Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca 31 mar 2015

¿Qué es un basis swap?

Un basis swap es un swap en el que dos partes se intercambian los flujos de capital provenientes de una inversión o una deuda, de forma que ambas partes están indexadas a un tipo variable. Dicho de este modo parece difícil, pero en realidad, un basis swap no es un derivado mucho más complicado que un interest rate swap tradicional.

Anteriormente se ha mencionado que un swap de tipo de interés es un swap en el que dos partes intercambian los intereses de dos tipos de capital, normalmente se suele poner de ejemplo un “plain vanilla interest rate swap”, es decir, el swap de tipos de interés más sencillo en el que una parte ofrece el tipo de interés fijo y la otra ofrece el tipo de interés variable. Un basis swap es una variante de un IRS (Interest Rate Swap) tradicional. En un basis swap tenemos que dos partes intercambian flujos de capital, pero esta vez lo hacen utilizando ambas un índice indexado, en vez de un índice fijo contra un índice indexado (mal llamado variable). Esto les puede servir para rentabilizar las ventajas competitivas que tengan en diferentes mercados.

Por ejemplo, un banco inglés realiza un swap utilizando el LIBOR (London Interbank Offered Rate) contra un banco francés que utiliza el EURIBOR (European Interbank Offered Rate). Esto se puede hacer, por ejemplo, porque ambos bancos puedan obtener mejores condiciones en su mercado doméstico, pero tal vez les resulte más conveniente el otro índice.

Supongamos que en el primer año el LIBOR está al 3% y el EURIBOR al 4%, en el segundo el LIBOR al 3,5% y el EURIBOR al mísmo y el tercer año el LIBOR se encuentra al 4% y el EURIBOR al 3,5%. Si la cantidad acordada es de diez millones de euros, tendríamos que el banco francés paga 100.000€ al banco inglés, el segundo año no hay ningún intercambio de flujos y el tercer año el banco inglés paga al banco francés 50.000€.

Los basis swaps no son tan conocidos ni tan utilizados en el mundo financiero como los IRS, pero en la práctica acaban formando un importante papel para muchas instituciones financieras y no financieras. No obstante, contratar uno, básicamente requiere predecir las curvas de tipos de interés a largo plazo, algo que habitualmente es muy difícil de hacer y también bastante arriesgado, en algunos casos.

Otras historias interesantes