Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Comunicación corporativa Act. 09 mar 2018

BBVA Research prevé que la economía catalana crezca un 3,3% en 2017

Situación Catalunya BBVA Research

BBVA Research prevé una mejora de las expectativas de crecimiento en Cataluña este 2017 hasta el 3,3%. Así se desprende de su informe ‘Situación Cataluña’ correspondiente al primer semestre de 2017, presentado hoy en Barcelona por Christian Terribas, director territorial de BBVA, y Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research.

En 2016, el PIB catalán volvió a crecer de forma acelerada, alcanzando el 3,5%. El avance en la demanda interna se vio favorecido por la mejora de la confianza, la reducción de los tipos de interés, y un nuevo aumento del turismo. Ello se trasladó a un incremento de la actividad en los servicios, aunque el sector industrial también contribuyó a esta mejoría.

Los datos disponibles de 2017 apuntan a una nueva aceleración del crecimiento. En concreto, el PIB podría haber aumentado a ritmos cercanos al 0,9% t/t en los dos primeros trimestres del año. Además, la Encuesta de Actividad Económica que BBVA realiza en Cataluña muestra que las perspectivas para el tercer trimestre siguen siendo muy favorables. Consecuentemente, BBVA Research revisa al alza la previsión para el año 2017 hasta el 3,3%, desde el 3,0% publicado en su anterior “Observatorio Regional”, del mes de mayo.

En todo caso, el agotamiento de algunos de los impulsos detrás de la recuperación traerá una leve desaceleración de la economía catalana durante el próximo año, cuando el PIB podría aumentar un 2,8%. De cumplirse este escenario, Cataluña enlazará cinco años consecutivos de crecimiento en 2018.

bbva-research-situacion-cataluna-2017

Miguel Cardoso y Christian Terribas, durante la presentación del informe 'Situación Cataluña'

230 mil nuevos empleos y reducción de la tasa de paro hasta el 9,3% hasta el final de 2018

Las previsiones de crecimiento del PIB explican la evolución positiva del mercado laboral para el bienio 2017-2018, con la creación de 230.000 empleos y la reducción de la tasa de paro hasta el 9,3% a finales del último año del periodo de previsión. La mejora del entorno exterior, la menor necesidad de aplicar ajustes en el sector público y un contexto todavía favorable de la política monetaria soportarán el avance del PIB.

Riesgos internos y externos

Aunque las previsiones son positivas y se han revisado al alza dado el buen comportamiento del sector exterior y de la inversión en el inicio de 2017, existen una serie de factores que pueden limitar el alcance y la velocidad de la recuperación. En primer lugar, persisten las dudas respecto al tono de la política de comercio exterior de EE.UU. y el rumbo que puedan tomar las negociaciones sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Sobre el segundo punto, el mantenimiento de la actividad en Reino Unido hace que no se detecten, por ahora, efectos del brexit. En todo caso, BBVA Research estima que la sensibilidad del PIB catalán a cambios en la demanda británica es similar a la que se estima para el conjunto de la economía española.

Además, de volver a aumentar el precio del petróleo durante los próximos meses, se reduciría el poder de compra de los consumidores y disminuiría la competitividad de las empresas. Más aún, el aumento en la inflación en la zona del euro podría llevar a un incremento de los tipos de interés, lo que afectaría negativamente a una economía como la catalana donde todavía se observan elevados niveles de endeudamiento en algunos sectores. Al respecto, BBVA Research estima que un aumento del precio del petróleo del 10% puede reducir entre dos y tres décimas el crecimiento de 2017.

Finalmente, aunque el turismo sigue comportándose de un modo muy favorable, continúa viéndose beneficiado por el impacto de las tensiones geopolíticas en los mercados competidores. A corto plazo no parece factible que esta situación pueda revertirse, pero es necesario acompañar el aumento de los precios del sector con una propuesta de mayor valor añadido para no tener que enfrentar pérdidas de competitividad futuras que reviertan su contribución al crecimiento.

Necesidad de continuar con el proceso de consolidación de las cuentas públicas

Pese al incumplimiento del objetivo de estabilidad en 2016, la Generalitat de Catalunya logró reducir el déficit en prácticamente 2 puntos del PIB en 2016. Este avance en la consolidación fiscal favorece el margen para la recuperación de la inversión pública, pero sin descuidar el control del gasto para lograr alcanzar el objetivo en 2017.

Otras historias interesantes