Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bancos centrales 27 abr 2017

¿Cuál es el rol del Banco de España?

El esplendor de la fachada de su sede central en la plaza de Cibeles, uno de los edificios más representativos de Madrid, da una idea de la grandeza de su pasado. El papel del Banco de España -en un país miembro de la zona euro- ya no es el mismo, pero mantiene toda su relevancia en el tablero del sistema financiero nacional. Además de desarrollar las funciones que corresponden tradicionalmente a un banco central nacional, forma parte del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y del Eurosistema, lo que le confiere una serie de responsabilidades añadidas.

Desde sus raíces, a finales del siglo XVIII, el rol del Banco de España ha ido variando y adaptándose a los distintos contextos políticos y económicos hasta la fecha. Para tener clara su labor actual hay que recordar que no se trata de un banco comercial, sino que su objetivo principal es, por un lado, supervisar a las demás entidades bancarias para garantizar la estabilidad financiera del país y, por otro, participar en las funciones atribuidas al Sistema Europeo de Bancos Centrales, del que forma parte. Así, la naturaleza de su cometido explica la autonomía que se le ha otorgado por ley, siendo un entidad de derecho público pero con personalidad jurídica propia y plena capacidad pública y privada.

Funciones como miembro del SEBC

En enero de 1999 arranca la última fase de la Unión Económica y Monetaria de la UE, lo que supuso un punto de inflexión para los bancos centrales nacionales de la zona del euro, que vieron redefinidas algunas de sus funciones al servicio de la nueva política monetaria común.

En España, cambiábamos la peseta por el euro y el Banco de España pasaba entonces a ser miembro del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), siendo necesario modificar su Ley de Autonomía (que rige su actividad) para reconocer las competencias del Banco Central Europeo (BCE) y adaptarse a esta nueva situación.

Desde entonces, participa en el desarrollo de las siguientes funciones:

  • Definir y ejecutar la política monetaria de la zona euro, en línea con el objetivo principal del BCE de mantener la estabilidad de precios en este área.
  • Realizar las operaciones de cambio de divisas que sean coherentes con el Tratado de la Unión Europea (TUE), así como poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas del Estado.
  • Promover un buen funcionamiento de los sistemas de pago en la zona euro. Los sistemas de pago son un medio de transferencia de dinero entre las entidades de crédito y otras instituciones monetarias, lo que los sitúa en el centro de la infraestructura financiera de la economía. Procurar su buen funcionamiento supone velar por su seguridad y eficiencia con el fin de garantizar la estabilidad del sistema financiero y, por consiguiente, del conjunto de la economía.
  • Emitir los billetes de curso legal. El BCE aprueba el volumen de emisión de billetes, mientras que la puesta en circulación recae en los bancos centrales nacionales de la Eurozona.

Interior de la sede central del Banco de España - Banco de España

Banco de bancos

Además de ejercer estas competencias que comparte con sus homólogos europeos, la Ley de Autonomía reconoce al Banco de España el desempeño de otras funciones más específicas como banco central nacional:

  • Poseer y gestionar de forma independiente las reservas de divisas y metales preciosos que no hayan sido transferidas al BCE. Eso sí, cuando sus operaciones en el mercado de divisas sobrepasan cierto límite, están sujetas a la aprobación de este organismo.
  • Procurar el buen funcionamiento y la estabilidad de los sistemas financiero y de pago nacionales. Para lograrlo, el Banco de España supervisa especialmente a las entidades de crédito: por un lado, con el desarrollo de una regulación específica y, por otro, vigilando el cumplimiento de las normas bancarias (especialmente las contables, las relacionadas con su solvencia, las de protección de la clientela y las de transparencia hacia los mercados).
  • Supervisar la solvencia de las entidades y mercados financieros. Aquí se incluye a los bancos, las cajas de ahorros, las cooperativas de crédito… etc. Para el desarrollo de esta función, colabora estrechamente con otras autoridades nacionales, autonómicas y extranjeras.
  • Poner en circulación la moneda metálica, respetando el volumen de emisión que apruebe el BCE.
  • Elaborar y publicar estadísticas relacionadas con sus funciones. Además ayuda al BCE proporcionándole información estadística de índole financiera y bancaria.
  • Prestar servicios de tesorería y de agente financiero de la deuda pública. El Banco de España mantiene las cuentas del Tesoro y de las Comunidades Autónomas que así lo solicitan. En cuando a la deuda pública, contribuye con sus medios a facilitar los procesos de emisión, amortización y gestión.
  • Asesorar al Gobierno, así como elaborar distintos informes periódicos de carácter público en los que analiza la situación económica y financiera de la zona euro y la evolución de la economía española. Aquí se engloban, por ejemplo, el Boletín Económico (mensual) o el Informe Anual del Banco de España.

Otras historias interesantes