Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA Research eleva la previsión de crecimiento de la economía española para 2021 hasta el 6,5%

BBVA-research-situacion-españa-3T-2021_v1

El PIB español se contrajo en el primer trimestre de 2021 menos de lo previsto. Asimismo, los datos del segundo trimestre apuntan a una aceleración mayor que la esperada hace tres meses. El avance de la vacunación tanto en España como en el resto de países desarrollados y China ha reducido la incertidumbre y aumentado el ritmo de recuperación. Por estos motivos, BBVA Research ha revisado al alza la previsión de crecimiento de la economía española para 2021 en 1 punto porcentual, hasta el 6,5%. La previsión para 2022 se mantiene en el 7,0%. Así lo indica el último informe ‘Situación España’, presentado por Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de BBVA; Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico; y Miguel Cardoso, economista jefe para España. La recuperación del turismo extranjero y la llegada de los fondos europeos serán claves para España.

La economía española registró una contracción de la actividad del -0,4% trimestral en los primeros tres meses de 2021. Varias razones explican este menor descenso respecto a lo previsto por BBVA Research (-0,9%). Por un lado, el impacto sobre la actividad económica de las distintas olas de contagio ha ido disminuyendo conforme ha aumentado la población vacunada, lo que ha tenido un impacto positivo tanto en las exportaciones de bienes como en el consumo de las familias. Asimismo, la mejora del contexto internacional y las previsiones de expansión durante el segundo trimestre explican la continuación del crecimiento en la acumulación de maquinaria y equipo.

En el segundo trimestre del año, BBVA Research estima que el crecimiento del PIB español podría situarse entre el 2,3 y el 3,3% intertrimestral, por encima de la previsión anterior del 1,3%. Según el informe ‘Situación España’, el principal factor detrás de la recuperación es la mejora de los indicadores sanitarios, tanto en España como en el mundo desarrollado y China. La demanda interna estaría beneficiándose del rápido avance de la vacunación y la disminución en la incertidumbre respecto al mercado laboral. Asimismo, la progresiva eliminación de restricciones y la finalización del estado de alarma han permitido una recuperación concentrada, sobre todo, en el incremento de la movilidad y el gasto en servicios, particularmente, en aquel que se realiza en un contexto social. Además, BBVA Research destaca el crecimiento de la economía de EE. UU., fundamentalmente por su política fiscal fuertemente expansiva. En la UEM, los datos de actividad también han sorprendido al alza, lo que explica la mejora en la previsión de crecimiento para la Eurozona hasta el 4,8% en 2021 y el 5,0% en 2022.

BBVA Research estima que el gasto en consumo de los hogares españoles habría crecido un 3,1% (t/t) en el segundo trimestre del año. De hecho, los datos de compras con tarjeta de crédito de BBVA y en Terminales de Punto de Venta (TPV) de BBVA apuntan que el gasto en servicios habría alcanzado en junio niveles alrededor de un 30% superiores a los del mismo mes de 2019. Asimismo, el consumo de los residentes en España fuera de su provincia de origen habría recuperado los niveles de hace dos años y las compras con tarjetas extranjeras habrían aumentado hasta representar en torno al 60% de las efectuadas en el mismo mes de 2019.

De cara al futuro, “el entorno internacional se mantendrá favorable, gracias al avance en la vacunación y a la implementación de políticas de demanda en las principales economías del mundo”, resalta el informe. En España será de particular relevancia el comportamiento del sector turístico y la capacidad para captar tanto al mercado doméstico como al europeo.

Los riesgos a medio plazo se centran alrededor de la eficiencia en el uso de los recursos relacionados con el programa Next Generation EU (NGEU) y en las reformas que habrá que implementar para acceder a las transferencias y, lo que es más importante, reducir las vulnerabilidades y transformar la economía.

Revisión al alza del objetivo de inflación del BCE

El Banco Central Europeo mantiene su política monetaria acomodaticia y ha cambiado el objetivo de inflación al 2%, haciéndolo simétrico. Asimismo, el BCE ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento para la Eurozona y ha afirmado, por primera vez desde el inicio de la crisis, que los riesgos sobre el escenario están equilibrados. BBVA Research establece que “ante un incremento de la inflación que sería transitorio, debido principalmente a su origen (el aumento en el coste de la energía), se prevé que el BCE mantenga el estímulo monetario”. Así, el servicio de estudios de BBVA espera que en septiembre se anuncie la desaceleración en el ritmo de compras amparadas por el PEPP y que éste concluya en el primer trimestre de 2022. El otro instrumento de compra de activos (APP), se mantendría hasta el primer trimestre de 2023, mientras que los tipos de interés a corto plazo no comenzarían su ascenso hasta pasado ese período.

