Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ciencia y tecnología 18 ene 2018

¿Cómo se comportan las empresas argentinas en el mundo de la innovación?

Las reformas económicas que se empiezan a aplicar en Argentina reservan a la investigación y desarrollo (I+D) un rol protagónico que se activará cuando se encaucen variables macro, como la producción, inversión, déficit fiscal e inflación.

La encuesta sobre Investigación y Desarrollo en el sector privado, que se efectúa en el ámbito del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, indica que de las más de 600.000  empresas registradas en Argentina, menos del 0,1% (unas 570) realizan actividades de I+D (Investigación y Desarrollo).

El PBI (Producto Bruto Interno) abarca el valor total de la producción de un país y esta variable se toma para analizar la inversión en I+D que cada nación realiza. En Argentina la inversión en ciencia es en un 70% estatal y es el 0,63% del PBI.

De acuerdo con el último informe de la UNESCO, Israel y Corea del Sur son los dos países que destinan más capital a Investigación y Desarrollo en función de su PBI: 4,3% en ambos casos. Tercero Japón (3,4%), luego Finlandia (3,2%) y Austria (3,1%).

América Latina figura entre las regiones menos prolíficas, con Brasil en primer lugar, duplicando a Argentina, y seguido por México y Chile.

Como el grado de innovación del sistema productivo se relaciona directamente con la competitividad, no es de extrañar que las firmas de agronegocios de semillas hayan sido, en promedio, las más dinámicas (9% de su facturación), seguidas por laboratorios y compañías de ‘software’, mientras que sectores más tradicionales como el textil y de alimentos, destinan menos del 2%.

Un futuro prometedor

A pesar de que la Argentina no lidere en la actualidad la inversión en investigación y desarrollo, algunos pesos pesados de la innovación se hacen notar en el país. Amazon cerró recientemente un convenio con el Ministerio de Modernización para montar un centro de desarrollo de tecnologías de información y comunicación (TIC) en el país; y el gigante chino Huawei abrirá un centro de I+D en ‘software’. También empresas a nivel local, de matriz tecnológica de más de US$ 1.000 millones, como Globant y Mercado Libre, anunciaron un laboratorio de inteligencia artificial y plataformas ‘fintech’, respectivamente, mientras IBM, Microsoft, Red Link y Prisma también presentaron planes.

En el sector alimenticio, Molinos desarrollará una enzima para mejorar el proceso de producción  de aceite; y Danone hará lo mismo en el segmento de alimentos funcionales. Mientras, farmacéuticas como Biosidus, Glaxo, Sanofi, Grupo Insud y Merck, entre otras, también presentaron proyectos.

En esa línea, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) junto al Ministerio de Modernización, y con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social, lanzaron en el 2017 el Programa de Innovación Financiera orientado en el eje de la inclusión financiera. Centrado en la innovación tecnológica para desarrollar servicios financieros más accesibles y sostenibles, trabajando junto a emprendedores, empresas, organismos públicos y ciudadanos.

BBVA Francés, por su parte, apuesta a la transformación y la innovación tecnológica, donde estos pilares se convierten en el común denominador de la mayoría de sus proyectos. Esta nueva forma de trabajo se centra en las metodologías de trabajo ágiles, que suponen la realización de proyectos en un plazo de tres meses y con equipos multidisciplinarios que buscan innovar.

Otras historias interesantes