Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversiones 16 jul 2018

Más inversión privada en América Latina para no perder la carrera de las infraestructuras

La inversión en infraestructuras es crucial para un crecimiento sostenible y un desarrollo inclusivo. Sin embargo, en América Latina existe una brecha entre la oferta y la demanda de estos proyectos, tanto de infraestructuras físicas como digitales. Para compensar esta falta de inversión, es necesario fomentar la financiación privada.

José Manuel González-Páramo ha dado hoy una visión de los desafíos y oportunidades de la inversión en infraestructuras para América Latina, desde el punto de vista del sector privado. Y lo ha hecho con una doble perspectiva: la de consejero ejecutivo de BBVA, uno de los bancos con mayor compromiso con América Latina; y la de co-presidente del grupo de trabajo de financiación del crecimiento e infraestructuras del B20 – el foro de empresas que traslada cada año recomendaciones al G20-.

Durante su participación en el panel ‘Infraestructura para la integración de América Latina’ organizado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) en Madrid, José Manuel González-Páramo ha explicado que es necesario aumentar la inversión privada para reducir la brecha entre demanda y oferta de infraestructuras.

Según datos de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) de 2016, para cerrar esta brecha, los países de la región deberían invertir el 6,2% anual de su PIB entre 2012 y 2020 – unos 320.000 millones de dólares. A la vista de estas cifras, José Manuel González-Páramo considera que es necesario fomentar la cooperación público-privada. 

Gráfico, inversión, PIB, Latam, Latinoamérica, finanzas, infraestructura, JMGP, recurso BBVA

Tres condiciones para impulsar la inversión privada

José Manuel González-Páramo vislumbra tres condiciones que fomentarían la inversión privada:

  1. Desarrollar la inversión en infraestructuras como una clase de activo. Para ello, se debería mejorar el flujo de productos orientados a activos financiables, apoyar la creación de vehículos de inversión y mejorar el papel de los bancos multilaterales.
  2. Mejorar los procedimientos de valoración para que aporten una visión clara sobre los proyectos, seleccionando aquellos que sean  viables no solo desde un punto de vista de rentabilidad financiera, sino teniendo en cuenta aspectos como la rentabilidad social.
  3. Asegurar un entorno regulatorio coherente y coordinado, es decir, “mínimamente armonizado”. José Manuel González-Páramo considera necesario buscar una convergencia regulatoria entre países. En este punto, ha destacado el papel que pueden jugar los organismos multilaterales y, en particular, el G20.
José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo de BBVA, en un momento de su intervención - CAF

El consejero ejecutivo de BBVA ha destacado que es necesario, asimismo, que existan buenos proyectos, que haya un adecuado equilibrio entre rentabilidad y riesgo de la inversión y que se ofrezcan los incentivos adecuados para atraer la inversión.

Además, ha resaltado la importancia de la inversión en infraestructuras tecnológicas, sobre todo, fibra y 5G. “Es necesario que la banca ancha llegue a todo el mundo”, ha dicho. Y ha hecho hincapié en que América Latina tiene que mejorar el acceso de los ciudadanos a internet: “Es una paradoja que en América Latina el coste de utilización de la banda ancha esté entre 2 y 3 veces lo que cuesta en Reino Unido o en el conjunto de países europeos”.

José Manuel González-Páramo ha compartido mesa con Pedro Grados, presidente del directorio de la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE) de Perú; y Dyogo de Oliveira, presidente del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) de Brasil, en un debate presentado por Rafael Farromeque, especialista de la Dirección de Análisis y Programación Sectorial de CAF y moderado por Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro de España.

Otras historias interesantes