Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La amnistía tributaria podría facilitar el ingreso de US$5,000 millones al Perú

El Decreto Legislativo que permite regularizar el impuesto a la renta con beneficios tributarios y favorece el retorno de capitales depositados en cuentas bancarias o inversiones financieras en el extranjero podría facilitar el ingreso de US$5,000 millones a la economía peruana, así como promover la inversión en el país, ayudando a regularizar la situación fiscal de los contribuyentes nacionales que cuenten con recursos económicos en el extranjero y localmente.

Gonzalo Cortes, gerente de Banca Premium de BBVA Continental, comentó que una iniciativa legislativa similar ya se aplicó en países como México, Chile y Argentina, demostrando eficiencia y buenos resultados, y dando confianza a los contribuyentes.

“Está claro que si una persona de alto patrimonio decide acogerse a la amnistía tributaría, no será solo porque tributará menos, sino porque existe un sistema financiero capaz de brindarle productos y servicios similares a los que puede acceder en el exterior y con el beneficio adicional de tener mejores condiciones tributarías, inclusive si la comparamos con alternativas en el sector real local. En ese sentido, en BBVA Continental tenemos listas estructuras de inversión muy similares a las que se encuentran en el extranjero y podemos ofrecer un portafolio de inversiones diversificado a nivel mundial y eficiente tributariamente”, explicó Cortes.

El régimen entró en vigencia el 1 de enero del 2017 y comprende a aquellos contribuyentes domiciliados en el Perú que a la fecha de acogimiento a este régimen cuenten con rentas no declaradas generadas hasta el ejercicio gravable 2015. Es aplicable a las rentas gravadas con el Impuesto a la Renta y que no hubieran sido declaradas o cuyo impuesto correspondiente no hubiera sido objeto de retención o pago.

La banca en general debe ofrecer alternativas eficientes y atractivas que aseguren una repatriación exitosa”

La base imponible está constituida por los ingresos netos percibidos hasta el 31 de diciembre del 2015 que califiquen como renta no declarada y estén representados en dinero, bienes y/o derechos situados dentro o fuera del país.

“Los contribuyentes que tengan rentas no declaradas en el extranjero o localmente podrán optar por declararlas y acogerse a una tasa de 10% o traer dichos capitales al Perú bajo una tasa de 7% e invertirlo en sus negocios. Bajo ese contexto, la banca en general debe ofrecer alternativas eficientes y atractivas que aseguren una repatriación exitosa”, refirió el ejecutivo de BBVA Continental.

Las personas de alto patrimonio que tengan interés en acogerse al régimen de amnistía tributaria deberán cumplir con los siguientes requisitos: presentar una declaración jurada donde se consignen los ingresos netos que constituyen la base imponible, así como la fecha y el valor de la adquisición de los bienes y/o derechos y el importe del dinero, identificando la entidad bancaria o financiera en la que se encuentra depositado.

El reglamento establece que el dinero repatriado se puede invertir en seis instrumentos: servicios financieros brindados por cualquier empresa supervisada por la SBS (Superintendencia de Banca, Seguros y AFP), valores mobiliarios, letras del Tesoro Público, bonos y otros títulos de deuda pública, bienes inmuebles ubicados en el Perú, certificados emitidos por el BCR (Banco Central de Reserva del Perú), e instrumentos de deuda emitidos bajo la modalidad de oferta privada.

Esta iniciativa de regularización de rentas no declaradas también podría facilitar el ingreso del Perú a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que tiene como misión promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo.

Otras historias interesantes