Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguros Act. 09 oct 2017

¿Seguro a terceros o a todo riesgo?

Accidente

Cuando llega el momento de cambiar de coche surgen decenas de preguntas que hay que contestar antes de escoger el vehículo definitivo ¿Nuevo, km0 o de segunda mano?, ¿de qué marca?, ¿cuántos caballos?, ¿con cambio manual o automático? Pero esto no es todo. Una vez elegido el coche adecuado, aparece la eterna pregunta: ¿qué es mejor: seguro a terceros o a todo riesgo?

Decidir qué coche comprar no es una decisión fácil. De igual modo, tampoco es sencillo escoger el seguro adecuado, ya que depende de cada persona, sus circunstancias personales y su vehículo. Y es que existen numerosos factores, como la antigüedad del coche o la situación económica de la persona, que hacen que el propietario dude, sobre todo, entre dos opciones principales: el seguro a terceros y el seguro a todo riesgo.

Antes de escoger un seguro u otro, hay que recordar que todos los vehículos, matriculados o no, nuevos o de segunda mano, tienen que tener un seguro mínimo de responsabilidad civil: el seguro de responsabilidad civil obligatorio. La ley lo dice claro: “Todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro (...) que cubra (...) la responsabilidad civil a que se refiere el artículo 1” ¿Y cuál es esa responsabilidad a la que se refiere el artículo 1? La de ser responsable de “los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación”.

Entonces, la diferencia principal entre el seguro a terceros y el seguro a todo riesgo es la cobertura de uno y otro. Así, mientras el primero solo cubre los daños ocasionados a terceros (ya sean otros vehículos, daños a ocupantes, peatones, etc.), el segundo cubre también los daños sufridos en el vehículo del propio asegurado.

La decisión depende de las circunstancias de cada propietario y, en este sentido, hay cuatro factores clave a tener en cuenta:

  1. Antigüedad del vehículo: si se compra un coche nuevo, tiene más sentido contratar un seguro a todo riesgo que si se quiere asegurar un coche de segunda mano o con varios años de vida.
  2. Frecuencia de uso: como parece lógico, cuanto más frecuente sea la conducción, más posibilidades existen de tener un accidente. Y es que no es lo mismo conducir un par de veces a la semana que tener la necesidad de coger el coche a diario y en hora punta.
  3. Tener o no garaje: si el coche duerme en la calle, está más expuesto a sufrir actos de vandalismo o daños por condiciones meteorológicas que si el propietario cuenta con una plaza de garaje que lo protege.
  4. Situación económica del propietario: dependiendo de los medios económicos de que disponga el propietario para hacer frente a una posible avería o accidente, podrá arriesgarse o no a no tener un seguro a todo riesgo.

El seguro con franquicia

Pero hay una solución intermedia entre contratar el seguro a terceros y el todo riesgo: el seguro a todo riesgo con franquicia.

Si lo que se quiere es tener cubiertos los daños del vehículo pero solo frente a un siniestro importante, la solución es contratar un seguro a todo riesgo con franquicia. Por un precio más asequible, este seguro ofrece cobertura 'total', asumiendo el asegurado una pequeña cantidad de dinero en la reparación de su vehículo.

La franquicia es una cantidad establecida que pactan aseguradora y cliente con la finalidad de rebajar la prima de la póliza del seguro del coche y sin afectar las coberturas incluidas; solo se aplica en caso de 'culpabilidad del cliente en un siniestro'.

Los seguros para coche con franquicia tienen la gran ventaja de incluir una prima más barata que los que no tienen esta condición, sin que por ello el conductor tenga que renunciar a ninguna cobertura de la póliza.

¿Con franquicia o sin franquicia? Depende. BBVA ofrece franquicias muy asequibles (desde 99 euros) para los vehículos nuevos o de hasta dos años de antigüedad, y desde 150 euros para vehículos de 3 o más años.

La gama de seguros de Coche BBVA

Para que cada propietario pueda acceder a la modalidad que más le convenga, BBVA Seguros ofrece una amplia variedad de seguros para coches y motos, adaptados a las necesidades de cada cliente y de cada tipo de vehículo. Así, BBVA ofrece dos modalidades de seguro a terceros, y seis modalidades en la opción de todo riesgo con franquicia.

Además, todos los tipos de seguros, tanto para coches como para motocicletas y ciclomotores, incluyen coberturas adicionales en línea con los estándares de calidad de los productos BBVA: responsabilidad civil de la carga transportada, responsabilidad civil como peatón y ciclista (el asegurado sigue estando cubierto aunque no esté conduciendo), asistencia jurídica en caso de multas, asistencia en viaje 24 horas, etc.

El compromiso de asistencia de coche es único: 50’ x 50€. Esto significa que si la grúa tarda más de 50 minutos en llegar, el asegurado recibe una indemnización de 50 euros por la espera.

Los seguros para coches aseguran turismos, todoterreno, monovolúmenes, furgonetas y vehículos comerciales de hasta 3.500 kg de peso autorizado. Además, todos tienen una duración anual y son renovables. Así pues, lo que diferencia un seguro de otro, principalmente, son las distintas coberturas que ofrece cada uno.

Además, para aquellos que prefieren una cobertura total, BBVA ha desarrollado un conjunto de coberturas que pueden contratarse de manera opcional: pack mejorado, pack vehículo de sustitución y pack cinegético.

tabla seguros coche y moto BBVA

Otras historias interesantes