Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sistema financiero 27 sep 2017

José Manuel González-Páramo: “Las instituciones europeas necesitan más transparencia y narrativa sobre Europa”

Las recientes elecciones alemanas han cerrado el ciclo electoral este año en Europa. Con el euroescepticismo contenido en las urnas, a la UE le toca ahora hacer los deberes para acercar las instituciones europeas a los ciudadanos, en opinión de José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, en una ponencia sobre ‘La nueva Europa: retos y oportunidades’ organizada por ADEIT.

José Manuel González-Páramo considera necesario que los procesos de toma de decisión en la UE se lleven a cabo con la mayor transparencia y una adecuada comunicación. “Las instituciones europeas necesitan más transparencia y narrativa sobre Europa”, ha afirmado. En su discurso en Valencia, el consejero ejecutivo de BBVA ha destacado que, tras dos años en los que “Europa ha sido puesta a prueba, tenemos una ventana de oportunidad para avanzar hacia una mayor integración europea”. Es el momento de preguntarse “¿Qué Europa queremos?”. En su opinión, la clave es que los países que conforman la UE afronten los desafíos actuales con un esfuerzo común para recobrar la confianza de la opinión pública.

Europa ha sido puesta a prueba, tenemos una ventana de oportunidad para avanzar hacia una mayor integración europea”

Las autoridades europeas deben además reconducir una serie de inquietudes que han surgido en los ciudadanos, a su modo de ver. Entre ellas se encuentran la seguridad y las fronteras, la defensa, la globalización, y el cambio climático. En este sentido, considera fundamental explicar que la globalización es positiva. Por esta razón, sostiene que la UE tiene que seguir impulsando acuerdos comerciales con los grandes mercados mundiales, al tiempo que protege sectores estratégicos para su economía y sus ciudadanos.

Asimismo, ha llamado la atención sobre la “brecha de desigualdad económica y social entre estados”. Estas divergencias, ha explicado, dificultan la gestión de economía, el crecimiento equitativo en la zona del euro, y el acuerdo sobre los intereses comunes de Europa.

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, en un momento de su conferencia en ADEIT, Valencia

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA. - Fotografía: José Jordan

Año electoral

El consejero ejecutivo de BBVA ha recordado que el año 2017 ha sido muy intenso, porque en países clave – Holanda, Francia y Alemania (tres de los seis fundadores de la Unión Europea) – existía la amenaza real de que partidos con ideales contrarios a los principios comunitarios pudieran llegar a puestos de relevancia política. Pero el euroescepticismo sólo ha sido uno de los riesgos internos de Europa. A este hay que sumarle las migraciones y el brexit. Todo ello salpicado por la fragilidad política a nivel comunitario.

Sin embargo, ha destacado que en los últimos meses, “la situación ha cambiado claramente a mejor”. A los resultados electorales favorables al europeísmo hay que sumar que las negociaciones del ‘brexit’ se han encarado desde la unidad y que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha fallado a favor de un reparto justo de refugiados en los países europeos. Y, sobre todo, los países más relevantes de la Unión, entre ellos España, trabajan con impulso renovado para subir de nivel en la integración europea.

En su opinión, “Europa es relativamente más optimista que hace unos meses”. En consecuencia, se abre “una ventana de oportunidad para afrontar los retos que nos quedan para avanzar hacia una mayor integración europea”. “Ahora nos tenemos que preguntar qué Europa queremos”.

Europa es relativamente más optimista que hace unos meses. Se abre una ventana de oportunidad para afrontar los retos que nos quedan para avanzar hacia una mayor integración europea”

El Viejo Continente afronta también retos institucionales. Desde el punto de vista económico, José Manuel González-Páramo considera fundamental avanzar hacia una Unión Económica y Monetaria, completando la Unión Bancaria con un fondo de garantía de depósitos, así como progresar en la Unión de los Mercados de Capitales y avanzar hacia una Unión Fiscal.

Sobre la configuración de la UE en la próxima década, José Manuel González-Páramo señala como posible solución el establecimiento de una Europa “a dos o más velocidades”. Esta integración por capas establecería a nivel de la UE las cuestiones relativas a la seguridad, la defensa, las fronteras exteriores y la migración. Y a nivel de la eurozona, la integración fiscal y política.

Sea cuál sea la fórmula elegida, “la clave es que todos los Estados miembros trabajen juntos dentro de las instituciones de la UE, a pesar de la existencia de grados diferentes de integración”, ha dicho. Así, tras la reciente crisis “es ahora necesario reforzar el marco institucional y jurídico para construir una Europa más unida y resiliente para hacer frente a los retos futuros”.

Otras historias interesantes