Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Capital humano 09 oct 2019

El uso eficiente de recursos, clave para una mejor experiencia de cliente

Ante los cambios en el mercado financiero signados por la velocidad y la flexibilidad propias de la digitalización, la banca inició un ambicioso proceso de cambio. BBVA se embarcó en una profunda transformación digital de su oferta de valor y en la implantación de un modelo de organización ágil para adaptarse a dichas exigencias y gestionar de forma eficiente los proyectos.

Este es el germen de la Agenda Única de Desarrollo, (SDA, por sus siglas en inglés), que busca priorizar, otorgar dinamismo y mejorar el ‘time-to-market’ en la ejecución de proyectos. Desde 2015, BBVA apuesta por esta metodología en Argentina, que combina plazos, costos, alcance y calidad para dar una rápida respuesta a las necesidades de los clientes. Y en 2017 la creación de una Oficina SDA ayudó a mejorar la gestión y optimizar la priorización de la cartera de proyectos de todo el banco.

Los proyectos aprobados son ejecutados por equipos multidisciplinarios que trabajan por un período mínimo de tres meses. Belén Staudenmann, principal manager de la Oficina SDA, asegura que “analizamos y re-validamos las prioridades del banco, trimestre a trimestre, y buscamos entregar valor a los clientes en un periodo más corto de tiempo, basándonos en la construcción de mínimos productos viables (MVP, por sus siglas en inglés), a diferencia de otras metodologías que lo consiguen recién una vez que finaliza el proyecto”.

Además de alinear la ejecución a la estrategia del banco, dando prioridad al cliente en la satisfacción de sus necesidades y en la entrega de valor temprana, se prioriza la asignación eficiente de los recursos escasos. “No existe pre-asignación presupuestaria por área de negocio, sino que los recursos se asignan trimestralmente a proyectos, con base en su contribución a la estrategia”, explica Sebastián López Soutric, senior manager SDA Planning.

La novedad: ‘staffing’ de proyectos

Este año, BBVA incorporó el modelo de ‘staffing’ a través del cual se ha conseguido tener una visión integral de la capacidad que dispone el banco para desarrollar proyectos. En definitiva, lo que propone la metodología es que cada proyecto sea asignado a los colaboradores que puedan aportar más valor en función de sus conocimientos y experiencia.

Los equipos interdisciplinarios se reúnen en espacios comunes y colaborativos durante ciclos de al menos tres meses, tiempo en el que elaboran los entregables de los proyectos. Respecto a esto, Belén Staudenmann asegura que “teníamos el espacio y el talento de las personas, lo que nos faltaba era poder juntarlas para que trabajen con visión de equipo de proyecto, rompiendo silos y comprometiendo a todos en una entrega única de valor, de la cual cada integrante es igualmente responsable”.

En este sentido, desde hace 3 años, la oficina SDA ha trabajado en el diseño y despliegue de un gobierno ágil como transformador de la manera en que las diferentes áreas abordan los proyectos del banco con especial foco en las necesidades de los clientes.

Otras historias interesantes