Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Aplicaciones 03 mar 2016

El pago sin contacto; realmente es seguro

ANABEL SANTOS | Hace pocos días estuvo circulando por Internet una imagen tomada en un vagón de metro en el que se veía a una persona portando un TPV. La imagen iba acompañada de una advertencia: “nuevo método para robarte: acercan el TPV a tu tarjeta contactless y te roban sin que te enteres”.  El peligro parecía tan inminente que pronto estaba en todas las redes sociales. Seguro que lo viste en Facebook o Twitter (si no te lo enviaron directamente por Whatsapp) pero, ¿cuánto tiene de cierto? Nada

Esa es precisamente la gran problemática de los bulos, nunca se sabe dónde se originan ni tampoco en qué información se basan para comprobar su veracidad, además, gracias a las redes sociales corren como la pólvora y la alarma que generan hacen que corregir o desmentir la información propagada sea casi imposible.

En primer lugar, y para que no haya dudas, el pago contactless es seguro: todos los TPV están vinculados a una cuenta bancaria, de manera que las transacciones que se realicen con cualquiera de ellos dejan un rastro claro de quién y cuándo ha efectuado un cobro (en la cuenta del TPV y en la tarjeta en la que se carga el cobro). Además, el pago sin contacto tiene un sistema de seguridad preventiva añadido que hace que, según un determinado número de operaciones e importe, se bloquee la tarjeta y sea necesario introducir el PIN para desbloquearla.

Pero aclarar que es un método de pago seguro no hace desaparecer un aspecto tan humano como es la sensación de inseguridad por desconocimiento: utilizamos tecnologías cuyo funcionamiento no comprendemos en profundidad y eso hace que estemos predispuestos a alarmarnos ante los bulos que circulan cada día por la Red.  Este es un aspecto muy importante que no debemos perder en el proceso de Transformación Digital, de manera que la oferta de servicios de un Banco Digital debe incluir herramientas y funcionalidades que aporten un extra de control y confianza al usuario.

En el caso de BBVA ya disponemos de ellas tanto en nuestra web como en nuestras diferentes apps:

En BBVA.es y BBVA Móvil puedes apagar y encender tus tarjetas, totalmente o por operativas (por ejemplo, para el pago online), de manera que mientras están apagadas no puede ejecutarse ningún pago. En caso de necesitarlo también puedes cancelarla y solicitar una nueva en el momento. Esto se une al servicio de alertas personalizado, en el que cada cliente puede elegir qué avisos quiere recibir vía SMS sin ningún coste (por ejemplo, cuando se cargue un recibo domiciliado o cuando la cuenta tenga un saldo inferior a 100 €).

Así funciona “Apaga o enciende tus tarjetas”, de BBVA

Con BBVA Wallet, nuestra aplicación de pago móvil, además de apagar y encender tus tarjetas puedes modificar la solicitud del código PIN, de manera que en lugar de que te lo pida a partir de 20€ lo solicite siempre, sea cual sea el importe. También dispone de un servicio aviso por movimientos en tus tarjetas, configurable a gusto del usuario.

Cambia la solicitud de PIN para compras inferiores a 20€ en BBVA Wallet

De esta manera, es el propio usuario quien decide cómo funcionan sus tarjetas y tiene acceso directo e inmediato a información de las transacciones que se realizan, algo que sin duda aporta ese extra de control y confianza que antes mencionaba, ¿verdad?

Otras historias interesantes