Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bancos centrales 06 abr 2017

Mario Draghi: La recuperación de la economía europea coge impulso

El presidente del BCE sostiene que la economía europea puede estar ahora “tomando impulso propio”. Aunque reconoce que se debe en parte a los precios del petróleo, Mario Draghi atribuye esta mejoría a la política monetaria, “que está funcionando”. Además, señala que “la trayectoria de la inflación depende también de la continuación de la actual política, resultado de la suma de tres instrumentos: tipos de interés, compras de activos y sus previsiones de cara al futuro”.

En su reunión de marzo, el BCE ya mejoró su previsión de crecimiento para la Eurozona en una décima, hasta el 1,8% para 2017 y el 1,7% para 2018. Ahora, Draghi reitera esta mejoría de la economía europea.

La trayectoria de la inflación depende también de la continuación de la actual política, resultado de la suma de tres instrumentos: tipos de interés, compras de activos y sus previsiones de cara al futuro

Para ello da tres razones. En primer lugar, “el círculo virtuoso entre el aumento del consumo, el crecimiento del empleo y los ingresos laborales”. La segunda razón sería la “mejora de los balances en el sector privado”. Aquí, Draghi ha destacado que “prácticamente la primera vez desde el inicio de la unión monetaria, el gasto ha ido en aumento mientras que el endeudamiento ha estado bajando”. Y en tercer lugar, se ha referido a la amplitud entre sectores y países, es decir, no sólo se ha fortalecido la economía, sino que se ha vuelto más homogénea en toda la zona del euro.

El presidente del BCE ha hablado hoy en Frankfurt durante la XVIII conferencia “El BCE y sus Observadores”. Se ha mostrado cauto y ha dicho que aún “es demasiado pronto para hablar de éxito”. Uno de los factores que considera clave para ello es la trayectoria de la inflación. Draghi ha afirmado que “nuestras últimas proyecciones prevén que la trayectoria de la inflación general esté ahora mucho más cerca del objetivo para 2017-2019”, es decir, cercana al 2%. Sin embargo es menos optimista sobre que este nivel de la inflación sea sostenible en el tiempo – segundo objetivo del BCE.

Por este motivo, las proyecciones de inflación del BCE aún incluyen una contribución importante de la política monetaria en los próximos dos años. Y ésta es la razón por la que Mario Draghi ha defendido la conveniencia de la actual política monetaria muy acomodaticia.

La política monetaria actual es aún la apropiada

En este sentido, ha reiterado que en el BCE “estamos seguros de que nuestra política está funcionando y que las perspectivas para la economía están mejorando gradualmente”. Pero aún así, Draghi “aún no ve pruebas suficientes para alterar sustancialmente nuestra evaluación de las perspectivas de inflación, que sigue estando condicionada a un grado muy importante de acomodación monetaria”. Por lo tanto, una reevaluación de la actual política monetaria no se justifica en esta etapa en opinión del presidente del BCE.

Estamos seguros de que nuestra política está funcionando y que las perspectivas para la economía están mejorando gradualmente

Mario Draghi ha dicho que “antes de realizar cualquier modificación de los componentes de nuestra política -las tasas de interés, las compras de activos y las previsiones-, debemos construir suficiente confianza en que la inflación convergerá efectivamente a nuestro objetivo en un horizonte de medio plazo”.

Otras historias interesantes