Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

“Estados Unidos y Europa, juntos, son mucho más fuertes”

Europa y EE. UU. tienen que promover estándares de comercio y servicios globales. Para ello, deben seguir confiando en los acuerdos multilaterales, que aportan una posición estratégica frente a terceros desde el punto de vista comercial, económico y político. “Estados Unidos y Europa, juntos, son mucho más fuertes”, ha señalado José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía, regulación y relaciones institucionales de BBVA, en un seminario en Barcelona.

Ambos bloques comparten importantes lazos comerciales, pero también unos valores comunes como la libertad, la democracia, el respeto a los derechos humanos y la defensa de la privacidad, ha recordado el consejero de BBVA, en el seminario ‘100 años de AmChamSpain: las relaciones transatlánticas y su futuro’.

Europa y EE. UU.: eje de la economía y comercio mundial

Durante su intervención, recordó que la economía transatlántica es el mercado más grande del mundo. La UE y los EE. UU. suponen juntos alrededor del 33% del PIB mundial y el 28% de las exportaciones mundiales. Además son también la fuente y el destino principales de la inversión extranjera directa de cada una de la otra parte. Y constituyen la principal zona comercial a nivel del mundo: generan cerca de 5,5 billones de dólares en ventas comerciales totales cada año.

Pero el mundo está cambiando de manera acelerada: por un lado, el brexit y la elección de Donald Trump como presidente de EE. UU.; y por otro, el aumento significativo de la influencia de la región Asia-Pacífico. Por ello, volver a negociar el acuerdo comercial entre ambos bloques (TTIP) sería “fantástico para afianzar esta relación”, señaló González-Páramo.

Y en este contexto, Europa sigue siendo un fuerte defensor del libre comercio, ya que  la economía de la UE depende en gran medida del comercio mundial. Casi el 40% de las exportaciones de la UE están cubiertas por acuerdos de libre comercio. Y es por ello que la Unión Europea ha cerrado acuerdos en los últimos tiempos acuerdos con países como Corea del Sur, Canadá y Japón, y espera en breve completar acuerdos con México (revisión del firmado en 2000) y Mercosur. Y adicionalmente, se espera empezar a negociar acuerdos con Nueva Zelanda y Australia.

José Manuel González-Páramo

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía, regulación y relaciones institucionales de BBVA

Europa y EE. UU.: relaciones transatlánticas en la nueva era digital

Los flujos de datos transfronterizos entre Estados Unidos y Europa son, con diferencia, los más altos del mundo, un 50% más elevados que los flujos de datos entre Estados Unidos y Asia en términos absolutos.

Es de interés común de EE. UU. y Europa sentar un modelo que se extienda al resto del mundo e igualar las condiciones a escala global para el flujo de datos”

En su opinión, el modelo de comercio generado por la revolución digital necesitará nuevas reglas. Los servicios y las reglamentaciones “transfronterizas”, como las normas y los derechos de propiedad intelectual, son los principales problemas a los  que se enfrenta la economía digital. Por lo tanto, los gobiernos y los reguladores de ambos lados del Atlántico deben trabajar en acuerdos que salvaguarden los datos que se transfieren a través de fronteras – de manera similar al ‘Privacy Shield’. En este sentido, considera que “es de interés común de EE. UU. y Europa sentar un modelo que se extienda al resto del mundo e igualar las condiciones a escala global para el flujo de datos”.

Otro paso positivo sería el ‘Transatlantic Fiber Cable’, conocido como Marea, un cable de datos submarino, súper rápido, de 6.600 km, lanzado en junio de 2016 y que conecta Estados Unidos (Virginia Beach en Virginia) y Europa (Sopelana, cerca de Bilbao).

Política comercial de la Administración de EE. UU.

Por otro lado, los ponentes reflexionaron sobre el giro proteccionista de Estados Unidos. Si durante el gobierno de Obama, entre 2009 y 2016, el 13% de las medidas restrictivas provenían de EE. UU., el porcentaje subió hasta el 21% del total en 2017 con el gobierno de Trump, y en 2018, con información hasta marzo, son el 44% del total de las medidas restrictivas que se imponen en el mundo.

“Es evidente que las medidas más recientes introducen un riesgo relevante de ser el germen de una guerra comercial”, señaló González-Páramo. A su modo de ver, es “paradójico” que esto ocurra en una fase del ciclo muy expansiva y de calma en los mercados financieros.

Es evidente que las medidas más recientes introducen un riesgo relevante de ser el germen de una guerra comercial

José Manuel González-Páramo ha compartido mesa redonda con Josep Piqué, exministro de Asuntos Exteriores de España y presidente de la Fundación Iberoamericana; Daniel Carreño, presidente de General Electric y vicepresidente de AmChamSpain; Jaime Malet, presidente de AmChamSpain; y Thomas Reott, consejero económico de la Embajada de EE.UU. en España.

Con motivo de sus cien años y en colaboración con el Círculo de Economía, AmChamSpain ha organizado este seminario para analizar el primer año de la presidencia de Donald Trump, así como las oportunidades de inversión entre España y Estados Unidos.

Desde diciembre de 2016, José Manuel González-Páramo es también presidente para Europa de TransAtlantic Business Council (TABC), el organismo oficial de asesoramiento comercial entre el gobierno de Estados Unidos y  la Unión Europea en materia comercial, inversión y reglamentación.

José Manuel González-Páramo

De izquierda a derecha:  José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía, regulación y relaciones institucionales de BBVA; Jaime Malet, presidente de AmChamSpain; Josep Piqué, exministro de Asuntos Exteriores de España y presidente de la Fundación Iberoamericana; Daniel Carreño, presidente de General Electric y vicepresidente de AmChamSpain;  y Thomas Reott, consejero económico de la Embajada de EE.UU. en España.

Otras historias interesantes