El repostero Jordi Roca, conocido por ser el responsable de los postres de El Celler de Can Roca, mejor restaurante del mundo en 2013 y 2015, viaja a Perú para afrontar su próxima aventura en el marco de su colaboración con BBVA: adentrarse en la Amazonia peruana para descubrir el origen del cacao, un ingrediente fundamental en las cocinas de todo el planeta, y conocer de primera mano a algunos de los productores financiados por la Fundación Microfinanzas BBVA en Perú.

Igual te interesa…

Jordi Roca presenta Anarkia su nuevo libro de postres

Jordi Roca es, junto a sus hermanos Joan y Josep, uno de los chefs más reconocidos en el panorama internacional, especialmente por su creatividad a la hora de elaborar repostería con chocolate, uno de sus elementos favoritos a la hora de cocinar. No obstante, la incursión en Perú –que cuenta con la colaboración de National Geographic – tiene para el gerundense un impacto especial: pese a llevar décadas trabajando el chocolate como un artesano, el cocinero nunca ha visitado una plantación de cacao.

“Llevo toda mi vida rodeado de chocolate, y ya es hora de que vea con mis propios ojos de dónde viene”, reconoce Jordi Roca, que está especialmente entusiasmado con esta aventura. “Quiero vivir la experiencia, para mí casi mágica, de ver fermentar el cacao en el Amazonas, un entorno mítico y lleno de leyendas que sueño con visitar desde que era un niño. Quiero observar y escuchar a quienes siembran y transforman un producto imprescindible en las cocinas de tantos países. Va a ser muy emocionante”.

Jordi Roca probando, oliendo y observando fruta de cacao en Piura

BBVA

Un cocinero trotamundos

De entre los profesionales que componen la elite mundial de la gastronomía, Jordi Roca es uno de sus representantes más aventureros. En 2015 viajó junto al alpinista Carlos Soria hasta el monte Annapurna, en el Himalaya nepalí, donde elaboró helado a más de 4.200 metros de altitud y cocinó todo un menú especial para los montañeros de la Expedición BBVA; y en 2016 se trasladó al lugar habitado más remoto del mundo, la Isla de Pascua en Chile, con el fin de aprender las técnicas culinarias de los nativos rapanui que posteriormente utilizó para cocinar en la Gira BBVA que dio la vuelta al mundo.

La vertiente social de su viaje a Perú está presente no sólo a través de los microemprendedores financiados por BBVA, sino también a través de diversos encuentros con agricultores locales, que en los últimos años han sustituido los cultivos de coca por los de cacao. Además, grupos de mujeres y tribus locales también recibirán al cocinero de El Celler.

El objetivo final de Jordi Roca es encontrar cacao de alta calidad con el que surtir de materia prima su futura chocolatería, cuya apertura se espera en 2018 en Girona: “Quiero encontrar el mejor cacao que existe, aunque esté escondido en el Amazonas. Sé que en Perú lo tienen y espero poder llevarlo a casa y convertirlo en el mejor chocolate del mundo, con el respeto y la veneración que requiere haber conocido en persona a quienes se han esforzado para que yo lo tenga”.

Comunicación corporativa