 

BBVA Research-situacion-españa-3t21

En pantalla, Miguel Cardoso, economista jefe para España; y presencialmente en la rueda de prensa de izquierda a derecha: Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico y Jorge Sicilia, director de BBVA Research y economista jefe de BBVA.

Todo lo anterior, junto con la buena posición que mantiene la banca y el sector privado, “debería favorecer la disponibilidad de crédito, a coste bajo, para aquellas empresas y familias que lo necesiten”, según el informe. Además, el cambio anunciado por el BCE respecto a su política monetaria, “mejora la capacidad de la autoridad monetaria para poder lidiar con entornos como el actual”. En todo caso, BBVA Research afirma que “el cambio representará un reto de comunicación, que puede coincidir con divergencias en la dirección de los tipos de interés en EE.UU. y en Europa debido a la distinta magnitud de los impulsos fiscales.”

En este contexto de liquidez, la inflación ha aumentado hasta el 2,6% al cierre del primer semestre, a corto plazo, no se puede descartar una mayor presión al alza. Por un lado, el coste de los bienes intermedios y de otras materias primas está aumentando ante la escasez de algunos componentes y la elevada demanda en algunos países productores, como China, y la disrupción en las cadenas de valor como consecuencia de las restricciones para frenar el contagio. Además, la recuperación en el sector servicios, particularmente en alojamiento o viajes, puede llevar a un incremento en los precios después de que se produjeran reducciones importantes para tratar de compensar la caída en la demanda. Sin embargo, “la economía está lejos del pleno empleo y se descarta, por el momento, una espiral inflacionista”, asegura BBVA Research. En todo caso, la presión al alza que ejercerán los factores mencionados se mantendrá limitada, ya que la capacidad de producción sin utilizar continúa elevada. De esta manera, BBVA Research no espera que se produzcan presiones salariales significativas a nivel agregado, dado que la velocidad de reasignación de factores productivos entre sectores puede ser insuficiente para solventar el exceso de capacidad en algunos y la falta de factores productivos en otros.

España: aumento del gasto privado, reducción de los estímulos fiscales y necesidad de reformas

En España, BBVA Research estima que la bolsa de ahorro acumulado aumentó durante el primer trimestre del año, “lo que incrementa la probabilidad de un fuerte crecimiento del gasto una vez resueltas las diversas incertidumbres”.  En total, calcula que la bolsa acumulada asciende a 68.000 millones de euros y, por tanto, el consumo podría aumentar en promedio 1,5 pp más en 2021 y 2022. Asimismo, destaca que, aunque los servicios más afectados por las restricciones son los que muestran los efectos de la utilización de este ahorro, “las consecuencias también se observan en la compra de vivienda”.

Por otro lado, los estímulos fiscales del Gobierno se van retirando con la recuperación. En este punto, BBVA Research apunta a la necesidad de que se modifiquen los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que se han ampliado hasta septiembre. La extensión de los ERTE hasta septiembre ayudará a superar una temporada turística todavía atípica. Sin embargo, el número de personas que se mantienen en este esquema (449.000 a finales de junio) sigue siendo elevado y amenaza con aumentar al finalizar la temporada estival. Más allá del incremento del gasto que esto puede suponer, advierte que “la prolongación de los ERTE en su actual estado introduce otras desventajas, como que se esté contribuyendo a sostener empresas y puestos de trabajo inviables”. Por lo tanto, considera que “los ERTE necesitan modificaciones urgentes enfocadas a proporcionar las herramientas necesarias para que los trabajadores que se mantienen en esta situación y tienen escasas probabilidades de retornar a su puesto de trabajo, puedan reorientar su carrera laboral”.

BBVA Research valora positivamente el Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia que ha presentado el Gobierno de España. En su opinión, es “suficiente, ambicioso respecto a su implementación y adecuado en su diagnóstico”. Sin embargo, también apunta a la necesidad de un “calendario claro, detallado y accesible que dé certidumbre a las empresas sobre cómo aprovechar el Plan” y de un plan de reformas a acometer en los próximos años. En este punto, el informe ‘Situación España’ hace referencia a la reforma del sistema de pensiones, que “aborda su suficiencia, pero no la sostenibilidad del sistema y sólo podrá ser valorada en su totalidad una vez que se conozcan los detalles de cómo se abordarán los desequilibrios que persisten y la equidad intergeneracional”. En este sentido, considera positivo, en todo caso, “que se haya conseguido un consenso entre los agentes sociales para avanzar en la mejora del sistema”.

Otras historias interesantes