Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inclusión financiera Act. 15 ago 2022

Menor uso de efectivo, detonante para la inclusión financiera

Dinero

La disminución del efectivo se ha convertido en uno de los retos financieros más importantes en México. Alfonso Gurza González, economista principal de BBVA México, destaca en el artículo “Inclusión financiera y combate al efectivo” publicado en el periódico El Economista la correlación que existe en el uso de dinero físico, la inclusión financiera y el alto grado de informalidad en el país.

Gurza explica con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) del 2021 que en el país el 90% de los pagos que ascienden hasta $500 pesos, así como el 78% de las transacciones por encima de ese monto se realizaron en efectivo. Aun cuando significan un avance contra el 2018, año en el que se reportaron estos mismos rubros en 95% y 87% respectivamente, resultado que se atribuye al mayor uso de medios digitales, pero también confirma que el efectivo “continúa siendo, por mucho, el medio de pago preferido por los mexicanos”.

De acuerdo con el economista existe una alta dependencia del dinero en efectivo y este comportamiento se relaciona con los bajos niveles de inclusión financiera y con “en el alto grado de informalidad de la economía mexicana”, pues como lo detalla, en 2021 tan solo el 67.8% de los adultos mexicanos contaban con algún producto financiero formal y para principios del 2022 “más de la mitad de los trabajadores se ubicaba en la informalidad con empleos precarios, de baja productividad, sin acceso a la seguridad social, con remuneraciones en efectivo en su absoluta mayoría” razones que dificultan el acceso a los servicios financieros formales.

Para Gurza esto se traduce en una situación de exclusión, la ineficiencia y la evasión fiscal que afecta a grandes segmentos de la población y que termina siendo un grave freno para la economía. Asimismo, advierte que “el excesivo uso del efectivo se relaciona con importantes retos, como son el combate al lavado de dinero, la corrupción y la criminalidad”.

De acuerdo con el economista existe una alta dependencia del dinero en efectivo y este comportamiento se relaciona con los bajos niveles de inclusión financiera.

El economista principal de BBVA México señala hay avances en el terreno de la infraestructura financiera y como lo registra la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) “el 89% de la población habita en localidades en un radio de 4 kilómetros de un punto de acceso, el 92% lo hace en municipios con al menos una sucursal bancaria y el 95% con acceso a un cajero automático. Por su parte, en 2021 la tenencia de cuentas de ahorro fue de 49.1% de los adultos y la de créditos formales de 32.7%, lo que significó avances importantes desde los niveles de 2015 (cuando era de 44.1% y 29.1%, respectivamente)”.

Para Gurza el sistema financiero debe trabajar en mecanismos que le permitan atender más y mejor las necesidades de los usuarios y que el gobierno debe sumar con una estrategia que combata la informalidad y sus causas. Es así como hace énfasis en que la tecnología permite generar oportunidades y políticas públicas que impulsen la disminución del efectivo en México a través de la adopción de medios de pago alternativos y “aprovechando las soluciones digitales que ofrecen las entidades financieras tradicionales y las nuevas instituciones de tecnología financiera”.

El economista anticipa que deben crearse las condiciones para que el ecosistema digital siga creciendo en un entorno de adecuada competencia, que persiga el beneficio de los usuarios. También sugiere que además de la entrada de nuevos participantes y de iniciativas como Cobro Digital (CoDi), la ampliación del sistema de pagos SPEI y las cuentas de depósito digitales sin comisiones, será fundamental “que se incorporen los incentivos fiscales que fomenten el uso y aceptación de medios de pago distintos al efectivo (IVA preferente para los primeros, reducciones en el ISR para los segundos)” y fomentar el uso de medios de pagos digitales en servicios públicos, transporte, nóminas y programas sociales.

En conclusión, Gurza detalla que el reto más grande para cambiar la dinámica del uso de efectivo en México y propiciar una mayor inclusión financiera así como la formalidad está en “un trabajo coordinado entre gobiernos, autoridades financieras, iniciativa privada y el sector financiero”.

El artículo se publicó en El Economista el 11 de agosto de 2022 y puede consultarse en este link.