Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Empieza la cuenta atrás de un horizonte sin pobreza

El objetivo es ambicioso y el plazo, ajustado. Hace apenas cinco años el mundo decidió ponerle fecha límite a la pobreza y firmó, en la sede de Naciones Unidas, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; 17 Objetivos y 169 metas para que todos pudiéramos contribuir a mejorar el planeta. Hoy, en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, empieza la cuenta atrás para recorrer un camino todavía largo: 1.300 millones de personas sufren la pobreza en alguna de sus dimensiones. Alineado con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que precedieron a los ODS, BBVA creó en 2007 la Fundación Microfinanzas BBVA para poner su experiencia al servicio de las personas excluidas del sistema financiero, que todavía hoy son más de 1.700 millones.

Desde entonces, la FMBBVA se ha convertido en una de las iniciativas filantrópicas con mayor impacto social de América Latina, la región más desigual del planeta, en la que trabaja a través de sus seis entidades microfinancieras en cinco países. En estos doce años, han desembolsado 12.500 millones de dólares en préstamos a 5 millones de microemprendedores que necesitaban una oportunidad para mejorar sus condiciones de vida. “El apoyo financiero impulsa el talento y el esfuerzo de estos emprendedores y resulta fundamental porque logra estabilidad, fomenta el crecimiento, reduce la pobreza y consigue una distribución más equitativa de recursos y capacidades”, ha dicho el director general de la Fundación, Javier M. Flores.

El 34% de los emprendedores supera la pobreza a los dos años con la entidad

La Fundación Microfinanzas BBVA, en dos minutos

Para ver cómo es el progreso de las personas a las que atiende, y asegurarse de que todos los esfuerzos están centrados en cumplir el propósito –el desarrollo de estos microempresarios–, la Fundación mide su desempeño social. Su informe anual “Midiendo lo que realmente importa”, refleja que en 2018 el 55% de los que accedieron a un microcrédito mejoró su renta, y que sus activos y ventas crecieron en promedio un 23% y un 17%, respectivamente. Además, el 34% supera la pobreza a los dos años con la entidad.

La Fundación ofrece no solo productos y servicios financieros, también capacitación técnica y educación financiera. De hecho, desde que se aprobaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible, más de 1,3 millones de personas han recibido formación. Su contribución al progreso de las personas con pocos recursos a través de las microfinanzas no ha pasado desapercibida y Naciones Unidas le otorgó el estatus consultivo de su Consejo Económico y Social (ECOSOC).

Todo lo anterior, a lo que se suma su apuesta por la tecnología como herramienta para acelerar el desarrollo de los que menos tienen, permite a la FMBBVA estar a la vanguardia en la lucha contra la pobreza, y esforzarse por mirar a un horizonte con la esperanza de que, al menos, la cuenta atrás ha comenzado.

Otras historias interesantes