Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech Act. 31 ago 2017

cl@b 2017: La banca latinoamericana, embarcada en el proceso de digitalización

El ‘fintech’ debe actuar como catalizador para que las entidades de la región aceleren el proceso de transformación y sean 100% digitales, afirman los participantes de cl@b 2017, que se realiza en Miami.

Los grandes bancos latinoamericanos, pero también los pequeños, tienen que aprovechar las capacidades del ‘fintech’ para seguir siendo competitivos en un mundo cada vez más globalizado. Es la misión incuestionable de las entidades de la región, según los participantes de la primera jornada del cl@b 2017, que arrancó ayer en Miami.

Emprendedores ‘fintech’, ejecutivos de banca y participantes en las sesiones plenarias de hoy coincidieron en que la digitalización es ahora el gran desafío para la banca latinoamericana de todos los tamaños y el lugar donde deben concentrarse todos los esfuerzos. Gustavo Vega Villamil, presidente de cl@b, explicó que si bien el desarrollo del fintech en América Latina ha sido más lento que otros lugares, la región no se ha quedado de brazos cruzados y ya se observa una actividad importante en varios países, como es el caso de Colombia.

En ese sentido, Giorgio Trettenero, secretario general de Felaban, cree que para que la banca latinoamericana sea completamente digital, “tiene que ser más flexible y aprovechar las capacidades que le ofrece el ‘fintech’. La revolución tecnológica, internet, los teléfonos móviles e incluso la crisis bancaria de EE.UU. han contribuido a crear esta oportunidad única para dar el salto digital”, afirma.

panel-1-clab-miami-2017

Panel de apertura del cl@b 2017, de izq. a der., Gustavo Vega Villamil, presidente de cl@b; Giorgio Trettenero, secretario general de Felaban; David Schwartz, presidente de FIBA; y Silvia Pavoni, moderadora y editora de The Banker.

En ese proceso, David Schwartz, presidente de FIBA, estimó que la banca debe dejar de concentrarse solo en la preocupación de que las firmas fintech le están arrebatando segmentos de negocio, y en cambio, proceder a buscar alianzas e integrar las capacidades del ‘fintech’ en sus propias operaciones porque la tecnología es muy cara. “Uno de los grandes problemas de la banca son sus elevados costes” y el ‘fintech’ ha descubierto la forma de reducirlos a través de las soluciones que ha desarrollado, por lo cual es crucial comenzar a colaborar, afirma.

Sin embargo, los ponentes añadieron que América Latina tiene otro desafío quizás más grande para acometer la digitalización: el cambio cultural. Parafraseando al gurú Chris Skinner, Schwartz, de FIBA, afirmó que ya se está produciendo, “pero es importante que todas las entidades piensen como una empresa tecnológica. Quienes piensan como entidades tradicionales de servicios bancarios tienen un gran problema”, afirmó.

Los representantes de Felaban también aprovecharon la oportunidad para pedir una regulación eficiente del sector ‘fintech’ que establezca normas claras de funcionamiento y que tenga en cuenta el riesgo de las actividades que realizan.

Innovación, sí pero con disrupción

La innovación fue la protagonista de la jornada de la tarde, con un panel sobre cómo abordan esta disciplina las entidades financieras, las firmas tecnológicas y las startups.

Darío Fuentes, moderador del panel sobre "Innovación: lecciones aprendidas y hacia dónde vamos"; Pete Steger, de Kabbage, Fernando Moreno, de BBVA; Santiago Perdomo, de Scotiabank Colombia; y Alejandro Picos, de Paypal.

Fernando Moreno, responsable de Global Business Development en NDB, de BBVA, explicó que el Grupo aborda la innovación desde dos dimensiones: por una parte, con una vertiente de transformación que busca cambiar el negocio, y en segundo lugar, con un ángulo disruptivo, aprovechando las capacidades que ofrece el ecosistema ‘fintech’. Uno de estos ejemplos es la reciente adquisición de la startup mexicana Openpay.  “La innovación por sí misma no es suficiente, hay que adoptar una mentalidad de atacante”, afirmó.

En este sentido, Moreno apuntó a varios factores que obligan a adoptar este enfoque. En primer lugar, las personas -clientes de banca o no- ahora exigen una “experiencia de usuario” óptima en todas las áreas de su vida. Son usuarios de servicios como Uber, Amazon. En segundo lugar, los gigantes tecnológicos ya están entrando en el negocio bancario y cuentan con la ventaja de tener mucha información sobre miles de millones de cliente. Por último, la tecnología como la conocemos hoy tiene el potencial de cambiar toda la industria financieras.

Pete Steger, de Kabbage, explicó que para su startup, la innovación se traduce en detectar necesidades no atendidas, específicamente en la automatización de procesos (préstamos para pymes) y análisis de datos, con una mejor experiencia de usuario, y compartir esa solución con entidades financieras.

Consultados sobre hacia dónde se encamina la innovación en los servicios financieros, los ponentes coincidieron en que ésta solo funcionará cuanto más centrada esté en el cliente. Para Alejandro Picos, de Paypal, la innovación también será principalmente “AI-driven” (promovida por la inteligencia artificial), además del desarrollo de productos y servicios hasta ahora no imaginados. Steger, de Kabbage, advirtió que usar la innovación para dar los mismos productos, no tiene nada de innovador. “Hay que cambiar los fundamentos del producto o servicio en su origen”, afirmó. En este sentido, Fernando Moreno, de BBVA, adelantó que el Grupo ya trabaja en una startup con una propuesta completamente nueva, que ofrecerá servicios bancarios a expatriados, una población que se sitúa en los 50 millones de personas en todo el mundo.

Otras historias interesantes