Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 11 jul 2017

Errores a evitar cuando se monta una tienda 'online'

Han transcurrido ya más de dos décadas desde que internet irrumpiera en la vida de las personas y casi el mismo tiempo desde que se comenzaran a popularizar poco a poco las compras online. Con la introducción de internet a través de los dispositivos móviles en los últimos diez años, son además muchos los que han visto la posibilidad de lanzarse a emprender negocios online desde los que vender toda clase de productos. Tanto es así, que dentro del gasto anual por persona, el porcentaje de compras a través de la red no ha dejado de incrementarse año tras año. Pero no es oro todo lo que reluce, porque al igual que en el mundo físico, la venta online también tiene sus secretos y mientras hay quien triunfa, son muchos los que también se quedan por el camino.

Más del 60% de los negocios de venta online fracasan antes de cumplir un año de vida y las razones de estos cierres son muy diversos por la cantidad de factores que hay que tener en cuenta cuando se abre un web de ventas en Internet.

Pecados de inicio

  • No conocer cómo se opera en internet

Resulta sorprendente la cantidad de emprendimientos que se dan en internet si ni siquiera conocer el canal. En los negocios por internet los tiempos son distintos a los de los negocios físicos, los proveedores escogidos han de estar habituados a trabajar en el modelo online (servir en tiempos más ajustados, mantener a lo largo del tiempo las referencias de los artículos que se sirven…) y se tienen que saber identificar todas las necesidades propias que el medio exige para poder competir.

  • No distinguirse

Un mismo negocio online puede contar con una competencia feroz y sólo podrá aspirarse a tener éxito si el emprendedor es capaz de dotar al suyo de una distinción que sea apreciable por el posible cliente: precio, rapidez en la entrega, atención inmediata personalizada…

  • No conocer los usos del público objetivo

En ocasiones se deja de lado el conocimiento del público objetivo para el que se ha emprendido el negocio, sin estudiar previamente como opera éste en internet: si confía en el medio, cuáles son los hábitos y las franjas horarias de uso, qué porcentaje de ese público objetivo navega por internet y cuánto consume habitualmente.

  • No ofrecer el ‘pack’ completo

El negocio puede contar con un punto fuerte que destaque por encima del resto de servicios pero en ningún caso esto debe de servir como excusa para desatender los demás aspectos. Se puede ser sobresaliente, por ejemplo, en precio pero también se debe contar con una nota alta en el aspecto tecnológico o el servicio logístico.

TPV Virtual BBVA ¡Échale un ojo!

Fallos en la tecnología

  • Sin servidores seguros

No apostar por alojar el negocio online en servidores seguros puede dejar expuestos los datos de los clientes e inmediatamente acabar con la reputación del negocio por haber caído en un error tan básico.

  • Sin sistemas integrados

Si además del negocio online se cuenta con otros negocios similares que transcurren por medios físicos, resulta esencial integrar la información de todos ellos en un solo canal o la información se perderá o se hará prácticamente imposible de ordenar ocasionando graves perjuicios económicos.

  • No acertar con el proveedor tecnológico

Lo habitual suele ser encomendar el aspecto tecnológico del negocio a una plataforma de código abierto de entre las existentes en el mercado. Las hay para todos los tamaños y precios pero resulta imprescindible invertir desde el inicio en ellas y no dejar lugar a la improvisación o a invertir demasiados recursos en encargar una a medida, que pueden suponer la muerte del emprendimiento. Las más habituales son Magento, Oscommerce, Prestashop o Shopify, entre otras.

  • No apostar por un sello de confianza

Los diversos sellos de confianza existentes ofrecen credibilidad y confianza a las tiendas online y aseguran que se están cumpliendo una serie de normativas básicas. No adherirse a alguno de estos programas hará que se pierdan multitud de posibles clientes.

¿Conoces la cuenta de crédito Pymes BBVA?

reunión emprendimiento idea tienda online empresa digitalización bbva

Errores de marketing

  • No atender al coste por cliente

Si el mercado en el que va a competir el negocio online tiene mucha competencia, captar un cliente nuevo tendrá un coste muy elevado. Si además a eso se le suma que el ciclo de vida del cliente es muy corto, el fracaso estará esperando a la vuelta de la esquina. Por eso, ambos datos hay que conocerlos bien antes de echar a andar el emprendimiento.

  • No prestar atención al carrito de la compra

Estudiar detenidamente el carro de la compra dice muchísimas cosas sobre cómo se está comportando el cliente y no puede no ser tenido en cuenta. Saber en qué momento abandona el proceso el cliente, cuál puede ser la razón para que haya desistido… ayuda enormemente a conocer dónde pueden estar los fallos a corregir.

  • No complementar las ventas

Un cliente que compra un determinado producto puede quedar más satisfecho si se le recomiendan productos complementarios durante el proceso de compra. Además de tener un cliente más satisfecho, se consigue aumentar el valor del carrito de la compra.

  • No invertir adecuadamente en la postventa

Tras la venta se ha de confirmar la misma al comprador vía email y se ha de procurar informarle del seguimiento de su pedido hasta que el producto llegue a sus manos. Asimismo, el servicio de atención al cliente debe estar abierto las 24 horas del día de los 7 días de la semana para poder atender con prontitud y diligencia cualquier incidencia que haya sufrido el comprador.

  • No apostar por el posicionamiento

Además de anunciarse en gigantes como Facebook y Google, se debe apostar por la integración del negocio en otros grandes portales de venta online como Amazon, eBay o Alibaba que harán que se derive tráfico desde ellos.

Descuidos financieros

  • No calcular bien los plazos

Que no se cumplan los plazos de los cobros calculados con anterioridad o que el tiempo entre la atracción del usuario y su conversión en cliente sea mayor que el previsto puede estrangular las finanzas del negocio.

  • No acertar en el precio de venta

Querer reducir en exceso el precio de venta del producto o servicio para ser más competitivos que la competencia puede llevar a no tener en cuenta todos los costes e incurrir en pérdidas o en márgenes de venta insuficientes. Después, resulta muy complicado subir el precio a ojos del cliente.

Problemas con el inventario

  • Demasiadas referencias

Cuantas más referencias disponible tenga una tienda online, más se complica todos los aspectos referentes a su mantenimiento: gestión de proveedores, fijación y negociación de los precios, gestión del stock, cuidado del aspecto y actualización de las referencias en la web…

Gestión descuidada

  • No entender las bondades de la externalización

No se puede saber de todo, ni se debe pretender abarcar todos los aspectos. Es preferible subcontratar aspectos como la logística, la tecnología o el diseño, en los que se puede aportar poco, quitan mucho tiempo y cuyos fallos pueden llevar al traste el trabajo de meses.

  • Despreciar los datos

Una web de ventas ofrece continuamente y en tiempo real una gran cantidad de datos que hay que consultar y saber interpretar para medir la temperatura del negocio. Obviarlo es perder una información muy valiosa y quién sabe si el tren hacia la permanencia del emprendimiento.

  • Ignorar a los competidores

En la venta por internet, los pequeños detalles en el sector pueden significar un cambio de la realidad de la noche a la mañana y no estar al tanto de la competencia puede suponer tener que reaccionar demasiado tarde a los cambios.

Otras historias interesantes