Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Invertir en arte: tendencia que se abre paso en Perú

Lima se alista para volver a albergar dos ferias de arte que le han cambiado la cara a la ciudad, situándola en un circuito que antes era exclusivo para las grandes metrópolis. Art Lima y PArC son dos recintos feriales que coincidieron en la capital peruana desde el 21 de abril y que reunieron a reconocidas galerías internacionales, promoviendo durante cuatro días el trabajo de artistas consagrados y jóvenes promesas.

Ambas ferias están cumpliendo su cuarta edición y han alcanzado una madurez que les permite fomentar la producción, promoción y comercialización de arte contemporáneo en una plaza relativamente nueva como Lima, abriendo un abanico de posibilidades para un significativo grupo de personas interesadas en invertir en arte.

El arte es una buena forma de diversificar las inversiones tanto de particulares como de empresas y se considera un buen valor refugio, porque -si un cliente compra adecuadamente- siempre hay espacio para la revalorización. En ese sentido, Gonzalo Cortés, gerente de Banca Premium de BBVA Continental, complementa que el arte es un activo cuyo valor no disminuye debido a que no tiene relación directa con el estado de los mercados financieros.

Lo primero, conocer el presupuesto

Como en cualquier tipo de inversión, el punto de partida es definir el capital del que se dispone para invertir porque de esa manera se establece un rango definido de obras a las que se puede tener acceso.

“Conocido el presupuesto, el siguiente paso es identificar el grado de riesgo que el cliente o coleccionista está dispuesto a asumir. Un ejemplo es si se apuesta por artistas consagrados o por jóvenes talentos. Los artistas nuevos tienen la posibilidad de generar ganancias mayores en el futuro, mientras que los consagrados garantizan un valor más seguro, pero al mismo tiempo exigen una mayor inversión por su misma calidad de consagrados”, explica Cortés, quien agrega que hasta el 25% puede llegar la rentabilidad de una obra artística luego de dos o tres años de adquirida.

“Conocido el presupuesto, el siguiente paso es identificar el grado de riesgo que el cliente o coleccionista está dispuesto a asumir.

Aunque todavía no es común en el Perú, invertir en arte supone también consultar con un curador o especialista antes de adquirir una pieza. En el circuito internacional existen asesores que siguen a los artistas, viajan a exposiciones de manera permanente, visitan ferias como las de Lima, están bien informados e investigan sobre las obras. Usualmente sus consejos son una buena referencia para tomar una decisión de compra.

Recientemente la prensa peruana recogió que, en el caso de la feria Art Lima, las ventas suelen superar el millón de dólares. Este año, debido al alza de 38% en las solicitudes de inscripción de galerías internacionales, se esperan resultados igual de alentadores para un mercado como el de la capital peruana, que cuenta con menos de veinte galerías de arte en total.

Otras historias interesantes