Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Literatura 21 ago 2017

La inteligencia artificial llega a la literatura

Las máquinas empezaron por recomendarnos qué leer y ya son capaces de escribir poemas, relatos e incluso guiones cinematográficos. Los ordenadores han dejado de ser herramientas de ayuda a los creadores humanos para convertirse en entidades creativas en sí mismas, como explica Ramón López de Mántaras en el libro ‘El próximo paso. La vida exponencial’ que se puede descargar gratuitamente en la web del proyecto OpenMind de BBVA.

Una encuesta reciente realizada por el proyecto AI Impacts del Future of Life Institute prevé que las inteligencias artificiales serán capaces de escribir un ‘best seller’ en 2050. Sin embargo, no hace falta esperar tanto para leer literatura escrita por un ‘software’.

Google lleva varios años trabajando junto a las universidades de Stanford y Massachusetts para mejorar el lenguaje natural de las máquinas. Para ello, los investigadores han facilitado a una inteligencia artificial más de 11.000 novelas. El primer paso era que el ‘software’ lograra  entender las variaciones del lenguaje humano. Conseguido este objetivo, le han proporcionado dos frases, una de inicio y otra de cierre, a partir de las que la propia máquina ha escrito varios poemas, tal y como explican en su informe.

La obra de un robot poeta llega a las librerías

Más lejos ha llegado la editorial china Cheers Publishing, que ha llevado a las librerías el poemario ‘La luz solar se perdió en la ventana de cristal’, firmado por un autor hasta ahora desconocido: Microsoft Little Ice. Este algoritmo creado por el gigante de la informática ha memorizado más de 500 sonetos para ser capaz de escribir 10.000 poemas de los que solo 139 se han publicado. Algunos de ellos se han difundido en las redes sociales bajo distintos pseudónimos y han sido muy pocos los internautas que han podido identificar la naturaleza del autor de versos como éstos.

“La lluvia sopla a través del mar

Un pájaro en el cielo

Una noche de luz y calma

La luz del sol

Ahora en el cielo

Corazón frío

El salvaje viento del norte

Cuando encontré un nuevo mundo…”

WASP es el nombre de otro robot poeta, creado por el doctor en informática de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Gervás. Este investigador lleva 17 años perfeccionando su ‘software’ de inteligencia artificial hasta que WASP ha aprendido a escribir inspirándose en sonetos del Siglo de Oro español. Gervás explica que el propósito de su investigación es entender la estructura de la poesía y estudiar el proceso creativo para facilitar el trabajo de los escritores. No busca desbancar a los poetas, ya que su obra carece de sentimiento.

El rap de los robots

La poesía no es el único campo que cultivan estos creadores artificiales. Varios investigadores de la Universidad de Aalto en Finlandia han creado DeepBeat, un ‘software’ capaz de escribir letras de rap. Este programa utiliza técnicas de aprendizaje automático para generar las letras de las canciones combinando líneas de otras ya existentes, así como diferentes tipos de rima. A través de la página web del proyecto, los usuarios pueden sugerir una palabra o un ritmo a partir del que se genera una canción.

Proceso de creación de un Rap con DeepBeat.

En Japón,  los ordenadores ya participan en los concursos de literatura. El Nikkei Hoshi Shinichi Literary permite a autores no humanos presentar su candidatura sin que los jueces conozcan la identidad de los concursantes. De las 1450 candidaturas que se han recibido en la última edición del premio, 11 han sido escritas parcialmente por una máquina.  Uno de estos relatos, ‘El día que un ordenador escribe una novela’, ha conseguido superar las primeras fases del concurso.

Me retorcí de alegría, lo cual experimenté por primera vez, y seguí escribiendo con emoción. El ordenador escribió una novela, el ordenador priorizando la búsqueda de su propia alegría, dejó de trabajar para los humanos”

Los jueces del concurso afirman que, a pesar de estar increíblemente bien estructuradas, este tipo de novelas tienen todavía muchas carencias a la hora de describir la psicología de los personajes.

Una máquina guionista llamada Benjamin

La IA también ha llegado al mundo del cine y no solo como argumento. El científico Ross Goodwin y su equipo han creado una Long Short-Term Memory (LSTM) que se ha rebautizado a sí misma con el nombre de Benjamin. El primer software guionista ha estrenado ya su opera prima, un cortometraje titulado ‘Sunspring’, dirigida por el cineasta Oscar Sharp.

Sunspring, primer corto escrito por una inteligencia artificial.

El resultado de este experimento ha sido, en palabras de Sharp, “una mezcla de los delirios de un loco y una poética absurda de extraño atractivo”. ‘Sunspring’ utiliza frases inconexas y sus personajes responden al nombre de H, H2 y C. Sin embargo, sus creadores han decidido presentarlo al Sci Film de Londres, donde ha conseguido colocarse entre los 10 mejores cortos.


Descargar libro completo
Kindle epub descargar pdf

Otras historias interesantes