Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inclusión 24 oct 2017

Coincide la alta dirección: en diversidad e inclusión es hora de actuar

La diversidad y la inclusión en las organizaciones está dando de qué hablar. Ese fue precisamente el tema que abordaron CEOs de varias compañías en el marco del foro INcluye 2017 ‘Diversidad e inclusión, un tema de negocio’,  quienes coincidieron en los beneficios que generan a la empresas y en la responsabilidad moral y ética que estas tienen para lograr un cambio en la materia y marcar la diferencia.

En el foro, realizado en el auditorio de la Torre Bancomer, Mario Alberto Fócil, titular de la Unidad de Administración del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), expresó que si la brecha de género disminuyera 25%, la fuerza laboral aumentaría en México, en más de tres millones de mujeres. “México ocupa la posición 122 entre 144 países evaluados en cuanto a las oportunidades económicas y laborales que ofrecen a las mujeres.”

Claudia Jañez,  directora general de Dupont México, Centroamérica y el Caribe, dijo que cree firmemente que en las organizaciones y en los países “se hacen a las personas”. Agregó que el trabajo en equipo es un tema de relevancia en las compañías y enfatizó en que hoy la vida está hecha de equipos.

De izquierda a derecha: Mario Alberto Fócil Ortega, titular de la Unidad de Administración del IFT; Claudia Jañez, CEO Dupont México; Juan José Hurtado, SVP Global Operations Laureate International Universities; y Farrah Qureshi, CEO Global Diversity Practice. - BBVA Bancomer

Tolerancia y responsabilidad

La educación sobre la tolerancia hacia las personas con alguna discapacidad o diferente preferencia sexual debe empezar en el hogar; dando como consecuencia una productividad en la sociedad, así lo señaló la directora general de Dupont. Y abundó: “Hay que educar en la inclusión. Los que tenemos hijos tenemos que educarlos para que verdaderamente entiendan y comprendan que esto nos trae un beneficio como sociedad, prosperidad, avance como sociedad y familia; y de ahí llevarlo a las empresas.”

En su oportunidad, Juan José Hurtado, senior vice president de Operaciones Globales de Laureate International Universities, indicó: “En materia de diversidad e inclusión tenemos una doble responsabilidad. Una es el esfuerzo por intentar cubrir buenas estadísticas, reportes o datos de reclutamiento en las empresas; y la otra es lograr, con los estudiantes y la sociedad, que la diversidad e inclusión se viva.”

Farrah Qureshi, CEO de Global Diversity Practice, comentó que las empresas, los CEO, los líderes, tienen la responsabilidad moral, ética y psicológica de levantar la voz y lograr el cambio. “Las empresas son las que pueden marcar la diferencia”, enfatizó. En su experiencia, cuando un país o una empresa se decide a trabajar en materia de diversidad e inclusión la velocidad de la implementación se acelera.

En una empresa no se trata de incluir a más mujeres, enviarlas a cursos, darles más coaching, eso no funciona; lo que se debe hacer es modificar la cultura corporativa”

En el tema de equidad de género, la experta paquistaní indicó que “en una empresa no se trata de incluir a más mujeres, enviarlas a cursos, darles más ‘coaching’, eso no funciona; lo que se debe hacer es modificar la cultura corporativa. Una vez que se transforma, la empresa será mejor para todos; los hombres, las mujeres, las personas de género diverso. Con esto vamos a liberar el potencial de todos”.

El titular de la Unidad de Administración del IFT señaló que en México existen 7.2 millones de personas que reportan tener mucha dificultad o no poder hacer alguna de las actividades básicas para las organizaciones, mientras que aproximadamente 15.9 millones de personas tienen dificultades leves moderadas para realizar actividades. “Estamos hablando que la prevalencia de discapacidad en México es de 6%.”

Competencias para atender la diversidad

Hurtado aseguró que se han identificado cinco competencias para poder atender el tema de la diversidad: la tolerancia, el entendimiento del entorno, eliminar prejuicios, tanto conscientes como inconscientes, promover la diplomacia, y encontrar la fortaleza y beneficios de la diversidad y la inclusión.

Para el cierre del panel, los participantes coincidieron en sus conclusiones: las evidencias de los beneficios de la diversidad e inclusión son irrefutables, así lo mencionó el representante de Laureate International Universities, ya que derivan en una mejor cultura, una mejor forma de operar y por consecuencia en buenos resultados. “En el tema empresarial –comentó Hurtado– no es necesario reinventar nada, solo hagámoslo efectivo. Hagamos que suceda.”

Por su parte, Qureshi puntualizó: “Soy optimista; soy creyente; todos los días me levanto pensando hoy voy a lograr una diferencia, porque tenemos toda la capacidad para hacerlo, y esta intención me hace sentir muy bien, pero no da resultados. Actuar es lo que importa en nuestros países, en nuestra comunidad, en nuestra empresa.

Otras historias interesantes