Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seis formas de generar ingresos pasivos

Seis formas de generar ingresos pasivos

La diferencia entre ingresos activos y pasivos radica en que los primeros son el resultado de dedicar tiempo y esfuerzo de manera regular a una actividad, mientras que los últimos son producto de una actividad previa que sigue generando ingresos sin que el individuo tenga la necesidad de involucrarse de forma permanente en el proceso.

Los ingresos pasivos requieren una inversión inicial de tiempo, capital o esfuerzo. Después, el creador puede recibir beneficios continuados por el trabajo realizado previamente y contar con una fuente de ingresos alternativa que le permita no depender exclusivamente de su salario, le ayude a crear un colchón para imprevistos o ahorrar para el futuro.

Un ejemplo de ingreso pasivo, respecto a uno activo, es la venta de un curso de inglés, alemán o chino por internet. En este caso, un profesor de una lengua extranjera podría obtener sus ingresos activos gracias a su trabajo en un centro educativo, mientras que sus ingresos pasivos vendrían de cada una de las compras del curso que creó en internet y dejó disponible para su descarga previo pago.

Gracias a las opciones de negocio que ofrecen las nuevas tecnologías, la generación de ingresos pasivos ha abierto a muchas personas una oportunidad que hasta hace algunas décadas estaba disponible solo para unos pocos: alcanzar lo que se conoce como libertad financiera.

Este término, surgido a finales del siglo pasado, se ha popularizado entre los miembros de la generación ‘millennial’, que en muchos casos prefieren  generar unas rentas que les permitan dejar de trabajar lo antes posible y disfrutar de tiempo libre mientras todavía son jóvenes. Como señala el economista Carlos Galán, “la riqueza económica ya ha quedado reemplazada. Hoy en día, ya no va tanto de tener o ganar mucho dinero, sino de ser más libre financieramente”.

Seis formas de generar ingresos pasivos

“La libertad financiera consiste en desasociar los ingresos del tiempo dedicado. En mi caso, escribí unos libros que me dan ingresos pasivos, se venden mientras duermo independientemente de que dedique tiempo o no. El ejemplo más claro es tener pisos alquilados o dividendos de acciones de empresas, ya sean cotizadas o no”, resume Galán, autor de conocidos libros como 'Independízate de Papá Estado' o 'Jubílate millonario'.

Invertir en productos financieros:

La inversión, ya sea en depósitos bancarios, en acciones o en bonos del estado, por ejemplo, es un método de la economía tradicional que demuestra que no todos los ingresos pasivos son online. Los que optan por un bajo riesgo escogen los depósitos bancarios, aunque en la situación actual no resulta una inversión muy rentable. Existen también fondos de inversión en los que se puede empezar a invertir con muy poco dinero y adecuando la inversión al nivel de riesgo que se esté dispuesto a asumir. Más desafiantes son los mercados bursátiles, que permiten a los inversores ser propietarios de parte de empresas. También se puede invertir en bonos, un  instrumento de deuda emitido por compañías, municipalidades o gobiernos estatales para recaudar fondos.

En este sentido, sin embargo, los expertos están preocupados por el creciente interés de inversores inexpertos en las inversiones online y la especulación financiera. Por ejemplo, un reciente estudio realizado por la Autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido (FCA, por sus siglas en inglés), prueba que el 70% de los jóvenes encuestados pensaba, erróneamente, que la compra de criptoactivos estaba protegida y que cualquier pérdida sería compensada, según explica la propia directora ejecutiva de mercados de FCA, Sarah Pritchard.

En este sentido, Víctor Rodríguez Quejido, director General de Política Estratégica y Asuntos Internacionales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha recordado en una entrevista reciente el riesgo que tiene la inversión en criptomonedas: "Tienen mucha volatilidad, actúan de forma compleja, pueden dar problemas de liquidez e incluso se puede perder la totalidad del importe invertido". Además, señala la importancia de tener unos conocimientos financieros mínimos para afrontar este tipo de inversiones y deja dos recomendaciones: "Nunca invertir en algo que no se entienda y menos aún invertir dinero que no se pueda perder a corto plazo".

Seis formas de generar ingresos pasivos

Alquiler de inmuebles:

Alquilar un piso o local es otro método offline antiquísimo y de fácil gestión para generar ingresos pasivos. Además de una entrada de dinero estable, su potencial económico puede ser muy elevado si el inmueble está en buenas condiciones y localización. La desventaja es el gran esfuerzo inicial que se requiere para contar con la propiedad de un inmueble que poder alquilar mientras se disfruta de una vivienda propia.

El alquiler de bienes e inmuebles también ha cambiado con la llegada de internet. Una modalidad digital de este ingreso pasivo es ofrecer una habitación en una plataforma de alquiler entre particulares. Basta con disfrutar con desconocidos, tener un espacio libre en el domicilio propio y las licencias necesarias. Además, esto no obliga a un alquiler a largo plazo, sino que la actividad pasiva se puede parar temporal o permanentemente en cualquier momento.

Vender bienes y creaciones por internet:

Una de las formas más fáciles de tener ingresos pasivos en la actualidad es la venta online de cosas cuyo propietario ya no usa. Desde libros y ropa, pasando por utensilios de cocina o elementos de coleccionista, es sorprendente lo mucho que se puede reciclar y lo beneficiosa que puede resultar la economía circular.

Los hobbies son otra forma sencilla de generar ingresos pasivos, en tanto en cuanto producir algo mediante una afición no implica tanto esfuerzo. Editar y vender vídeos o diseñar camisetas o logotipos para videojuegos son otras fórmulas sencillas para los más creativos.

Crear contenidos y formatos digitales

Ejemplos similares al del curso de idiomas mencionado antes son los blogs o los vídeos de YouTube. Muchos blogueros y emprendedores obtienen ingresos mediante enlaces de afiliados, patrocinios, etc. La creación de una página web también es un formato que combina esos modelos y puede generar ingresos estables.

En línea con el formato anterior, está la edición de un 'ebook' o la creación de una 'app'. Como en el caso de la página web, ambos suponen una inversión creativa considerable, pero son una herramienta alternativa para monetizar la inventiva personal en el mundo digital.

Monetizar los perfiles personales en redes sociales

El marketing de 'influencers' es una de las fuentes de ingresos pasivos más conocidas, ya que cada vez más empresas pagan a los usuarios de redes sociales, sobre todo Instagram, para publicitar productos y servicios. Basta con tener interés en un tema para crear una audiencia que siga las publicaciones. Las empresas suelen ofrecer sus productos para que los usuarios los comercialicen o promocionen a cambio de una comisión.

Entrar en el marketing de afiliados o en el ‘dropshipping’

El marketing de afiliación consiste en cobrar de una empresa por cada venta que esta realiza a un cliente al que se le ha referido por una web propia. Consiste en crear contenidos digitales y análisis que inviten a clientes a visitar los espacios digitales de empresas a cambio de una comisión.

Por otro lado, el sistema ‘dropshipping’ es un método totalmente pasivo para generar ingresos, ya que estos se obtienen con un 'ecommerce' sin tener que hacer envíos ni gestionar 'stocks'. Consiste en crear una página web que sirva de tienda online donde captar clientes y recoger pedidos, de cuyos envíos se ocupa un fabricante o mayorista al que se asocia el negocio.

‘Podcast’: Equilibrio entre ingresos y gastos, clave para una buena salud financiera

00:00 16:59