Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Embajadores 26 feb 2019

Embajadores BBVA: Campeón... A pesar de todo

Las diversiones de verano en la adolescencia pueden convertirse en los sueños que guían toda una vida y te llevan a ser campeón del mundo.

Aquellas vacaciones de verano, Rodrigo Yanho, compañero de BBVA Paraguay, buscaba, como muchos otros chicos de su país, una diversión a la que dedicar tanto tiempo libre. Y fueron sus primos quienes lo llevaron a una escuela de remo “y ya me enganché a este deporte”, dice Rodrigo. Lo que no imaginaba era que llegaría a convertirse en campeón del mundo, casi 25 años después.

A los quince años ya competía. Siguió una trayectoria de éxito hasta llegar a la selección nacional. Fue campeón suramericano y llegó a estar entre los diez mejores del mundo. Sin embargo, a los 21 años se vio obligado a renunciar a su puesto en el equipo de Paraguay para dedicarse a su carrera universitaria y profesional.

Eso no significó desvincularse del mundo del remo. “Siempre estaba atento y una vez al mes o así, hacía una escapada al río y me quitaba las ganas de remar”. Aunque Rodrigo no se planteaba retornar a la alta competición.

Embajadores BBVA: Campeón... A pesar de todo

Un sueño hecho realidad

A los 35 años, se le plantea hacer realidad uno de sus sueños: abrir una escuela de remo. Lo hace con un amigo, un ex compañero de equipo, y otras personas ligadas a ese deporte. Desde 2015, unos 60 chicos entrenan en ella y participan en el campeonato nacional. Incluso, algunos de ellos están ya en la selección juvenil. “Es un esfuerzo, pero es una satisfacción gigante. Es una escuela en la que todos colaboran, en la que cada uno tiene una función y trata de hacerlo lo mejor posible con los recursos que hay”.

“Es un esfuerzo, pero es una satisfacción gigante”

Pero la puesta en marcha de la escuela de remo tuvo también un impacto deportivo en el propio Rodrigo. “Me metí un poco más en las prácticas. En 2016 ya competí en representación de la escuela en algunas regatas”. Pronto se dio cuenta de que era necesario fijarse algún objetivo. “Cuando compites, es importante marcarte una meta para tener una motivación. Si no la tienes, no te levantas a las cinco de la mañana para entrenar”.

“Miramos el calendario y en mayo había un campeonato suramericano en la categoría Master en Montevideo. Unos ocho meses antes empezamos a entrenar con ese objetivo”, explica. Rodrigo y su compañero de embarcación ganaron el oro en las dos modalidades en las que participaron.

Perfil

Nombre: Rodrigo Yanho
Puesto: Gerente de Riesgo de Mercado, Estructural y Liquidez y Control de Gestión  – BBVA Paraguay
Hobby: Remo
Sueño: Que mis hijos aporten valor a la sociedad

Nuevas metas

En lugar de conformarse con ese éxito, ambos decidieron ser más ambiciosos. “Vimos que a finales de septiembre -de 2017- era el campeonato mundial en Europa, en Eslovenia, en la categoría Master. Sin pensar mucho, nos inscribimos y continuamos con nuestro entrenamiento”. Allí se convirtieron en campeones del mundo en la modalidad de dos remos largos sin timonel. “Fue una regata muy linda, con embarcaciones de todos los países del mundo. Fue una experiencia espectacular. Había 5.900 atletas de todas las edades, desde 28 hasta 80 años”.

Superar dificultades

Después del campeonato del mundo y el suramericano en 2017, el reto para 2018 era mantenerse en lo más alto. Pero, a las dificultades normales para rendir al máximo en una competición de ese nivel, se iban a añadir otras. “No pudimos participar en el suramericano en Chile por cuestiones laborales”. La siguiente gran cita era el campeonato del mundo, en septiembre, en Sarasota (Estados Unidos). Sin embargo, los compromisos laborales de su compañero hicieron imposible su participación, apenas tres días antes del comienzo de la competición. “En el momento, supuso una desilusión total”.

“Sueño con volver a ganar el oro”

Fue su esposa quien dijo: “No es el fin del mundo, vamos a buscar un compañero y a competir”. Rodrigo ‘rescató’ a un amigo de hace 25 años. “Nos subimos al bote dos días antes de la competencia, eso fue todo lo que pudimos entrenar”. Aun así, los resultados volvieron a ser espectaculares: terceros en la modalidad de doble par y “en la modalidad de dos sin timonel que habíamos sido campeones el año pasado, quedamos subcampeones”.

El próximo campeonato del mundo se celebrará en Paraguay. Y, por supuesto, Rodrigo ya está soñando con volver a ganar el oro. Por muchas dificultades que surjan por el camino.

Otras historias interesantes