Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cambio climático 11 dic 2019

William McDonough: "Somos nosotros los que hemos transformado el carbono en algo tóxico"

El ecólogo marino especializado en cambio climático, Carlos M. Duarte, y el arquitecto pionero del diseño sostenible, William McDonough, han participado en un diálogo sobre la “La economía circular del carbono” de la Fundación BBVA organizado con motivo de la Cumbre del Clima. Los investigadores han presentado los resultados de un trabajo conjunto sobre un nuevo marco sistemático concebido para afrontar con éxito la amenaza del calentamiento global.

“El ciclo natural del carbono es el motor fundamental en la regulación de la biosfera que hace posible la vida”, comentó Duarte durante su exposición. El portugués explicó que “el funcionamiento de este ciclo depende de la abundancia de la vida, lo que podríamos denominar el capital natural”.

La propuesta de Duarte y McDonough se basa en lo que podemos aprender del ciclo natural de carbono: cómo funciona y los mecanismos que han llevado a que este sistema sea capaz de mover cantidades enormes de carbono sin perturbar el sistema climático. Para los autores, el desafío actual es que la actividad humana ha perturbado este ciclo natural, a consecuencia de la emisión de los gases causantes del efecto invernadero. Para ambos es indispensable volver a buscar ese equilibrio. “El carbono no es el enemigo”, subrayó McDonough. Para el estadounidense, “el cambio climático es el resultado de una ruptura en el ciclo natural de carbono que hemos provocado nosotros; es un fallo de diseño”.

Conferencia: La economía circular del carbono - Fundación BBVA

“El ser humano creía que podía dominar la naturaleza, pero en realidad somos sus sirvientes, y lo que tenemos que hacer es aprender de la naturaleza para resolver nuestros problemas, en vez de destruirla”, afirmó Duarte.

Para McDonough, el principal reto es que el exceso de CO2 y otros gases emitidos por el hombre convierten el carbono atmosférico en un material que se encuentra “en el lugar equivocado, a una dosis equivocada y con una duración equivocada”. “Somos nosotros los que hemos transformado el carbono en algo tóxico”, confirmó el arquitecto y comparándolo con la presencia de plomo en el agua.

Aprender de la naturaleza

Con más de tres décadas dedicadas al diseño de edificios sostenibles, Duarte y McDonough proponen evitar una declaración de guerra contra al carbono y optan por abordar el problema siguiendo las pistas de la propia naturaleza. “Podemos aprender de la naturaleza e inspirarnos en ella para capturar el exceso de CO2 de la atmósfera”, afirmó Duarte. Para el ecólogo, la mejor estrategia es definir la forma en las que este elemento se puede utilizar de manera segura, productiva y beneficiosa.

BBVA-Fundación-cambio-climatico-interior-1-10122019

Carlos M. Duarte durante el diálogo - Fundación BBVA

Los expertos expusieron el objetivo de este “nuevo lenguaje del carbono” como una forma de preservar y optimizar los beneficios del ciclo natural del elemento a través de una “economía circular” en la que diseño urbano, industria y agricultura sean sostenibles.

Para McDonough, los edificios se deben construir para que actúen como árboles y las ciudades como bosques para dotarlos de un sentido “biológicamente activo” y evitar romper el equilibrio del ciclo natural del carbono con el uso de energía solar, techos verdes y huertos urbanos, sistemas de reciclaje y purificación del agua y otras estrategias. “Todos los diseños – desde productos a edificios, ciudades y granjas – podrían ser ‘carbono positivos’. Quizás tardemos un siglo en conseguir este objetivo, pero ese es el tiempo que tardamos en provocar el desastre en el que nos encontramos ahora. Cuanto antes empecemos, mejor”, sentenció McDonough

Otras historias interesantes