Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Adultos Act. 31 oct 2018

Embajadores BBVA: Pere Soler, el rincón de los sueños

Embajadores BBVA: Pere Soler, el rincón de los sueños

Ha recorrido medio mundo en busca de la imagen perfecta. Hoy, con más de cuarenta premios internacionales y el reconocimiento de toda la comunidad de fotógrafos, Pere Soler (BBVA España) sigue mirando el mundo desde el visor de su cámara.

Hace 38 años, cuando contaba solo 16, Pere Soler vivió el primer gran cambio de su vida: entró a trabajar en BBVA. Pero el mayor iba a llegar solo un par de meses después. Con sus dos primeros sueldos adquirió una cámara de fotos réflex, y con ella se abría una puerta que lo ha llevado a ser hoy uno de los fotógrafos de naturaleza con mayor reconocimiento internacional.

Para llegar hasta este punto, ha tenido que recorrer un camino largo y complicado. " He pasado la noche en volcanes; he estado seis días en Islandia, durmiendo en una tienda de campaña, sin contacto con nadie…" Y muchas otras historias que va contando mientras desgrana casi cuatro décadas de aventuras.

Embajadores BBVA: Pere Soler, el rincón de los sueños

Al verlo, nadie diría que es uno de los mejores en su especialidad. Cada día acude a una de las dos oficinas de BBVA en las que trata de encontrar soluciones a situaciones que parecen no tenerla. Y, después de casi cuatro décadas y de haberlo visto casi todo en el banco afirma que si tuviera que elegir el mejor momento de su carrera, sería éste:

Ni siquiera su propia familia lo creyó un día, hace diez años, cuando afirmó, casi entre risas: "Algún día voy a tener una foto ahí". Visitaban la exposición del concurso Wildlife Photographer of the Year, organizado por la BBC y el Museo de Historia Natural de Londres, y quizá el más prestigioso del mundo. "Todos me dijeron que era un poco fanfarrón. Y el año pasado tuve la suerte de ganar la categoría aérea, que era el primer año que se convocaba".

Fue esa exposición la que hizo que se interesase por los escenarios naturales. "Las fotografías tipo postal fueron las que me empujaron hacia la naturaleza. Ahora hago algo distinto, mucho más personal, más abstracto, en busca de una foto que no sea fácil que se repita. Intento resaltar lo bello, pero con un aspecto más creativo, más novedoso, que no se haya hecho antes".

En su blog, titulado El racó dels meus somnis (El rincón de mis sueños), relata la historia que hay detrás de cada fotografía. "Podría escribir un libro de cada viaje. Porque no son viajes turísticos normales, sino muy especializados en busca de temas extremos. El lago Baikal, con una temperatura entre -25º y -30º tiene un atractivo increíble. Estar encima de esa masa helada cuando cruje, te hace sentir vivo".

Embajadores BBVA: Pere Soler, el rincón de los sueños

Tiene más de 50.000 fotografías y espera que muchas más por venir. Pero asegura que no es necesario ir a lugares remotos a hacer las mejores fotos. En los alrededores de su pueblo ha captado también imágenes galardonadas en certámenes internacionales. "Es cuestión de mirar la vida como si la vieras a través de un visor, eso te hace fijarte en detalles que de otra forma no verías".

A veces eres consciente de que estás captando un momento que la mayoría de la gente no va a poder ver

Perfil

Embajadores BBVA: Pere Soler, el rincón de los sueños

Nombre: Pere Soler
Puesto: Gestor de Riesgos Vencidos - BBVA España
Función:Ayudar a la gente desde el Banco
Hobby: Fotografía
Sueño: Pasar toda una noche en el Stromboli

ÚNICO TESTIGO

Pere considera que la labor de un fotógrafo implica también una gran responsabilidad. "A veces eres consciente de que estás captando un momento que la mayoría de la gente no va a poder ver si no es a través de tu propia mirada".

Y no solo eso. Intenta utilizar la repercusión de su trabajo en todo el mundo para concienciar sobre la necesidad de conservar el medio ambiente, para que las futuras generaciones puedan disfrutarlo como hemos hecho nosotros.

 

Embajadores BBVA: Pere Soler, el rincón de los sueños

Pero además de esos momentos, ha sido testigo también de las transformaciones que ha experimentado el Banco en estos casi 40 años. "Si me hubiesen dicho que íbamos a pasar de poner las libretas al día a mano a tener todo el banco en un smartphone, no me lo hubiera creído. Un cambio que no ha terminado. Nos queda todavía mucho por ver". Aunque está convencido de que la tecnología es una gran ayuda, cree que hoy por hoy la diferencia la siguen marcando las personas.

Le quedan dos grandes viajes para completar sus metas: "Pasar toda una noche en el Stromboli, que lo veo muy difícil, pero creo que lo voy a conseguir; y Georgia del Sur, los pingüinos emperadores".

"Podría escribir un libro de cada viaje”

Otras historias interesantes