Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 12 may 2017

¿Cómo abrir a mi hijo su primera cuenta corriente?

La apertura de una cuenta bancaria para los hijos cuando aún son menores de edad no es demasiado compleja. La oferta bancaria es muy amplia y permite a los padres planificar a largo plazo el ahorro familiar.

Aunque el trámite es bastante sencillo hay que tener en cuenta algunos requisitos:

DNI o NIF provisional

Desde hace ya una década, las condiciones para abrir una cuenta a un menor han cambiado y ya no se puede contratar sin la identificación del hijo, al menos en España. Además, para la apertura de la misma es necesario acreditar ser el representante legal del menor, ni siquiera un familiar cercano podrá hacerlo (en caso de no ser representante legal). En la mayoría de los casos, el libro de familia es suficiente para acreditar ser representante legal del menor.

La normativa cambió en 2007 con el objetivo de impedir el fraude fiscal con este tipo de cuentas, por lo que para abrirlas es necesario que se presente el documento nacional de identidad (DNI), del que ya muchos pequeños disponen si han tenido que viajar en avión con sus padres antes de cumplir los 14 años (edad desde la que sí es obligatorio).

Otra opción es solicitar a la Agencia Tributaria un NIF (número de identificación fiscal) provisional, para lo que será necesario la presentación de un fotocopia del libro de familia y el modelo 030 que se obtiene en la propia Agencia Tributaria. En algunos casos, las propias entidades pueden asumir este trámite burocrático.

– Presencia del pequeño

No es un requisito necesario, pero algunos expertos aconsejan que para la contratación de una cuenta para un hijo se acuda con él a la propia oficina del banco elegido o con el que ya operan los padres.

La firma de la apertura de cuenta con el hijo presente le permitirá tener su primer contacto con el banco, familiarizarse con los empleados de la entidad y generar una mayor concienciación de la importancia del ahorro.

Los niños más pequeños son los únicos titulares de las cuentas, mientras que los padres (o uno de ellos) figuran como representantes legales y los únicos con potestad sobre el dinero ahorrado hasta que el menor llegue a determinada edad.

– La cuenta más idónea

Como ante cualquier contratación de otros productos financieros, conviene analizar de manera detallada las condiciones de las cuentas que se vayan a suscribir y la que más se ajusta al perfil del hijo, en función de su edad y los planes de ahorro que cada uno planifique para él.

Lo más habitual es que este tipo de cuentas estén exentas de comisiones, así como las transferencias desde las cuentas de los padres. Por otra parte, no permiten las domiciliaciones o algunos movimientos como las cuentas destinadas para los adultos. Cuando los hijos ya tienen una cierta edad, también es posible que utilicen tarjetas de débito o de prepago con las que ellos mismos pueden gestionar sus compras. Eso sí, en estos casos se considera que la cuenta es para jóvenes, a diferencia de las destinadas para los más pequeños.

Busca una cuenta BBVA para tus hijos

España | México | Argentina | Perú | Colombia

Otras historias interesantes