Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Agua limpia y desagües para combatir la desigualdad

A Rosa Ancco todavía le sorprende oír en su casa el sonido del agua corriendo. La costumbre no le deja olvidar que hasta hace poco bañaba a sus hijos con botellas de agua caliente. No ha tenido una vida fácil, pero su deseo de darle a su familia un techo digno bajo el que vivir y el apoyo de la Fundación Microfinanzas BBVA han sido suficientes para conseguirlo.

La casa de Rosa tiene dormitorio, cocina y cuarto de baño. Podría parecerse a otra cualquiera, pero no. La levantó de cero en un pequeño terreno que compró cuando no tenía nada. La construyó como a diario construye su futuro, a base de trabajo (cuenta con dos pequeños negocios de venta de queso y de patatas), esfuerzo y sacrificio. “Vine en busca de una vida mejor y lo estoy consiguiendo, gracias en parte a la Fundación. Con el crédito y el asesoramiento que me han dado, me han facilitado las cosas”, afirma orgullosa.

Sus hijos son testigos de ello: dicen que nunca imaginaron que llegarían “a ser así”, es decir que algún día tendrían algo tan básico como una ducha, un lavabo y un váter. Hasta hace no mucho, se conformaban con un agujero de tres metros de profundidad tapado con palos y cuerdas, como seguramente muchos de los 2.300 millones de personas que en el mundo no disponen de servicios de saneamiento básicos, según la Organización Mundial de la Salud.

Como Rosa, más de 22.500 personas han mejorado su casa gracias a Construyendo Confianza, el programa de la Fundación en Perú para facilitar el acceso a una vivienda digna y, gracias a la colaboración de Water.org, también a agua limpia y saneamiento, dos de los 17 Objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (ODS 6 y 11).

La Fundación Microfinanzas BBVA y Hábitat para la Humanidad, unidos para reconstruir las zonas más afectadas por el Fenómeno de El Niño

Según la Cámara Peruana de la Construcción, en Perú casi 8 de cada 10 viviendas están construidas de manera informal, sin la supervisión de arquitectos o jefes de obra. Esto aumenta su vulnerabilidad ante desastres naturales como el Fenómeno de El Niño Costero (FENC), que en 2017 destruyó más de 17.000 casas en el país. Con el programa Construyendo Confianza, pequeños emprendedores están pudiendo volver a sus hogares, donde también tienen su negocio.

Gracias a una alianza estratégica con la ONG Hábitat para la Humanidad, esta iniciativa incluye asistencia técnica para la construcción además de crédito y asesoramiento financiero para evitar el sobreendeudamiento de los beneficiarios. Y para que el proceso sea más ágil y eficiente, la Fundación ha desarrollado una aplicación móvil, que permite de forma inmediata calcular el presupuesto de la obra según el material y la superficie aplicable, y visualizar la reforma en 3D.

Fotografía de Emprendedor peruano, beneficiario de Construyendo Confianza-FMBBVA

Un emprendedor peruano con los asesores de Financiera Confianza, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA en Perú

“Hemos ayudado en los últimos meses a 5.000 peruanos a mejorar su vivienda gracias a la formación de profesionales de la construcción y a los asesores de la Fundación en el norte de Perú. Vamos a replicar esta misma metodología en todo el territorio nacional”, afirma la responsable del proyecto, Giovana Lozada. El objetivo, de aquí a finales de año, es llegar a 15.000 personas y seguir impartiendo talleres que fortalezcan la resiliencia de las personas vulnerables ante los desastres naturales.

“Hemos ayudado en los últimos meses a 5.000 peruanos a mejorar su vivienda gracias a la formación de profesionales de la construcción y a los asesores de la Fundación en el norte de Perú”

La Plataforma de Prácticas del Hábitat Urbano (UHPH, por sus siglas en inglés), de la que forman parte ONU Hábitat, Hábitat para la Humanidad, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Mundial, entre otros, acaba de premiar Construyendo Confianza por su contribución al desarrollo urbano sostenible de América Latina. Además de esta iniciativa, ha reconocido también la de Casafin, de la Fundación en Panamá, que ha ayudado a más de 2.000 emprendedores de bajos ingresos, casi el 60% mujeres, a mejorar su vivienda.

Programas como los de la Fundación Microfinanzas BBVA ponen al alcance de personas como Rosa la oportunidad de mejorar su calidad de vida, para que ni ella, ni sus hijos, ni las siguientes generaciones tengan que conformarse nunca con menos de lo que marca la dignidad.

Otras historias interesantes