Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bolsa de valores Act. 22 dic 2016

Invertir en bolsa desde cero: la teoría de Dow (I)

playa recurso economía

La teoría de Dow puede ser considerada la antecesora de los estudios técnicos al estar construida sobre la acción del mercado contando con los precios como único factor de análisis para invertir en bolsa. Conocer esta teoría es conocer la historia viva del panorama bursátil.

Para mejorar su estudio y comprensión vamos a explicarla en varias entregas en las que se irán explicando los fundamentos de la teoría. Partiendo de sus orígenes resulta interesante comenzar entendiendo los conceptos de tendencia mediante la metáfora de las mareas y la importancia de las medias en el estudio técnico propuesto.

Un poco de historia

La teoría Dow fue creada por Charles Dow, conocido también por haber fundado en 1882 la «Dow Jones and Company», empresa que editaría años después el conocido diario «Wall Street Journal» del que fue editor y donde publicaría sus ideas sobre el comportamiento bursátil en forma de editoriales. De hecho no publicó ningún libro con la misma.

Un año después de su muerte, S.A Nelson publicó una recopilación de dichos editoriales en un libro llamado «El ABC de la especulación de valores» siendo la persona que creó la expresión «la teoría de Dow» que hoy conocemos.

Pese a eso, la teoría de Dow ha sufrido variaciones desde que fue creada gracias a la reconstrucción realizada por algunos teóricos que habían seguido las interpretaciones que hacía Charles Dow sobre el mercado durante los años 1901 y 1902.

Una de estas personas fue W. Peter Hamilton, su sucesor en el «Wall Street Journal», al encargarse de sistematizar las teorías de Dow durante los años 1903 y 1929. Su trabajo se refleja en la publicación de un libro llamado «El Barómetro del Mercado de Valores» (1922) pero la teoría fue aún más desarrollada con un libro del año 1932 llamado «La Teoría de Dow» del autor Robert Rhea.

El 23 de Octubre de 1929, el periódico publicaba un famoso editorial titulado «La vuelta de la marea», en el que, utilizando la teoría de la que hablamos hoy, predecía la gran caída de la Bolsa de Nueva York. Sin duda este tipo de artículos ha contribuido a que la teoría sea una de las más reconocidas y conocidas del mundo bursátil.

Actualmente la empresa Dow Jones & Company es una de las más importantes de Estados Unidos y del mundo, siendo sus índices reconocidos en todo el planeta y contando con una gran presencia en los medios de comunicación americanos que aseguran su gran influencia sobre muchos analistas.

Las medias lo descuentan todo

Según la teoría Dow, las medias recogen todo lo conocido de modo que contiene la totalidad de factores predecibles sobre la evolución del mercado de valores. El fundamento principal de esta afirmación es que la media combina las actividades de mercado de los inversores, incluyendo a los más técnicos y a los que menor dote de previsión poseen así como una gran cantidad de variables.

Contar con esta herramienta absoluta que contiene, de forma sintética, toda la información del mercado nos puede llevar a descubrir cada factor que puede afectar a la oferta y demanda en la bolsa.

De ahí la importancia de los índices en bolsa para este autor y es que aunque con las medias no se puedan predecir los cambios radicales en las cotizaciones sí nos permiten asimilar rápidamente los movimientos sobre las mismas.

El mercado se mueve en 3 tendencias

Para Dow, un movimiento ascendente o alcista se entiende como un patrón gráfico de picos y valles que cada vez son más altos. Un gráfico inverso, con picos cada vez más bajos, describiría un movimiento descendente o bajista.

«Los registros de operaciones muestran que en muchos casos, cuando un valor llega a lo más alto, a continuación experimenta un moderado descenso y luego vuelve a subir hasta aproximarse a las cifras más altas. Si tras este movimiento la cotización vuelve a retroceder, posiblemente bajará cierta distancia» Ley de acción reacción aplicada a la bolsa. Nelson citando a Dow

La teoría nos habla de tres tendencias principales que pueden acontecer en el mercado, la primaria, la secundaria y las menores. Esto supone la columna vertebral de las ideas de Dow:

  • Primaria: son los movimientos amplios y completos (alcistas y bajistas) que normalmente duran un año o más y traen consigo una apreciación o depreciación del valor de más de un 20%.
  • Secundaria: son reacciones relevantes que frenan el avance de los precios de la tendencia primaria. En los mercados alcistas se denominan «correcciones» y en los bajistas «recuperaciones».
  • Menores: pequeñas y cortas fluctuaciones cuya duración no suele sobrepasar la tercera semana. Son leves reacciones que se encuentran dentro de las tendencias secundarias.

La metáfora de las mareas

Aplicando la metáfora del mar a las tendencias nos encontraríamos con que el movimiento primario serían las mareas, el secundario las olas y el movimiento menor las pequeñas ondulaciones que forman las olas.

Como inversores nos interesan descubrir las tendencias primarias y secundarias para vender o comprar a tiempo. Los movimientos menores, como las ondulaciones del mar, carecen de importancia práctica.

Ahora recordemos lo que comentábamos sobre las tendencias alcistas o bajistas. Los picos y valles se pueden ver como olas que cada vez más altas o bajas. Si el oleaje aumenta su altura supondría que la marea está subiendo, es decir, que el movimiento primario es de alza.

Este aumento del nivel del mar puede experimentar tras cierto tiempo un cambio al ver que las olas son cada vez más bajas. Lo que estaríamos experimentando es un cambio en la tendencia primaria.

Continuaremos explicando esta interesante teoría en sucesivas entregas pero hoy podemos concluir recordando la importancia de las medias en el estudio de mercado según la teoría Dow y la existencia de tres tendencias principales explicadas por la metáfora de las mareas.

Otras historias interesantes