Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Warrants, ¿qué son y cómo funcionan?

Los warrants son valores negociables en Bolsa que otorgan a su propietario el derecho a realizar una compra o venta de un determinado activo o subyacente. Actualmente BBVA tiene más de 1.200 emisiones vivas en el mercado nacional, y cada mes se contratan primas por valor de 20 millones de euros. Pero ¿cómo funciona exactamente esta alternativa de inversión?

Los warrants gozan en el mercado español de gran popularidad, lejos ya la época en que eran considerados un instrumento financiero exótico de última generación. Su comercialización masiva se extendió a lo largo de los años 90 por países como Alemania Francia e Italia llegando de la mano de emisores extranjeros a España en 1999. Actualmente BBVA juega un papel activo y decisivo en las bolsas españolas donde se negocian ya todo tipo de warrants.

¿Qué es exactamente un warrant?

Los warrants no son más que un tipo de opciones con características específicas muy populares ya en toda Europa. Es importante recalcar que se trata de un derecho y no de una obligación que el inversor adquiere y puede ejercer durante un periodo de tiempo a un precio convenido de antemano.

Para establecer una simple comparación podríamos decir que equivale a la fianza que dejamos en una tienda para reservar un artículo a un precio ya convenido. La fianza como el warrant nos permite ver la evolución de los mercados para durante un tiempo decidir si se adquiere el artículo o no al precio ya fijado.

Los warrants sin embargo pueden ser derechos de compra (warrants call) o de venta (warrants put) y harán referencia a un activo o subyacente (una acción, un índice, una divisa…). Al adquirir los warrants un inversor paga una prima no reembolsable a cambio de ese derecho. El derecho se mantendrá vivo o ejercitable durante un periodo de tiempo hasta que expire en la fecha de vencimiento.

Particularidades de los warrants

El comportamiento de la inversión en warrants es distinto al de la inversión directa en el subyacente y como ya hemos comentado permite obtener rendimientos en función de la evolución de dicho subyacente, sin tener que operar directamente sobre éste. Al ser una inversión que no requiere de grandes importes, se puede optimizar la diversificación de la cartera tan necesaria a la hora de planificar las inversiones.

El warrant es una opción titulizada, es decir, una opción sobre un activo bajo la forma de un valor negociable que tiene una cotización oficial y que se negocia en un mercado organizado. La determinación de su precio es por tanto transparente. Las características de los warrants las define el emisor (strike, vencimiento, tipo, subyacente) siendo el inversor el que elige aquel que se ajusta más a su perfil en función de las expectativas del mercado.

warrants finanzas bolsa analisis datos ordenadores recurso bbva

Los warrant nos permite ver la evolución de los mercados para durante un tiempo decidir si se adquiere el artículo o no al precio ya fijado

¿Qué nos ofrece la inversión en warrants?

La operativa de inversión en warrants es sencilla y se diferencia poco del procedimiento la de compra-venta de acciones. El propietario de un warrant puede comprar y vender el mismo warrant cuantas veces desee; no es necesario mantener el warrant en cartera hasta su vencimiento para rentabilizar su inversión dado que existe un mercado que garantiza la liquidez del mismo.

A diferencia de lo que ocurre con las acciones, los warrants ofrecen la posibilidad de invertir en mercados alcistas o bajistas, de forma que la toma de posiciones pueda producir beneficios tanto si el mercado sube como si baja. Los warrants permiten además invertir pequeñas cantidades de dinero, ya que debido al efecto de apalancamiento los beneficios se multiplican, en caso de que el mercado cumpla nuestras expectativas.

Por ejemplo, un apalancamiento de 6 veces implica que el resultado de invertir 500 euros en warrants sea equivalente a invertir 3.000 euros en acciones, o lo que es lo mismo, si la revalorización del subyacente es del 5%, el efecto de apalancamiento hará que el precio del warrant suba un 30%. Por supuesto, este efecto tiene también una repercusión negativa si la tendencia de mercado no se corresponde con las expectativas.

La compra de warrants es idónea para acceder a determinados mercados a un menor coste (mercado internacional o el de divisas), siendo también una acertada manera de cubrir el riesgo de una cartera. Comprar y vender warrants es similar a la compra-venta de acciones; no es necesario ningún requisito adicional, simplemente es recomendable conocer sus características.

Otras historias interesantes