Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Opinión 11 febrero 2020

La conciliación y la productividad marcarán la agenda de este año en la gestión de personas

Enrique González, responsable de Cultura Corporativa y Comunicación con Empleados de BBVA, analiza los principales retos a los que se enfrenta la gestión de personas en el plano laboral. Conciliación, diversidad, inclusión o valores corporativos son solo algunos de los aspectos que se seguirá desarrollando BBVA en este 2020.

El 2020 no es solo un año nuevo más, sino que estrenamos una década llena de retos y desafíos por delante. Vivimos un momento en el que las personas demandan sociedades más justas e igualitarias, que promuevan la igualdad de oportunidades para todos. Un mundo más sostenible en todos los aspectos: medioambiental, económico y social.

Las empresas no podemos ser ajenas a estas demandas, y debemos trabajar intensamente para conseguir que nuestro mejor activo, las personas, formen parte de este cambio de paradigma.

Hasta el momento, la gestión tradicional del talento ha estado centrada en la formación y desarrollo profesional. Ambos aspectos son y continuarán siendo muy relevantes, pero sin duda la agenda en los próximos años estará marcada por otros factores, más ligados a la propia cultura de la organización. De entre todos ellos, yo destacaría tres:

El primero será la necesidad de contar con un propósito y valores comunes y compartidos por todos los empleados, que guíen nuestras decisiones y nuestros comportamientos.

En segundo lugar será muy importante continuar impulsando un entorno de trabajo diverso e inclusivo. Está demostrado que los equipos formados por personas con diferentes formas de pensar, de abordar problemas y de tomar decisiones obtienen mejores resultados. Además tiene un impacto muy positivo en el ‘engagement’ y satisfacción de los empleados. Por tanto, el avanzar hacia una organización inclusiva, capaz de integrar perfiles de diferente tipo, va a ser crítico para el éxito de las organizaciones. En BBVA llevamos tiempo trabajando en planes de diversidad, con medidas que fomenten, entre otras, la igualdad de género, y formando a nuestros líderes en sesgos inconscientes que nos ayuden a eliminar estereotipos y prejuicios en nuestra forma de pensar.

Por último destacaría la necesidad de impulsar el balance entre nuestra vida personal y profesional. En BBVA lanzamos hace casi tres meses un plan para mejorar la productividad y la conciliación de nuestros equipos, llamado ‘Work Better & Enjoy Life’. Los primeros datos nos dan pistas sobre la buena acogida del plan: más del 60% de los empleados en España nos han dicho que su conciliación y su productividad han mejorado. Aún así nos queda mucho camino por delante. Tenemos que seguir trabajando en una cultura que promueva la productividad y que permita organizar el trabajo en función de objetivos, fomentando al mismo tiempo un mayor equilibrio entre vida personal y vida profesional. En todo ello, el papel de los ‘managers’ es muy importante, ya que son una palanca fundamental para activar este cambio cultural que queremos.

Es el momento de que las personas puedan aprovechar todas las oportunidades de esta nueva era, y las organizaciones debemos esforzarnos en que así sea. Contar con un propósito y unos valores compartidos por la organización, impulsar entornos de trabajo más diversos e inclusivos y fomentar el equilibrio entre la vida profesional y personal, serán los ejes para para trabajar en este 2020.

Columna de opinión publicada en el portal Employee Benefits.

Otras historias interesantes