Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 12 dic 2019

La banca es clave en COP25 para financiar el futuro del clima

El sector bancario está siendo uno de los protagonistas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) de Madrid. Hace tres meses, BBVA decidió adherirse al Compromiso Colectivo de la Acción por el Clima del sector bancario; una participación a la que se han sumado todos los bancos agrupados en la AEB y las entidades de la CECA para alinear sus productos y servicios todos a una ante la crisis climática. Se trata de una firma que pone de manifiesto el papel clave de la banca para movilizar los recursos necesarios y promover así una financiación verde que haga posible transitar hacia una economía sostenible y baja en emisiones de CO2.

La COP25, que se celebra en Madrid, intenta adoptar las medidas necesarias para cumplir una hoja de ruta, que comenzó con el Acuerdo de París, y que tiene como meta que la temperatura global no supere los 1,5ºC.

Crear infraestructuras menos contaminantes, hacer que los sectores de mayores emisiones reduzcan su huella de carbono en la atmósfera, ayudar a los emprendedores a crear tecnologías que nos hagan más sostenibles o acompañar a los ciudadanos en el coste que supone ser más ecológicos.

Todas estas medidas necesitan de financiación para implicar a la sociedad en el compromiso de reducir las emisiones de gases invernadero. Por ese motivo, la participación de la banca en la COP25 es también clave para acometer el reto climático.

En este sentido, BBVA anunció su estrategia contra el cambio climático en su Compromiso 2025 para contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS) y alinearse con el Acuerdo de París.

Las tres líneas de actuación en las que trabaja el banco son movilizar capital a la denominada financiación verde, reducir las emisiones dentro de su actividad y lograr acuerdos en el sector para luchar contra el cambio climático.

En esa primera línea de actuación, BBVA se compromete a movilizar 100.000 millones de euros entre 2018 y 2025 para financiar tanto infraestructuras sostenibles,como proyectos emprendedores contra el cambio climático y una mayor inclusión financiera.

En segundo lugar, el banco gestionará los riesgos climáticos y sociales de su actividad para minimizar el impacto en el medioambiente.

Y, como tercera línea de actuación, BBVA impulsará acuerdos colectivos que contribuyan a que el sector financiero sea uno de los impulsores del cambio de modelo económico.

Este último aspecto se ve reforzado con la participación de la banca en la COP25, fundamental para realizar una transición hacia una economía sostenible, tal y como detalló en septiembre la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Naciones Unidas consideró este acuerdo como el de mayor envergadura del sector bancario contra el cambio climático hasta la fecha.

El Compromiso Colectivo de la Acción por el Clima establece que los bancos ayudarán a financiar la reducción del calentamiento global por debajo de los 2ºC para que la economía deje una huella de carbono cero, como así fijó el Acuerdo de París, en cuyos objetivos se avanzará en esta COP25.

Otras historias interesantes