Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Empresa Act. 10 sep 2018

¿Cómo practican el ‘crowdsourcing’ las grandes compañías?

crowdsourcing-compañias-participacion-trabajo-abierto-resolucion-problemas-ideas-bbva

"No es la externalización (outsourcing), sino el crowdsourcing" afirmaba la revista Wired en su número de junio de 2006, creando así un neologismo que desde entonces vendría a designar la resolución de problemas y/o generación de ideas mediante un procedimiento abierto y participativo. Un procedimiento que, desde entonces, las grandes compañías han venido usando con cada vez más frecuencia. Sirvan los siguientes casos como ejemplo.

Cuando IdeaStorm nació en 2007 (a sugerencia de un bloguero corporativo de Dell en una reunión a la que asistía el presidente de la compañía), resultó un proyecto novedoso –casi arriesgado– pues era la primera vez que se llevaba a cabo algo así: utilizaba una interfaz similar a la de Digg que servía de filtro social para las propuestas que los clientes realizaban acerca de los productos y servicios proporcionado por Dell. Muchos analistas señalaron que la puesta en marcha de IdeaStorm era en parte una respuesta a la enorme crisis de reputación online que la empresa había sufrido año y medio por el llamado caso Dell Hell.

Sea como fuere, Michael Dell suele mencionar IdeaStorm cuando enumera los logros sociales de su compañía. Y no es para menos: según datos recientes, su sitio web ha generado ya más de 20.000 ideas, 100.000 votos y 740.000 comentarios. Y 550 de esas ideas se han llevado a cabo.

IdeaStorm era en parte una respuesta a la enorme crisis de reputación online que la empresa había sufrido año y medio por el llamado caso Dell Hell".

Lego

En 2008, Lego se alió con el servicio japonés de crowdsourcing Cuusoo para crear Lego Cuusoo y canalizar así la generación y debate de ideas sobre nuevos productos por parte de su comunidad de clientes. Seis años más tarde (este mismo mes de abril de 2014), Lego decidió trasladar la funcionalidad de crowdsourcing a su propia plataforma, creando Lego Ideas.

Lego Ideas permite proponer, compartir y apoyar propuestas para nuevos juegos de Lego creados por otros fans de la compañía. El proceso es sencillo: crear un nuevo modelo (dentro de los límites que marcan las directrices de la compañía), hacer buenas fotos y acompañarlas de una descripción con gancho. Eso permitirá al usuario superar la barrera de los 10.000 partidarios que posibilitan la toma en consideración de su propuesta. Tras eso llega la fase de "Lego Review" en el que una comisión compuesta por diseñadores y profesionales de marketing decide qué proyectos se convierten finalmente en nuevos juegos de Lego. Aquellos que resultan aprobados generan royalties(el 1% de los ingresos netos) y reconocimiento para el usuario que los propuso originalmente en la plataforma.

Lego Ideas permite proponer, compartir y apoyar propuestas para nuevos juegos de Lego creados por otros fans de la compañía".

Con esta estrategia, Lego no corre el riesgo de invertir su dinero en el proceso de diseño productos que luego se decida no lanzar a la venta, y además la etapa de votación y revisión de proyectos funciona como una campaña de promoción gratuita entre los fans. Todo ventajas.

Heineken

A principios de 2013, la exitosa compañía holandesa de cerveza Heineken cumplió 140 años estrenando una nueva botella especialmente diseñada para su aniversario... gracias al crowdsourcing puesto en marcha con la campaña "Remix our Future". Sólo un año antes ya había lanzado otra botella diseñada con el mismo procedimiento, esta vez a través de la campaña "Your Future Bottle".

Pero el compromiso de Heineken con el crowdsourcing va por fortuna más allá del diseño de botellas, manteniendo un portal (Ideas Brewery) donde ocasionalmente lanza retos para aportar y votar ideas acerca de asuntos concretos: cuáles son las preferencias y dinámicas de la generación de aquellos que hoy cuentan con más de 60 años (60+ Insight) y qué nuevo concepto de cerveza se ajusta más a sus gustos (60+ Ideas), o los diseños sostenibles de packaging para los productos de la compañía.

La dinámica en este caso es, eso sí, distinta a la de Lego o Dell: aquí es la empresa la que selecciona el problema a abordar, y las aportaciones de los usuarios se circunscriben a ese ámbito ya predeterminado. Supone sin duda un modelo menos innovador de crowdsourcing que los anteriores, pero también más extendido.

Otras historias interesantes