la fecha de pago. La fecha de facturación marca el período en el cual la institución bancaria realiza el corte contable y considera los consumos efectuados para determinar los intereses correspondientes. La fecha de pago, por su parte, señala el día tope que el cliente tiene para realizar su pago (sea mínimo, parcial o total).
  2. Llevar un control de los consumos y del saldo disponible. En función del límite de crédito acreditado a la TDC, cada consumo va restando y determinando el saldo disponible para próximos consumos. Conocer y controlar estos aspectos evitará el incómodo momento en el que informan que la tarjeta ha sido rechazada, dado que ha copado su límite disponible.
  3. Tener conciencia del impacto que implica sobre el presupuesto mensual el pago de las tarjetas de crédito. Es decir, poder estimar, en función de las compras y consumos realizados, cuánto se deberá pagar. Existen simuladores que ayudan con los cálculos.
  4. Programar el pago mínimo de la tarjeta. Aun cuando lo recomendable es no cubrir únicamente el pago mínimo, sí resulta práctico utilizar las bondades de los sistemas de banca en línea para domiciliar el pago mínimo de la tarjeta en la cuenta bancaria. Así se evitará caer en mora, y garantizará de manera ágil y sencilla un impecable historial crediticio.

Igual te interesa…

recurso, ábaco, educación financiera

Hacer un correcto uso de las tarjetas de crédito se traducirá en tener una mejor salud financiera, aprovechar mejor el instrumento de crédito, organizar mejor las finanzas y tener una buena relación con la entidad bancaria para futuros créditos, aumentos de límites y nuevos productos que se adapten a las necesidades y capacidad de pago de cada uno.

Impulsar y fortalecer los conocimientos y las capacidades en educación financiera es parte fundamental del qué hacer de la Fundación BBVA Provincial, para lo cual, pone a disposición del público en general —a través de su página web—herramientas, artículos y contenidos relevantes para todos los grupos sociales, desde los más pequeños hasta los adultos mayores.

Comunicación corporativa