Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología Act. 09 ago 2017

Fiebre robótica

robotica bbva

Cerca de 320 millones de trabajadores podrían ser sustituidos en todo el mundo por robots. Ya proliferan los estudios que analizan el impacto económico de la robótica que puede superar los 1,7 billones de dólares en 2025 en áreas como sanidad, industria y servicios.

Julio 2015. El hotel Henn Na -“hotel raro”- abre sus puertas. La noticia aparece en los medios de comunicación de todo el mundo. Es el primer establecimiento donde los huéspedes son atendidos por robots. Cuesta 66 euros dormir entre androides que, aunque no sean capaces de hacer la cama, no reclaman un salario y pueden trabajar sin descanso siete días a la semana y 24 horas al día.

El Henn Na es claro ejemplo de la fiebre robótica de Japón. El país, uno de los líderes en robótica, sigue poniendo su punto de mira en esta tecnología. Un mes antes de la inauguración del “hotel raro”, el robot denominado Pepper se agotaba tan solo un minuto después de anunciar su venta. Su precio, 1.500 euros, no frenó la locura por este androide pequeño --120 centímetros de altura, 28 kilos de peso y 14 horas de autonomía-- que tiene la capacidad de interpretar las emociones e interactuar con humanos.

"Dependiendo de la emoción en cada momento, Pepper habla más alto o suspira, se relaja al estar con gente a la que conoce, está contento cuando se le alaba, o se asusta cuando las luces se apagan", señalan sus creadores. Al precio inicial hay que sumarle alrededor de 177 euros mensuales durante tres años que es la tarifa de servicio de conexión a la nube que permite a Pepper mantener su aprendizaje con el resto de Peppers del mercado --lo que fija su precio total en 8000 euros-.

Aunque en un principio se diseñó pensando en las familias, Pepper también es capaz de atender a los clientes en establecimientos japoneses. El país asiático, con un 3,3% de desempleo, lucha para paliar el envejecimiento de su población. Japón tiene alrededor de 127 millones de personas. De ellas, solo el 12,8% tiene menos de 14 años. El gobierno nipón estima que en 2060 la populación será de 86 millones de personas, un 40% por encima de los 65 años. Por ello piensa en los robots para suplir la falta de mano de obra.

El impacto económico de la robótica

La industria robótica y la tecnología de automatización de la producción aumentó un 14,4% con respecto a 2014, aunque no sólo Japón vive una revolución robótica. El estudio de Boston Consulting Group (BCG) destaca que los robots sustituirán en las fábricas a las personas a un ritmo mayor del esperado la próxima década, bajando los costes laborales en un 16%. La  inversión en robots industriales crecerá en un 10% anual en las 25 principales naciones exportadoras hasta 2025.

“Conectados y capaces de resolver problemas complejos, los robos de nueva generación podrán enfrentarse al 25% de tareas automatizadas frente al 10% que asumen actualmente los robots tradicionales”, destaca el estudio que añade que en los próximos 10 años la inversión en robots será de 60.000 millones de euros, frente a los 25.000 millones de esta año.

El uso de robots permitirá reducir los costes laborales en un 33% en Corea del Sur, 25% en Japón, 24% en Canadá y un 22% en Estados Unidos y Taiwán. Solo el 10% de los empleos que pueden automatizarse están ocupados actualmente por robots. En 2025, las máquinas supondrán más del 23% de esos puestos, según las previsiones de Boston Consulting.

Sobre su eficacia, otro estudio, “The robots are coming”, de Deloitte, destaca que los robots tienen un margen error del 0,02% y añade que todos los procesos que están basados en normas, repetitivos, susceptibles del error humano, con picos de trabajo que necesiten turnos nocturnos o fuera de la oficina y que no sean imprescindibles para la empresa pueden ser desarrollados por la robótica.

Para Deloitte, “la realidad es que la automatización y la robótica abarata costes y es muy rápida de implementar pues solo lleva entre dos y cuatro semanas automatizar cualquier proceso”.  Deloitte destaca que en el Reino Unido un robot constituye la novena parte del coste total de un empleado.

McKinsey estima que la irrupción de la robótica tendrá un impacto económico de entre 1,7 billones de dólares y 4,5 billones en 2025 en áreas como la sanidad, la industria y los servicios y que un plazo medio cerca de 320 millones de trabajadores podrían ser sustituidos en todo el mundo por robots.  La revolución robótica parece que, esta vez, va en serio.

Otras historias interesantes