Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Adultos 20 oct 2016

La declaración del IRPF si tienes pensiones en el extranjero

Las pensiones de jubilación que se hayan originado en el extranjero deben ser declaradas en España por los contribuyentes que residan en nuestro país. No hacerlo, por pequeña que ésta sea, puede acarrear varios problemas.

Planes de Pensiones BBVA ¿Te interesan?

Los contribuyentes que residan en España deben declarar en su IRPF por su renta mundial, independientemente de la procedencia de sus ingresos, aunque procedan de otro país. En España es necesario un tiempo mínimo de cotización para tener derecho a una pensión de jubilación, pero en otros países no es así y el Estado en cuestión abona una cantidad proporcional al tiempo cotizado, sin cuantía mínima. Lo que puede traducirse en que una persona que trabajara unos pocos años en el extranjero tenga derecho al cobro mensual de la cantidad que le corresponda por ello.

La obligación de presentar la declaración

Por tanto aquellas personas que obtengan pensiones de jubilación del extranjero, deben incluirlas en sus declaraciones de la renta, no hacerlo puede suponer un problema. Los últimos convenios de doble imposición y la mejora en las comunicaciones entre países han incrementado las revisiones por las pensiones no declaradas.

Un jubilado español que perciba su pensión no estará obligado a presentar la declaración de la renta si sus ingresos no sobrepasan los 22.000 euros. Sin embargo si percibe otra pensión por haber cotizado en el extranjero y esta segunda pensión supone más de 1.500 euros anuales el límite para no presentar IRPF baja a los 11.200 euros anuales de ingresos.

Es decir, jubilado con una pensión española de 1.000 euros/mes no presentaría IRPF, pero si además tiene otra del extranjero de 125 euros/mes sí estaría obligado a presentarla.
La no presentación de la declaración estando obligado supone, además del pago de la cuota correspondiente a la liquidación del impuesto que proceda en función de los ingresos, una sanción de un mínimo de 150 euros.

Del mismo modo si se presenta la declaración y se omiten los ingresos procedentes de la pensión del extranjero se podrá imponer esta sanción, aun en el caso de que la inclusión de esos ingresos no afectara al resultado final del IRPF.

Otras consecuencias

Además del problema de no declarar estas en el IRPF, la ocultación de la percepción de estos ingresos puede tener otras consecuencias, como puede ser la rebaja o eliminación de los complementos de mínimos.

El complemento de mínimos es el que iguala la pensión que percibe el jubilado con la pensión mínima. Es un complemento que se cobra si el importe de la pensión a la que se tiene derecho es inferior a la mínima, pero este complemento puede verse afectado si se perciben otras rentas.

En el caso de no haber declarado la pensión del extranjero y estar cobrando el complemento de mínimos la Seguridad Social puede revisar la situación del pensionista y reclamarle la devolución de las cantidades cobradas indebidamente, además de rebajarle la cantidad a cobrar a partir de ese momento.

Otras historias interesantes