Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 11 may 2016

BBVA Research: "La economía española crecerá en torno al 2,7%, con sesgos al alza en 2016 y a la baja en 2017"

BBVA Research mantiene la previsión de crecimiento para España en un 2,7% para el bienio 2016-2017, así lo indica en su último informe Situación España presentado hoy por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, y Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research. El servicio de estudios de BBVA señala que “en el 2T16 la economía podría ligar cuatro trimestres consecutivos con un crecimiento del PIB alrededor del 0,8% (3,2% en tasa anualizada), lo que aportaría un sesgo positivo a las previsiones para 2016”. Al mismo tiempo se espera que el crecimiento de la economía española pueda crear alrededor de 1.000.000 de puestos de trabajo en dos años. Sin embargo, algunos de los soportes pierden fuerza y otros riesgos que se vislumbraban ponen un sesgo a la baja sobre el crecimiento del 2017.

El informe Situación España apunta que la economía española seguirá mostrando tasas de crecimiento del 2,7% en los próximos dos años, con sesgos al alza en 2016 y a la baja en 2017. Un crecimiento acumulado que podría haber sido hasta 8 décimas superior en un escenario en el que no se hubiera producido el aumento de la incertidumbre sobre la política económica que se observó entre enero y abril. Para revertir estos efectos, es recomendable implementar un proceso ambicioso de reformas con el que incrementar el crecimiento potencial. En este sentido, BBVA Research ha presentado una propuesta enfocada a incrementar la eficiencia y equidad del mercado laboral.

Un crecimiento mundial frágil y vulnerable a los riesgos e incertidumbres

Los datos disponibles para el primer trimestre de 2016 confirman la estabilización del crecimiento de la economía mundial en tasas aún reducidas, pero ligeramente superiores a las de finales de 2015. El aumento trimestral del PIB mundial habría sido un 0,6% (2,6% en tasa anualizada). No obstante, el ritmo de crecimiento podría acelerarse en el segundo trimestre, si se consolida la tendencia positiva de algunos indicadores. “El panorama global ha mejorado en los últimos tres meses con la interrupción del ajuste a la baja del crecimiento mundial y de las caídas en los mercados financieros”, asegura Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA. Sin embargo, el panorama económico global sigue siendo complejo, con un crecimiento mundial mediocre, con señales de cautela por la debilidad del comercio mundial y unos mercados financieros muy atentos al comportamiento de la economía china, los precios de las materias primas o las medidas de los principales bancos centrales del mundo.

“El panorama global ha mejorado en los últimos tres meses con la interrupción del ajuste a la baja del crecimiento mundial y de las caídas en los mercados financieros”

Dado este entorno económico internacional, BBVA Research estima de especial importancia para el crecimiento de las exportaciones españolas, el mayor ritmo de avance que se espera de las economías desarrolladas en los próximos trimestres, en particular de la europea (entre el 1,6% y el 1,9% para 2017).

España: crecimiento del 2,7%, con sesgos al alza en 2016 y a la baja en 2017

Las estimaciones de BBVA Research indican que la actividad crecerá el 2,7%, tanto en 2016 como en 2017, lo que permitirá crear alrededor de 1.000.000 de puestos de trabajo en el conjunto del periodo y alcanzar una tasa de paro del 17,5% a finales del próximo año. Por lo tanto, a pesar de que las perspectivas del mercado de trabajo son positivas, todavía queda un largo camino por recorrer para crear más y mejor empleo.

Los datos más recientes indican que la creación de empleo y el crecimiento de la demanda interna mantienen su dinamismo. Los vientos de cola que han apoyado la recuperación continuarían haciéndolo durante los próximos dos años, aunque con una menor intensidad. Así, la información disponible apunta a que la economía estaría ligando en el 2T16 cuatro trimestres con un crecimiento alrededor del 0,8% del PIB (3,2% en tasa anualizada), sin signos de desaceleración por el momento.

 

Este crecimiento se explica por un buen comportamiento de la demanda interna, especialmente del consumo de los hogares, apoyado por el aumento de la renta disponible de las familias, favorecida por la rebaja de la tarifa del IRPF y por la creación de empleo. Asimismo, la inversión en maquinaria y bienes de equipo, en máximos históricos, ha tenido un comportamiento más positivo que el que se preveía hace un año y adelanta la continuación del crecimiento de las exportaciones de bienes. Finalmente, las ventas al exterior de servicios, tanto turísticos como sobre todo del resto de servicios, continúan teniendo un crecimiento particularmente elevado, a pesar de la desaceleración que se observa en el comercio mundial.

Aunque la economía continuará disfrutando del apoyo de ciertos vientos de cola, algunos han perdido fuerza. Por ejemplo, el precio del petróleo, en niveles relativamente bajos, ha tenido un efecto positivo sobre la renta disponible de familias y empresas. Sin embargo, se observa una reversión parcial en los últimos tres meses, que parece más ligada a factores de oferta que a una mayor demanda mundial. Asimismo, la política monetaria se mantendrá expansiva, pero sus efectos sobre la economía se van debilitando, ya que los tipos de interés nominales tienen poco margen para disminuir y el tipo de cambio del euro se ha apreciado en los últimos meses. Finalmente, la política fiscal dejará atrás el tono expansivo que le caracterizó en el año 2015 y será neutral en 2017. Todo lo anterior, junto con la realización de algunos de los riesgos que se vislumbraban en el anterior Situación España y el mantenimiento de la incertidumbre sobre el futuro de la política económica en niveles elevados, ponen un sesgo a la baja sobre el crecimiento de 2017.

A este respecto, y a pesar de que no es evidente un deterioro de la actividad ante el aumento de la incertidumbre sobre la política económica, esto no quiere decir que el impacto del PIB no se esté produciendo. “Para revertir este efecto es recomendable continuar con un proceso ambicioso de reformas de la economía que consoliden el crecimiento y la creación de un empleo de calidad”, afirma Rafael Doménech, economista jefe de BBVA. En este sentido, las propuestas recientemente presentadas por BBVA Research pretenden que se impulse una reforma integral del mercado laboral con la finalidad de mejorar su eficiencia y equidad, ya que el desempleo y la temporalidad son las dos principales causas del aumento de la desigualdad durante la crisis.

Asimismo, la desviación del déficit público respecto al objetivo de estabilidad en 2015 fue superior a la esperada. Las estimaciones de BBVA Research sugieren  que el ajuste del déficit observado en 2015 fue fundamentalmente cíclico, y que de no haberse implementado medidas discrecionales, el conjunto de las administraciones públicas habría cumplido con la meta establecida del 4,2% del PIB.

Otras historias interesantes