Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 06 jun 2019

México necesita líderes empresariales y de gobierno incluyentes que trabajen en conjunto

En los últimos 25 años, México cambió de forma tan rápida, que generó un país inserto en la globalización,  creando empresas importantes a nivel internacional en distintos sectores. Pero también es un país al que le han faltado la inclusión y mayores oportunidades para más personas. Así lo comentó el vicepresidente y director general de BBVA Bancomer, Eduardo Osuna Osuna en entrevista a la revista Istmo.

La conversación de Osuna con la publicación cultural de la Universidad Panamericana y el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) se inició con una reflexión sobre el país en el último cuarto de siglo, donde el directivo puntualizó que en el crecimiento de ese periodo “no todos los actores se vieron beneficiados.  Hay amplios sectores que no tuvieron una mejor esperanza de vida en términos de futuro y movilidad social. En pocas palabras, México es una historia de éxito que no fue lo suficientemente incluyente”.

Ante este entorno y el papel que el empresariado debe tener, Osuna observó que tanto la iniciativa privada como el sector público requieren de un liderazgo que diseñe mecanismos que faciliten la incorporación de más personas como un motor de cambio. La sociedad mexicana percibe que no se han recibido los beneficios de manera igualitaria; sin embargo, “la gente tiene la esperanza de un cambio real y para conseguirlo hace falta un trabajo en conjunto: empresas y gobierno”.

Osuna explicó que “el diagnóstico presentado por el gobierno federal expone varios puntos de coincidencia con las que la iniciativa privada debe estar de acuerdo. No hay duda de que en un país no pueden permitirse los niveles de corrupción como los que tenemos. Estamos de acuerdo en los temas de inseguridad e impunidad. Estos tres temas se retroalimentan. La corrupción genera impunidad y la impunidad genera inseguridad”.

El directivo opinó que la iniciativa privada tiene que contribuir a los objetivos de gobierno y al mismo tiempo debe ser firme, puesto que constan “muchos temas en los que precisamos estar de acuerdo, ayudar y proponer. El empresariado necesita ser menos reactivo, menos pasivo y mucho más ‘propositivo’ para resolver problemas porque, si no se involucra, será imposible dar soluciones”. En ese sentido, reiteró que “las democracias son pensamientos distintos, pero en la medida en que logramos una visión común de hacia dónde llevar un país, es como realmente avanzaremos”.

Un ejemplo de las sinergias que pueden obtenerse entre la iniciativa privada y el sector público, es el programa ‘Jóvenes construyendo su futuro’, donde se capacitará a medio millón de jóvenes que se encuentran fuera del mercado laboral. El 70% de las empresas participantes en el programa corresponden a empresas del sector privado.

El compromiso de BBVA con México

La conversación sobre el país llevó a precisar las contribuciones que la institución aporta para construir una mejor nación. Osuna responde con mucha claridad al respecto y dice que la primera forma de colaborar es ejercer adecuadamente “nuestra ocupación de banca”, ya que la correcta función y ejecución de captación de recursos y colocación de créditos tiene un efecto multiplicador, siendo así la banca el mayor factor en términos de crecimiento de la economía.

En materia de innovación preciso que desde 2010 se han invertido más de 5,000 millones de dólares, entre la construcción de las sedes corporativas, la remodelación de la red de sucursales y en la redefinición de los modelos de negocio para ofrecer un mejor servicio a los clientes. “A partir de aquí hemos estado en un ritmo de inversión de entre 350 y 500 millones de dólares por año. Es una carrera que no para, a fin de mantener los niveles de innovación en temas digitales, procesos y recursos humanos”, comentó.

En materia de capital humano el directivo profundizó sobre la cultura que existe en la organización: “Queremos tener una cultura donde cualquier persona, de cualquier edad, sea capaz de innovar. Otro reto para conseguirlo es atraer y retener el talento. La industria bancaria no siempre es atractiva, aunque nosotros hemos conseguido serlo para los universitarios. Hoy somos la empresa número cinco para trabajar en México según las encuestas y esto es porque los jóvenes ven la transformación y la innovación del banco”.

En materia de responsabilidad social, habla sobre la Fundación BBVA Bancomer, la cual se enfoca en temas de educación, ya que considera que es la mejor forma de crear movilidad y oportunidades para los jóvenes. Osuna comenta el modelo de Becas con el que cuenta la Fundación, donde “seleccionamos alumnos necesitados y talentosos de sexto de primaria y comenzamos el programa en la secundaria, donde se les otorga una beca de $1,000 pesos mensuales, que representa el 30% del gasto mensual familiar. Con esto disminuimos la deserción en la secundaria. Ampliamos el programa a la preparatoria y hoy tenemos a esos mismos jóvenes en la universidad”.

“La gente tiene la esperanza de un cambio real y para conseguirlo hace falta un trabajo en conjunto: empresas y gobierno”

En los últimos 16 años se ha beneficiado a 84,000 niños, invirtiendo $4,800 millones de pesos. En 2019 se decidió duplicar la aportación al programa, de tal forma que en los siguientes cinco años se conseguirá igualar lo realizado en los anteriores 16. Igualmente, precisa que la institución desarrolló un programa de mentores, donde los empleados de la institución en forma voluntaria deciden orientar a los jóvenes becarios, ya que es una forma de contribuir a la sociedad por parte de los colaboradores de la institución.

Por otro lado, después de los sismos de 2017, la institución decidió poner un capital semilla de 180 millones de pesos para remodelar escuelas, el cual fue incrementado por las aportaciones voluntarias e intereses, obteniendo un monto superior a los 340 millones de pesos, el cual beneficiará a más de 16,000 alumnos.

“Las democracias son pensamientos distintos, pero en la medida en que logramos una visión común de hacia dónde llevar un país, es como realmente avanzaremos”

Finalmente, Osuna comparte su visión de la institución dentro de 10 años, en donde la concibe como “líder indiscutible del mercado mexicano y con un alto nivel de reconocimiento de nuestros clientes en términos de servicio, que es lo que realmente hace sustentable un liderazgo. Éste se mantendrá al proporcionar la mejor experiencia de servicios, no solo de la industria financiera sino desde la visión de una industria de servicios”.

Otras historias interesantes