Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 16 jul 2015

Todo lo que necesitas saber para comprar deuda pública

Los altos tipos de interés que paga el Tesoro Público resultan bastante atractivos, además, pueden ayudar a reducir la carga que suponen las subidas de impuestos y del coste de vida, al permitirnos la obtención de una buena rentabilidad del dinero con un riesgo mínimo.

Dónde comprarla

Si queremos adquirir deuda pública, existen multitud de canales, desde personarnos en nuestra entidad bancaria hasta hacerlo por teléfono o a través de Internet utilizando el DNI electrónico o con el certificado digital personal que se expide a través de la web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Si dispone del certificado mencionado anteriormente o bien de DNI electrónico, con su lector correspondiente, no tiene más que ir a la web que el gobierno ha habilitado para que podáis comprar deuda pública: wwws.tesoro.es. Una vez verificada vuestra identidad, se os pedirá que rellenéis un cuestionario básico y, al terminar, podréis empezar a comprar y vender.

Si no disponéis del certificado personal de la FNMT o bien os gusta más el trato personal, podéis realizar la compra a través de vuestra entidad bancaria. Pero como todo, tiene pros y contras.

Un “contra” importante es la comisión que aplican las entidades bancarias al hacer de intermediario en la compra-venta de deuda. El principal “pro” viene por el asesoramiento que recibiréis del personal bancario, que en función de vuestro capital y necesidades podrán aconsejaros el mejor vehículo para invertir en deuda pública.

Tipos de interés

Al igual que con otros activos, con la deuda pública también existen un mercado primario y un mercado secundario. El primero, es el mercado de colocación inicial o suscripción, mientras que el secundario, cubre el resto de intercambios posteriores.

Además de depender de si el mercado es primario o secundario, los tipos de interés dependen del tipo de vehículo elegido para invertir y como no podía ser de otra manera: a mayor plazo mayor rentabilidad.

La mayor parte de emisiones de deuda producen un interés bastante superior a la mayoría de los depósitos bancarios. Esto es algo poco común ya que, en teoría, la deuda pública es un activo completamente seguro y, por tanto, la rentabilidad suele ser baja.

Fiscalidad

La fiscalidad de la deuda pública es variable, es decir, depende del producto en el que haya invertido y de la procedencia del dinero. Mientras que la direfencia entre adquisición y enajenación no están gravadas, el rendimiento del interés que os produzca un bono u obligación (cupón) si ésta gravado.

El gravamen de los cupones que producen los intrumentos de deuda del Tesoro Público, al igual que los intereses de un depósito bancario o lo ganado en bolsa, por poner un ejemplo, tienen que abonar el impuesto sobre las rentas del capital y el ahorro,

Dicho impuesto se reparte en función de la cuantía del rendimiento: 21% para las rentas de capital inferiores a 6.000€, 25% para las rentas de capital entre los 6.000 y 24.000€, 27% para las rentas de capital que supere los 24.000€.

Otras historias interesantes