Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bienestar social 03 may 2018

BBVA refuerza su compromiso con los derechos humanos

Los derechos humanos son parte fundamental del propósito de BBVA: “poner al alcance de todos las oportunidades de la nueva era”. Su ‘Compromiso en materia de derechos humanos’, que ha sido aprobado en 2018, consolida las bases para seguir avanzando en esa dirección y abarca a todas las personas que trabajan en su ecosistema.

Los derechos humanos preocupan tanto a los consumidores como a los inversores, los analistas y la sociedad civil, que demandan a las empresas una mayor implicación y cumplimiento de los mismos. Para BBVA, el respeto a la dignidad de las personas y sus derechos es un requisito indispensable de actuación y está muy ligado al reto que ha asumido de favorecer y preservar el bienestar en los entornos sociales en los que trabaja. El compromiso se basa en los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, que constituyen el estándar mundial de conducta en esta materia para los estados y las organizaciones empresariales y se sustenta en tres puntos principales:

  • El deber de proteger de los Estados.
  • La responsabilidad de respetar los derechos humanos por parte de las empresas.
  • El deber conjunto de encontrar mecanismos que aseguren la reparación de posibles abusos a los derechos humanos.

Autoevaluación

Para trabajar en esta dirección, BBVA ha llevado a cabo un proceso de debida diligencia en todas las áreas, tanto de negocio como de apoyo y en los países en los que tiene presencia, que se ha centrado en:

  • Identificar los impactos potenciales de las operaciones sobre los derechos humanos.
  • Diseñar mecanismos dentro de la empresa para prevenirlos y mitigarlos.
  • Disponer de canales y procesos adecuados que aseguren que, en caso de vulneración, existan los mecanismos adecuados para asegurar la reparación de las personas afectadas.

El trabajo ha consistido en un análisis de las diferentes áreas del Grupo y un estudio de su propia cultura corporativa, de procesos, políticas y mecanismos de quejas y reclamaciones, que ha ayudado a identificar los asuntos en los que BBVA tiene margen de mejora. El resultado de este análisis tan revelador se ha priorizado y plasmado en un plan de acción que abarca a todo BBVA y su ecosistema, desde los empleados, hasta los clientes pasando por proveedores, tomando en consideración otros aspectos, como la interpretación de las leyes y la lucha contra el fraude, elusión y evasión fiscal.

BBVA lleva mucho tiempo promoviendo el conocimiento y respeto a favor de los derechos humanos. La entidad es, desde 2004, signataria de los Principios de Ecuador y posee un papel activo en la asociación de entidades firmantes; también es integrante de la Red del Pacto Mundial de Naciones Unidas; promueve el diálogo con las ONG y tiene abiertos sus canales de escucha para identificar y gestionar cualquier asunto con potencial impacto en los derechos humanos. Una de las iniciativas más destacables en las que trabaja a nivel sectorial, es el Thun Group, un grupo de bancos de todo el mundo que trabaja para entender cómo se aplican los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos en las prácticas, políticas y negocio de la actividad bancaria. Este grupo se enriquece compartiendo experiencias, inquietudes e integrando las propuestas de los diferentes ‘stakeholders’.

El futuro

El Compromiso ya está sobre la mesa, ahora ha llegado el momento de aplicarlo. La responsabilidad recae sobre cada área y cada empleado de BBVA. Todos tienen la obligación de conocer qué asuntos dentro de sus competencias pueden implicar una vulneración de los derechos humanos y aplicar los mecanismos para evitarlo. Sin embargo, la tarea no acaba aquí: el departamento de Responsible Business seguirá mejorando este compromiso, su implantación y su diseño y actuará como segunda línea, apoyando y retando al resto de áreas, junto a Servicios Jurídicos y Cumplimiento Normativo. Ahora el desafío es continuar trabajando para conseguir el objetivo principal: seguir contribuyendo, desde el sector financiero, a la construcción de un mundo mejor donde se respeten los derechos humanos y todas las personas tengan las mismas oportunidades.

Otras historias interesantes