Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 10 oct 2019

Horario de invierno 2019: el cambio de hora en octubre no será el último

Llegó el otoño, y con él un tradicional cambio de hora de los relojes que, en el caso del continente europeo, se realizará la madrugada del sábado 26 al domingo 27 de octubre. En ese momento, a las 03:00 de la mañana tendremos que retrasar los relojes (los móviles lo hacen de forma automática) para poner las 02:00. Una modificación en las manecillas que se seguirá realizando este año y el próximo, ya que el Parlamento Europeo respaldó acabar con esta alternancia en el año 2021.

Por tanto, el último domingo de octubre finaliza el horario de verano en Europa y, con el ya relatado retraso en los relojes, se recupera así el horario de invierno. Ese día 27 tendrá 25 horas, por lo que se podrá dormir una hora más. Además, la consecuencia principal es que amanecerá antes, y el sol se marchará más pronto.

A priori, no hay que preocuparse más allá del cambio de luminosidad. La tecnología acude al rescate y velará porque todo esté en su sitio. Por ejemplo, si se usa el móvil como despertador no habrá problemas; el teléfono cambia solo la hora. En otros dispositivos como ordenadores, ‘tablets’… ocurrirá de la misma forma. Esto no es nuevo, y están preparados para cambiarse de forma automática. Ante la duda, solo hay que comprobar que el cambio está marcado como ‘automático’ en los dispositivos.

Una modificación que se realiza cada seis meses de acuerdo con la Directiva Europea del Cambio de Hora que se aplica en todos los Estados de la UE. Y, precisamente fue el Parlamento Europeo quien apoyó el pasado mes de marzo poner fin al cambio de hora estacional en la UE a partir de 2021, y no en 2019 como estaba previsto de forma inicial. Una decisión que permitirá a cada país elegir si quiere mantener el horario de verano o el de invierno.

Según esos plazos contemplados, abril de 2020 es la fecha máxima para que los Estados comuniquen a Bruselas el huso horario que desean tener. En los países que quieran quedarse con el horario de verano, los ciudadanos cambiarían por última vez el reloj en marzo de 2021; mientras que lo harían en octubre de 2021 si sus gobiernos se decantan por el horario de invierno. Ahora solo queda que los Estados inicien las negociaciones con la Eurocámara, algo que no sucederá hasta mayo, fecha en la que se celebran las elecciones y se constituye un nuevo Parlamento.

¿Ahorro de energía?

En la actualidad, diversos estudios, entre ellos el último llevado a cabo por la Comisión Europea, han demostrado que “el impacto sobre el ahorro energético y económico de este cambio horario resulta irrelevante, mientras que los impactos negativos sobre la salud son realmente significativos” afirma José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (AROHE).

El pasado mes de marzo, el Ministerio para la Transición Energética de España aseguró que “no existen informes actualizados ni experiencias contrastadas” que “permitan aseverar que el cambio de hora lleve asociados ahorros energéticos”, más allá de las estimaciones de ahorro en iluminación de 300 millones de euros que IDAE realizó “hace algunos años”.

Además, Transición Ecológica dejó claro que ese informe europeo, elaborado por Sven Schulze, también indica que puede haber ahorros de energía en iluminación, pero que no es tan obvio que ocurra lo mismo con la calefacción. En definitiva, confirmó que los resultados resultan complicados de interpretar ya que “están fuertemente influenciados por factores externos como la geografía, la meteorología o el comportamiento de los usuarios”.

Cambio de hora en el mundo

En el resto del mundo, menos de la mitad de los países ajustan la hora. De hecho, en los últimos años hay países que han decidido abandonar la alternancia de horarios. Por ejemplo Rusia, que abandonó el horario de verano en el 2011, y Turquía, país que en 2016 decidió quedarse con el horario de verano.

A continuación, analizamos los países por continentes:

1. En Europa, todos los países del continente, salvo Bielorrusia y la parte europea de Rusia, realizan el cambio de horario en otoño y primavera.

2. En América del Norte, Estados Unidos, Canadá y México rotan el horario, menos los estados de Arizona y Hawaii, en Estados Unidos; Sonora, en México; y Saskatchewan, en Canadá.

3. En América Latina se ajusta el horario en Paraguay, Uruguay, Chile y la zona sur de Brasil. El resto de países solía hacerlo, aunque Venezuela, Surinam, Guayana y Guayana Francesa nunca han seguido este modelo de horario.

4. En Asia, Rusia es un caso especial, dado que el horario de verano fue introducido y cancelado varias veces. China lo implantó pero finalmente lo canceló, al igual que Corea del Sur. Los países de Oriente Medio que sí siguen el cambio de horario son Irak, Azerbaiyán, Israel, Palestina, Siria, Líbano y Jordania.

5. En África, Marruecos, Sahara Occidental y el Líbano aplican el cambio. Existen otros países que lo realizan cada dos años, y en otras fechas.

6. En Oceanía, Australia y Nueva Zelanda cambian su huso horario, aunque aquí ahora tienen el horario de verano.

Otras historias interesantes