Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

DiseñoBBVA 29 sep 2020

Arquitectos o lingüistas: los nuevos perfiles de un equipo de diseño

Las organizaciones cada vez apuestan más por el diseño y demandan profesionales multidisciplinares capaces de adaptarse al cambio. Para atraer este nuevo tipo de perfiles, BBVA cuenta con ‘Future Designers’, su programa de captación y formación de talento ‘junior’ en diseño, que lanza ahora su tercera edición. El programa, que busca integrar nuevas visiones, ha permitido incorporar diseñadores con formaciones tan diversas como la arquitectura o la filología.

Según el informe The New Design Frontier, que analiza el impacto del diseño en los negocios, una empresa que lo tenga bien integrado en su modelo de negocio, tiene mayores probabilidades de conseguir ahorrar en costes, aumentar sus ingresos y su productividad, o mejorar su posicionamiento en el mercado.

Estas son solo algunas de las razones por las que cada vez más empresas entienden el diseño como una prioridad e integran a los equipos de diseño en la mayoría de sus proyectos —según el mismo informe, en el 80% de las compañías analizadas ya lo hacen—. En este sentido, las necesidades de las empresas han cambiado y como consecuencia, el perfil de los profesionales que demandan también ha evolucionado.

“Hoy más que nunca en las empresas con vocación de servicio a la sociedad buscamos personas empáticas que sean flexibles y sepan adaptarse a los contextos cambiantes del momento presente. No queremos a los mejores especialistas, sino a personas que sepan entender y utilizar en su trabajo el valor que le aportan el resto de compañeros de la organización” explica Anxo López, responsable de Estrategia en el equipo global de Diseño de BBVA y responsable de ‘Future Designers Program’.

El papel de ‘Future Designers’

En el caso de BBVA, donde el diseño se considera un pilar estratégico de su transformación digital, ‘Future Designers Program’ se ha convertido en una herramienta fundamental para la atracción de estos nuevos perfiles. Precisamente, porque el proceso de selección del programa está diseñado para encontrar este tipo de perfiles, que van más allá de lo tradicional. Por esta razón, no se desarrolla como un proceso de selección al uso, sino que introduce nuevos tipos de pruebas y dinámicas para asegurar que los candidatos cuentan con las habilidades necesarias, más allá de su formación teórica —como la gestión de la incertidumbre, empatía, capacidad de comprender la visión panorámica sin descuidar los detalles, dedicación o minuciosidad—. En este caso, los candidatos deben resolver un reto de diseño, lo que amplía su oportunidad para demostrar sus distintas capacidades.

El programa, por tanto, también supone una gran oportunidad para perfiles híbridos, es decir, personas que provienen de otros ámbitos ajenos al diseño pero que se han reconvertido profesionalmente. “Nos resulta muy interesante encontrar perfiles que inyectan nuevas visiones, que traen aire fresco al equipo de diseño y que garantizan la sostenibilidad de la relevancia como equipo ante la industria y dentro de la organización”, explica Margarita Barrera, responsable global de Diseño en BBVA.

Es el caso de Patricia Izquierdo, Annemarie Gläsel y Soledad Abad, integrantes de la primera edición del programa y actualmente diseñadoras del equipo de BBVA. Esta es su historia.

Patricia: De arquitecta a diseñadora de interacción

Patricia estudió arquitectura y un máster en gestión de proyectos de esta disciplina. Estuvo unos años trabajando en Londres y una vez allí, empezó a interesarse por el diseño y a realizar cursos relacionados con el tema. Finalmente, quiso dar un paso más allá y volvió a España para cursar un ‘bootcamp’ de UX/UI (experiencia de usuario e interfaz de usuario, por sus siglas en inglés).

