Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Colección BBVA 27 oct 2017

La batalla de Pernambuco: seis cuadros ilustran la victoria de la Armada española sobre Holanda

La batalla de los Abrojos fue uno de los conflictos más importantes del siglo XVII. Un enfrentamiento que ha quedado retratado en dos series de cuadros que conmemoran la victoria de la Armada española frente a los holandeses en Pernambuco (Brasil) y que el Museo Naval de Madrid reúne por primera vez. La Colección BBVA colabora en la muestra con ‘Vista II de la Batalla Naval de Pernambuco’, del pintor Juan de la Corte, autor de cuatro de las piezas exhibidas.

El conflicto que desembocó en esta sangrienta batalla naval tuvo su origen en la unión dinástica entre Portugal y los reinos españoles. La monarquía hispánica estaba enfrentada con las Provincias Unidas de los Países Bajos, que trataban de independizarse de la corona española, lo que les mantenía en guerra desde finales del siglo XVI. España aprovechó la unión con Portugal  para atacar los intereses comerciales de las provincias rebeldes y prohibió que los neerlandeses pudiesen comprar azúcar en el puerto de Lisboa para luego distribuirlo al resto del continente europeo.

Esta decisión obligó a los holandeses a cruzar el océano para ocupar las regiones productoras de azúcar del continente recién descubierto.  Entre sus objetivos estaba Pernambuco, un puerto estratégico situado en la costa brasileña en el que lograron asentarse en 1630.

Lisboa y Madrid deciden entonces poner en marcha una contraofensiva. Antonio de Oquendo fue el almirante encargado de dirigir los 16 navíos que partieron hacia Pernambuco para reforzar la defensa portuguesa.

i-2710-batallapernambuco-bbva

Serie de cuadros de la batalla de Pernambuco de Juan de la Corte - Museo Naval, Colección BBVA y colecciones particulares

Cuando los holandeses se enteraron de la llegada de Oquendo, enviaron la escuadra de Pernambuco al mando del almirante Pater para interceptar la flota hispano-portuguesa. Pese a disponer de treinta y tres buques en Pernambuco, Pater tomó la desacertada decisión de dejar anclados 17, al suponer que tan solo ocho de las de Oquendo eran de guerra.

Pater se dirigía confiado a una batalla en la que tenía todas las de ganar y en la que no encontró otro final que su muerte. Fue una contienda de gran brutalidad en la que naufragaron dos galeones y perdieron la vida más de 600 personas. La lucha dio comienzo a las nueve de la mañana y a las cuatro de la tarde la victoria ya era de Oquendo, quien regresaba a Lisboa triunfante tras la liberación de Pernambuco.

Para conmemorar la batalla, el almirante encargó a Juan de la Corte una serie de cuatro cuadros que posteriormente regaló al rey Felipe IV. Sin embargo, la relevancia de estas pinturas no se encuentra solo en el trazo experto del pintor, sino que constituyen un ejemplo de la conexión que existía entre política y arte en el siglo XVII. Además es una de las pocas representaciones de una batalla naval en la pintura española y uno de los primeros encargos en serie para ilustrar un acontecimiento histórico.

Esta exposición supone la reunión de las piezas casi tres siglos más tarde, tras ser rescatadas del incendio del Alcázar de Madrid de 1734, donde se perdieron más 500 obras. Podrá visitarse hasta el 7 de enero de 2018 en el Museo Naval de Madrid.

Otras historias interesantes