Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 28 abr 2017

¿Cómo será la banca del futuro?

La tecnología ha redefinido la forma en que nos relacionamos con el banco – desde las ‘apps’ móviles hasta la operación de cuentas ‘online’- y utilizamos cada vez más los canales digitales para sacar el máximo provecho a nuestro dinero y nuestros datos información.

Ya existe la tecnología para detectar los matices de la voz y darnos acceso a nuestra cuenta. Y también los algoritmos de la inteligencia artificial (IA) para analizar nuestro patrón de gasto y ayudarnos a ahorrar para alcanzar alguna meta.

Pero también estamos siendo testigos de la aparición de nuevas soluciones fintech que dan respuesta a necesidades de la banca minorista. La convergencia tecnológica permite, por ejemplo, que dispositivos como Echo, el asistente virtual de Amazon, pueda realizar compras utilizando únicamente las instrucciones dadas por voz.

¿Hacia dónde se encamina esta convergencia? ¿Qué tecnologías tendrán a su disposición los clientes de banca en el futuro próximo? Y más importante, ¿cómo mejorarán nuestra vida?

A nadie se le escapa que BBVA y otras entidades llevan tiempo trabajando en ello. Una entidad de EE.UU. recientemente anunció que prepara un asistente virtual que podrá asesorar al cliente sobre cuándo pagar con la tarjeta de crédito o no comprar un producto determinado.

“Pero en el futuro iremos mucho más lejos

A continuación comparto algunas de las ideas más recientes que están haciendo ruido en este ámbito. Provienen tanto de mi equipo (Customer Solutions) como de nuestros socios en el universo fintech, con quienes tuvimos la oportunidad de compartir durante la cumbre anual organizada por Propel en San Francisco hace un par de semanas.

Los miembros de BBVA, Derek White y Ricardo Forcano, durante la cumbre anual organizada por Propel en San Francisco.

Brian Roemmele, de Pay Finders y Multiplex, comentaba el siguiente escenario: “Imaginemos nuestro propio asistente personal, una especie de auricular digital conectado al móvil, capaz de escuchar y recordar lo que decimos y guardarlo con máxima seguridad en la nube. De modo que cuando se quiere recordar un producto del que se ha oído hablar, o el nombre de esa persona que se sentó a nuestro lado hace dos años, el sistema lo recordará y nos dará la información”.

Ahora, “si añadimos ese tipo de funcionalidad a nuestra vida financiera e incluimos un buen asesor financiero, que pueda gestionar el dinero de manera más eficiente, estamos ante una poderosa herramienta. Como además realiza una monitorización permanente, tendrá la capacidad de avisarnos cuando es conveniente cambiar de proveedor de electricidad o de emisor de tarjeta de crédito para ahorrar en intereses. Y todo esto con el poder de la voz. Es como ir al banco a ver al ejecutivo de cuentas hace 20 años, pero adaptado al mundo digital”.

“Es un muy buen ejemplo de cómo las tecnologías convergen y aportan valor a los clientes

Pero vayamos más lejos. Qué pasaría si a la inteligencia artificial de los robo-advisors le incorporáramos una gestión eficiente de los datos, no sólo de las transacciones, sino el desglose y clasificación de las mismas. Y todo con la protección de las tecnologías DLT (blockchain), controles biométricos y acceso en tiempo real. En este caso, la herramienta no solo gestionará el dinero (de manera segura) sino que también le sacará el máximo provecho a los datos de usuario, un activo extremadamente valioso.

O un asistente que sea capaz de recordar un producto en el que se estuvo interesado hace un tiempo -quizás una tableta- y que nos diga cuándo es el mejor momento para comprarla teniendo nuestra situación financiera actual, el uso que se hará de ella, la forma de financiación, e incluso la entrega y el seguro de la misma. Esto será el resultado de la actuación de todas las disciplinas de fintech, en plena colaboración, con los sistemas de seguridad de grandes entidades como BBVA, y en beneficio de los clientes.

“Es una muy buena representación del futuro

Otra posibilidad, de nuevo de la mano de BBVA con soluciones a problemas reales. Nuestros clientes nos dicen que su mayor preocupación es el dinero, la situación financiera a largo plazo, los presupuestos, cómo permitirse unas vacaciones, cómo estar al día con sus cuentas, o si están en condiciones de comprarle a su hijo su primer ordenador.

Qué pasaría si los clientes del futuro confiaran consciente e inconscientemente en su propio ‘asistente’ digital financiero para hacerse cargo de todo lo relacionado con el dinero. Esa confianza iría creciendo a medida que vieran el valor que genera la interacción con ese ‘asistente’. Y esa misma interacción permitiría al asistente ir aprendiendo más y ser aún más útil.

En el futuro será posible una vida financiera autónoma, independiente, con un asesor financiero personal disponible en todo momento, a través de dispositivos móviles (teléfonos, tabletas, etc…) que funcionan con la voz (Echo, Google Home, etc…). Además de las tareas rutinarias como saldo, situación crediticia o cuándo pagar deudas, estos avances permitirán una gestión activa de las finanzas y ayudar a planificar el gasto mensual en cuentas -desde alimentación a un seguro- y pagar las cuentas de la manera más eficiente posible.

Y eso es solo el comienzo. La inteligencia artificial se preocupará constantemente del  bienestar financiero del cliente y le indicará cómo invertir mejor para su jubilación, le avisará si falta dinero para pagar por la educación de los hijos, o si le llega el dinero para cambiar de coche.

En definitiva, se trata de poner a al alcance de los clientes todo el conocimiento financiero y las herramientas tecnológicas de BBVA para ayudarle a gestionar mejor sus finanzas. Pero quizás más importante, les ayudará a recuperar el tiempo que antes destinaban a preocuparse por su dinero y dedicarlo a otras cosas.

Estas son solo algunas de las ideas tecnológicas que estamos analizando ahora mismo. Nuestro enfoque sigue siendo el mismo. Lo hacemos porque sabemos que aportará valor añadido a nuestros clientes, ya sea de manera financiera, más tiempo para ellos o tranquilidad. Y en definitiva creará oportunidades y mejorará su experiencia con el banco.

Otras historias interesantes