Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Momentum 23 may 2017

Jubilarse en un lugar de ensueño

Jubilarse en un sitio único, donde las personas sean lo más importante. Con esta premisa, Saraiva Senior, empresa participante de BBVA Momentum España 2013, ha dado un salto en su crecimiento con la apertura de un centro para mayores en la ciudad de Pontevedra, que es mucho más que una residencia al uso.

Levantarse por las mañanas en un sitio especial, rodeado de objetos propios que han marcado toda una vida y con la mejor de las atenciones. Ese es el objetivo que ha estado presente en la creación del nuevo centro multiservicios Saraiva Senior; un edificio histórico, en el casco antiguo de la ciudad de Pontevedra, cuya apertura está prevista para el próximo mes de junio.

Una empresa Momentum

Esta inauguración constituye un antes y un después para una empresa que llegó a BBVA Momentum 2013, con el firme propósito de cambiar mentalidades, promocionar una visión positiva de la vejez y renovar el concepto tradicional de residencia. BBVA creyó en este proyecto y lo impulsó financieramente a través del programa. “Ha sido el primer punto de inflexión para creer que el proyecto sí era viable”, explica Ricardo Fra Otero, director técnico de Saraiva Senior.

Ricardo Fra Otero: “Ha sido el primer punto de inflexión para creer que el proyecto sí era viable

“A partir de ahí empezamos a trabajar, buscando una ubicación perfecta, un equipo perfecto y un espacio que se adecuara a las necesidades de las personas mayores y que fuese representativo para ellos, que les enganchara emocionalmente”.

La búsqueda duró un año hasta que encontraron lo que querían, pero ahí no acabaron los obstáculos: “Buscar el modelo de hogar, la calidez, que los espacios sean significativos, pero respetando y cumpliendo toda la normativa ha sido el principal problema. ¿Se ha solucionado?, ¡sí!, ¿se ha sudado para solucionarlo?, ¡también!”, cuenta Ricardo con sinceridad.

Beneficio para toda la ciudad

Con la apertura ya casi encima, los habitantes y representantes institucionales de la ciudad tienen sus ojos puestos en este centro, alejado de los cánones de otras residencias en España. Su apertura significa mucho para la ciudad. “Cuando hablamos de impacto social parece que solo hablamos de la persona que recibe el servicio”, dice Ricardo. “Estamos haciendo extensivo el impacto social al número de personas que van a trabajar, a la calidad de ese trabajo y, sobre todo, vamos a empezar a hablar del impacto familiar. Es decir, cómo los servicios que vamos a ofrecer en Saraiva, van a impactar en la mejora de la calidad de vida de los familiares”.

 “Estamos haciendo extensivo el impacto social al número de personas que van a trabajar, a la calidad de ese trabajo y, sobre todo, vamos a empezar a hablar del impacto familiar

Un lugar personalizado

El nuevo centro residencial de Saraiva Senior cuenta con 40 plazas de alojamiento residencial para personas mayores, de las cuales el 80% ya están reservadas. A su vez integrará los servicios que Saraiva ya presta en Pontevedra: centro de día, unidad de memoria, unidad de vida y aula de formación continua.

habitación Saraiva Senior, momentum

Una de las habitaciones del centro

Sus nuevos residentes irán llegando poco a poco, entre tres y cinco cada semana. “Esta cantidad es la mejor para conocerlos tranquilamente, poder dedicarles tiempo, hablar con ellos y conseguir que se sientan acogidos”.

Desde el principio, el cariño y la humanización de los servicios serán palpables para las personas usuarias. Todos ellos tendrán la oportunidad de desarrollar su proyecto vital y su ‘caja de vida’, una de las señas de identidad de los centros Saraiva, donde se encuentran sus recuerdos más importantes. Esta caja incluye además su proyecto vital que quedará reflejado en “Un libro de vida donde se reflejan sus vivencias e historias del pasado, sus preferencias y su modo de vida en el presente y sus deseos de cara al futuro. Sobre todo, su futuro y todo lo relacionado con cómo quieren afrontar lo que queda de vida”.

Las personas usuarias dejarán su huella en el centro personalizandolo; sus fotografías e historias de vida se expondrán en murales del centro y, gracias al espacio de conciliación que habrá en el propio edificio, serán una referencia para futuras generaciones. “Los empleados tendremos un espacio para dejar a los niños en convivencia directa con las personas mayores, creando un espacio intergeneracional”.

“Los empleados tendremos un espacio para dejar a los niños en convivencia directa con las personas mayores, creando un espacio intergeneracional

La vida llenará las instalaciones con la presencia de los pequeños, que recibirán valiosas lecciones de “cultura, tradición y experiencia” de la mano de los mayores. El intercambio favorecerá a todos: personas usuarias, hijos y padres. Además, se mantendrán las actividades de colaboración con otras organizaciones de la comunidad como Down Pontevedra Xuntos y asociaciones culturales. “De esta forma, el centro puede devolver todo lo que nos están dando y ser parte activa de la comunidad donde nos encontramos”.

Mucha expectación

El nuevo centro va a suponer la creación de 22 nuevos puestos de trabajo, con personas formadas en la metodología de “cuidado emocional y atención centrada en la persona” desarrollada también como parte del modelo Saraiva Senior, que se unirán a un equipo de 50 profesionales. La apertura supondrá la revitalización de la zona centro, que ya empieza a moverse con la aparición de nuevos negocios: una panadería, una tienda de juguetes… La expectación en la ciudad es grande. “El Ayuntamiento de Pontevedra quiere que lo abramos ya porque es la última pata que le faltaba; la integración de las personas mayores en el núcleo urbano”, cuenta Ricardo y añade con una sonrisa: “La población en general nos para por la calle y nos pregunta: ¿Cuándo abrís?”.

En muy poco tiempo, el edificio histórico del siglo XIX, que Saraiva Senior ha transformado en un auténtico hogar, abrirá en breve sus puertas a los nuevos habitantes. Comienza una nueva etapa para esta empresa, pero a pesar de los nervios lógicos, el equipo mantiene la calma: “Todo el puzzle está encajado”.

Otras historias interesantes