‘Future Designers’ fue su primera experiencia laboral en diseño y durante su estancia en el programa, trabajó en el proyecto BBVA Experience. Como ella misma señala, pasó de crear sistemas de diseño para edificios, a crearlos para ‘apps’ y webs. Además, Patricia explica que el programa también le permitió explorar muchos otros campos, como el de los datos, que siempre le había interesado y nunca había conseguido integrar en su trabajo. Gracias al programa, pudo dedicar —y continúa haciéndolo hoy en día— parte de su tiempo a intentar unir diseño y datos. Patricia defiende que en su caso, la transmisión de conocimiento ha sido fundamental y todo lo que sabía sobre arquitectura, lo está intentando aplicar en su trabajo actual como diseñadora. Actualmente, continúa trabajando en BBVA Experience, el mismo proyecto al que se incorporó cuando comenzó el programa.

Anne: De los negocios internacionales a la investigación de diseño

Anne estudió negocios internacionales y tras graduarse, decidió especializarse en marketing digital. Durante dos años estuvo inmersa en el mundo de las ventas y desempeñaba funciones relacionadas con el lanzamiento de productos, la gestión de contenidos o la captación de clientes. Anne cuenta que su día a día tenía mucho que ver con observar el comportamiento de los productos a partir de los datos. Sin embargo, a pesar de que su trabajo estaba muy relacionado con la visión del cliente sobre el producto, descubrió que echaba en falta toda la parte de investigación y que para ella, lo interesante consistía en ver las necesidades del cliente antes de crear un producto.

Su transición se produjo cuando empezó a indagar más sobre el tema, hablar con diseñadores y acudir a eventos de esta temática. Finalmente, su curiosidad le llevó a estudiar un máster en diseño y cuando lo estaba finalizando, entró en ‘Future Designers’. Desde el primer momento, formó parte del equipo de investigación y tuvo la oportunidad de trabajar en diferentes proyectos a la vez, con diferentes áreas y productos. Actualmente, continúa en este mismo equipo y trabaja en proyectos del área de diseño y en proyectos del área de pagos, como en el de rediseño de la experiencia de tarjetas de crédito o el de nuevos métodos de cobro para Pymes.

Soledad: Maestra, filóloga y ahora 'UX writer'

Soledad estudió magisterio de infantil y, más tarde, filología hispánica. Mientras hacía el doctorado, empezó a indagar en todo lo relativo a la experiencia de usuario. El hecho de descubrir que las aplicaciones del día a día están tan minuciosamente estudiadas, le pareció algo mágico y para saber más, también decidió apuntarse a un ‘bootcamp’ de diseño UX/UI. Allí descubrió que había un nuevo tipo perfil que se adaptaba a su formación: el de ‘UX writer’, o redactor de contenidos para experiencia de usuario. Este rol, que cada vez cobra más relevancia en las compañías digitales, une los dos campos en los que se había especializado: diseño de interfaces y redacción de contenido. La idea de incorporar sus conocimientos de filología en el diseño web y ‘app’ le conquistó y le llevó a querer dar un paso más para formarse en esta disciplina.

Soledad primero obtuvo una beca en el departamento de diseño de BBVA y durante ese período nació ‘Future Designers’, al que consiguió acceder tras finalizar su beca. Durante el programa, tuvo un rol híbrido y trabajó tanto en la parte de UX como la de escritura. Formó parte de varios proyectos, como el de Blue, el asistente virtual de BBVA, en el que se dedicó a mejorar la experiencia de usuario investigando el comportamiento de los diferentes ‘chatbots’ del mercado. Hoy en día, continúa en el equipo desarrollando las mismas funciones y moviéndose por diferentes proyectos, en concreto, uno relacionado con la nueva identidad de marca y otro con la sostenibilidad.

Comienza la nueva edición

Las tres coinciden en que desde el principio del programa se sintieron parte del equipo, y pudieron ganar nuevas responsabilidades contando con el apoyo de compañeros con más experiencia. Por otro lado, destacan que el programa les animaba a “experimentar, aportar tu granito de arena y aprender de los mejores”. El objetivo de este programa, lanzado por primera vez en 2019, era precisamente el de apostar por jóvenes diseñadores que puedan aprender en uno de los equipos de diseño más consolidados del sector, para aportar nuevas perspectivas y continuar creciendo profesionalmente.

El programa lanza ahora su tercera edición y la fecha límite para inscribirse es el 13 de octubre. Todos aquellos interesados se pueden apuntar a través de este enlace.

Otras historias interesantes