Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fiscalidad 08 nov 2019

Estados y municipios en México deben aumentar su recaudación fiscal

Uno de los temas pendientes que enfrenta el país desde hace varios años es contar con una adecuada disciplina fiscal, empezando por una revisión sobre la recaudación tributaria que hasta hoy se realiza a nivel estatal y municipal. Con una adecuada orientación se podrían generar oportunidades en esta materia y sobre todo impactar de manera positiva a la economía mexicana.

En el artículo “Es urgente aumentar la recaudación fiscal”, publicado en el periódico El Financiero, Carlos Serrano Herrera, economista jefe de BBVA México, advierte sobre el problema que esto representa para el país y la necesidad de tomar acciones en el corto plazo para enfrentar la situación, que ubica a México ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el nivel más bajo de los países que la conforman, porque tan solo recauda el 14% del Producto Interno Bruto (PIB) por conceptos tributarios.

Serrano explica que los recursos obtenidos en la actualidad a través de la recaudación ya están asignados a diferentes rubros, sin que esto permita que se destine una cantidad adecuada a temas de infraestructura, salud o educación. Destaca que el gasto público en pensiones es de 3.6% del PIB, lo que es preocupante porque es mayor a la inversión pública que significa alrededor del 2.6% del PIB, y “estamos gastando más en el pasado que en el futuro”, porque la mayor parte de esta inversión es para Pemex y hoy su rentabilidad social es baja.

En lo que se refiere al concepto de servicio de deuda, el economista jefe de BBVA México señala que se eroga 2.6% del PIB. Puntualiza que “no sería grave pagar esta cantidad por servir una deuda que hubiese resultado en inversiones que ayudarán a aumentar la capacidad de crecimiento de la economía o a mejorar el nivel de vida de la población de menores recursos”, pero considera desafortunado que se esté utilizando para pagar una deuda del sexenio anterior para financiar “gasto corriente improductivo”.

“Estamos gastando más en el pasado que en el futuro porque la mayor parte de esta inversión es para Pemex”

Serrano también analiza en su artículo que el gobierno federal asigna el 3.6% del PIB a participaciones federales a estados y municipios del país. Es así, como considerando pensiones, servicio de deuda y estas participaciones el dato revela que se destina el 10% del PIB, contra una recaudación del 14%. Esto deriva en un espacio fiscal limitado para impulsar la inversión productiva o gasto social, lo que es preocupante pues hacia el futuro existirán mayores presiones y en el caso del gasto en pensiones aumentará hasta llegar a un 4.5% del PIB en 2024.

De acuerdo con Serrano la actual administración “acertadamente, pretende mantener o incluso disminuir el cociente de deuda pública como porcentaje del PIB. Esto es positivo pues mayores niveles de deuda implicarían una percepción de mayor prima de riesgo por parte de los mercados lo cual aumentaría el costo de deuda y significa una mayor probabilidad de observar episodios de salidas de capitales”. Con lo cual reconoce que en el futuro se deben tener menores niveles de deuda que serán fundamentales para enfrentar escenarios adversos.

El economista Jefe propone medidas para incrementar la recaudación fiscal, basadas en gravar los alimentos con el mismo Impuesto al Valor Agregado (IVA) que tienen el resto de los productos, porque representaría un punto porcentual adicional para el PIB, pero “no sería suficiente para cubrir el aumento en gasto en pensiones”. Asimismo, sugiere subir la tasa de Impuesto sobre la renta (ISR) a personas físicas con la finalidad de tener una “estructura recaudatoria más progresiva” y con ello mitigar la desigualdad que impera en el país. Y apunta que la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) acierta en gravar el comercio digital.

Serrano insiste en que una de las decisiones más importantes para mejorar la recaudación fiscal en México está relacionada con las acciones en estados y municipios, principalmente en el cobro de impuestos como el predial y la tenencia, pues representarían dos puntos adicionales al PIB en la recaudación. Por otro lado, indica que sería positivo reducir la inversión pública a Pemex y abrirla a la inversión privada. Por último, el economista hace especial énfasis en acciones contundentes para hacer frente a la informalidad que existe en el país.

La colaboración completa para el periódico El Financiero se publicó el 7 de noviembre de 2019 y puede consultarse en el siguiente link.

Otras historias interesantes