Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Premio Fronteras a los descubridores del mecanismo que regula el crecimiento celular

Michael Hall y David Sabatini han sido reconocidos por la Fundación BBVA con el Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biología y Biomedicina por haber descubierto el principal regulador del crecimiento de las células animales. Este mecanismo, denominado vía molecular mTOR, abre nuevas vías terapéuticas contra el cáncer, la diabetes y el envejecimiento.

Las investigaciones de Hall y Sabatini ya están teniendo grandes implicaciones clínicas. El fármaco que actúa sobre esta diana molecular, la rapamicina, se usa en un amplísimo abanico de patologías, incluyendo el cáncer o la diabetes y, en general, en enfermedades degenerativas asociadas al envejecimiento como el Alzheimer y el Parkinson. Este trabajo pionero aporta además pistas clave para entender por qué el ayuno controlado o restricción calórica promueve la longevidad, un fenómeno observado en numerosas especies desde el siglo pasado y demostrado en ratones en la última década.

Michael Hall y David Sabatini, XII Premio Fronteras del Conocimiento en Biología y Biomedicina - Fundación BBVA

“La función de la proteína mTOR es controlar el crecimiento celular. Dicho en los términos más sencillos, mTOR es lo que nos hace crecer cuando comemos”, explicaba Michael Hall tras conocer la noticia del premio. “El crecimiento celular es importante no solo tras la fecundación de un óvulo, que da lugar a un organismo completo, sino en otros contextos, como el crecimiento de un músculo después del ejercicio”, añadía.

El catedrático de Bioquímica en el Centro de Ciencias de la Vida Molecular Biozentrum de la Universidad de Basilea (Suiza) continuaba su explicación añadiendo que “cualquier situación en la que hay un crecimiento celular está regulado por mTOR en respuesta a la disponibilidad de nutrientes, incluyendo también en contextos de enfermedad como el cáncer, que se debe al crecimiento de células que no deberían estar creciendo”.

Más gráfico se ha mostrado David Sabatini al comparar el mecanismo con un interruptor. “mTOR es un interruptor que se activa cuando hay nutrientes, para que el cuerpo pueda construir materiales, o lo contrario, si no hay nutrientes disponibles”, ha explicado el catedrático de Biología en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

David Sabatini, Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento - Fundación BBVA

Las investigaciones de Hall en levaduras en 1991, y de Sabatini en células de mamíferos en 1994, se realizaron de forma independiente, pero pueden considerarse complementarias. Sabatini ha asegurado que “no podía ni imaginar” las implicaciones de su primer hallazgo, realizado cuando era aún estudiante de doctorado. Con su tesis quería contribuir a entender las aplicaciones terapéuticas de la rapamicina. Tras el aislamiento de la molécula en levadura y ratones, ambos investigadores se dedicaron a explorar sus múltiples funciones en el organismo.

Lucha contra el cáncer y longevidad

mTOR es un mecanismo clave del organismo, y cuando no funciona bien puede desencadenar toda clase de enfermedades. El cáncer es un caso obvio, porque se debe a un crecimiento celular inapropiado”, explica Hall. Y aunque ya se conocían las propiedades anticancerígenas de la rapamicina, “se ha desarrollado como fármaco y ya se usa en la clínica”. La rapamicina se emplea ya como inmunosupresor para evitar el rechazo de órganos trasplantados, como anticancerígeno y en enfermedades cardiovasculares. “Es muy inusual que un fármaco se utilice para tres grandes áreas terapéuticas como estas, y esto refleja el papel fundamental de mTOR”, continúa.

Michael Hall, Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento - Fundación BBVA

Por su parte, Sabatini señala que “hasta un 60% de los cánceres se deben a algún tipo de mecanismo que enciende el interruptor de la vía mTOR”, y menciona además su papel en enfermedades neurológicas como la epilepsia y las enfermedades neurológicas asociadas al envejecimiento. “Hay indicios de que la inhibición de la vía mTOR podría mejorar los síntomas de enfermedades neurológicas como el Alzheimer o el Parkinson”.

La relación entre la vía mTOR y la prevención o ralentización del envejecimiento es actualmente una de las áreas más activas de la investigación en este campo. Sabatini se muestra optimista pero avisa: “necesitamos mucha más investigación, pero hay muchas posibilidades de que podamos aprovechar la vía mTOR para combatir enfermedades relacionadas con el envejecimiento. No sé si viviremos 120 años, pero confío en que esta vía tendrá beneficios sobre muchos sistemas fisiológicos, y estoy prácticamente seguro de que permitirá reducir los daños provocados por enfermedades vinculadas al envejecimiento”.

Otras historias interesantes