Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus Act. 20 abr 2020

Diario de un confinamiento: experiencias de los lectores de BBVA.com

David Corral (BBVA Creative)

Más de 3.600 millones de personas- según datos publicados por la agencia AFP- se encuentran confinadas sin poder salir de casa debido a la crisis desatada por el coronavirus. La contención del virus sólo ha hallado respuesta con el confinamiento declarado por las autoridades. Una situación insólita.

Virginia es sanitaria en uno de los hospitales de la Comunidad de Madrid y se ha contagiado. “La sala de reanimación del hospital está llena de cables de suero, que arrancan de monitores, y bombas de perfusión”. El escenario que describe esta enfermera es el paisaje de su trabajo. Ahora se ha visto obligada por el coronavirus a abandonar su puesto de trabajo y guarda cuarentena en su domicilio, pero “prometo volver pronto a las trincheras”.

A más de 10.000 kilómetros, los que separan a Virginia de Buenos Aires, se encuentra Alejandro. Un porteño de 75 años -es grupo de riesgo debido a su edad-  que intenta refugiarse entre la compañía de su esposa y las paredes de su vivienda. No es de extrañar que estos días su hogar huela a pan recién hecho, gracias a la receta de una de sus hijas, con quien contacta por Whatsapp. Las videoconferencias son las nuevas visitas, y la oportunidad de volver a ver a sus nietos.

“La única salida, y de unos pocos minutos, es al mercado o a la farmacia. Desde luego, lo hacemos con barbijos (mascarillas) y con zapatos que solo usamos para cuando vamos a la calle. Esos zapatos no entran al departamento. Hemos reemplazado el felpudo por un trapo de piso  que rociamos con agua oxigenada y lavandina (cloro), frecuentemente”, asegura Alejandro quien colocó una palma en la puerta de su domicilio por el Domingo de Ramos. Acto seguido tomó una fotografía y trasladó a sus seres más allegados a la puerta de su casa mediante esa imagen.

Imágenes o pictogramas que resultan determinantes durante el confinamiento para niños como Lucas, residente en España. Un pequeño de 5 años con autismo. “¿Hoy no hay ‘cole’?”, pregunta todos los días sin llegar a entender muy bien del todo por qué la puerta de casa no se abre para retomar su vida cotidiana. “Le hacemos su agenda del día con pictogramas, como habitualmente, para que tenga claro lo que toca ese día. Le ayuda mucho tener muy estructurados los planes y que le anticipemos todas las actividades”, explica su padre, consciente de la dificultad que conlleva la situación.Lucas tiene autorizado por Ley poder salir a la calle siempre con los informes médicos, algo que le ayuda a autorregularse mentalmente y trabajar su débil musculatura, pero “necesita más que nunca volver a sus terapias y actividades físicas con urgencia. Dadas las necesidades que tiene y la etapa de desarrollo tan importante en la que se encuentra, nos preocupa que pueda tener que pasar meses sin ningún tipo de apoyo profesional”, aseguran sus padres, quienes intentan estructurar lo mejor posible el tiempo de su hijo en casa.

Ahora que “las viviendas se han convertido no sólo en hogares, sino también en ambientes de trabajo y colegios (educacion virtual)”, Esther también nos cuenta desde Lima que “todo problema es una oportunidad; toda crisis es ocasión de mejora”. En su caso, el teletrabajo le ha permitido continuar con su actividad laboral, algo que ella considera “una gran oportunidad”.

Aspecto que presenta la Puerta del Sol de Madrid, kilómetro 0 de la capital de España, durante el confinamiento de la población. - EFE

BBVA, con la sociedad

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vilaafirmaba recientemente que la entidad ha dado “un paso al frente” y usar todas sus capacidades y recursos “para salvar vidas, aliviar el impacto económico, ayudar a otros a superar este difícil bache”.

La donación de BBVA destinada a combatir al COVID-19 en los países donde opera se ha elevado a 35 millones de euros. En España, además, el banco ha puesto en marcha la campaña ‘Tu aportación vale el doble’ entre sus empleados, por cada euro donado por un trabajador de BBVA, la entidad pone otro para combatir la crisis desatada por el coronavirus. Adicionalmente, las personas que dirigen el banco a nivel global y en los distintos países han decidido renunciar a toda su retribución variable del año 2020.

Más medidas para combatir la crisis

España, uno de los países donde el coronavirus se ha propagado con más virulencia:

México:

Perú:

Colombia:

Argentina:

EE.UU:

Uruguay:

Paraguay:

Turquía:

Otras historias interesantes